- Publicidad -
domingo, mayo 16, 2021

¿Cómo vamos?

Tomando cifras de aquí y de allá, analizando estadísticas, leyendo opiniones de expertos en economía y de analistas sociales, estudiando las cifras oficiales, etc., uno se puede dar idea de cómo vamos en nuestro país luego de siete meses del gobierno federal presidido por el Lic. Andrés Manuel López Obrador, gobierno del cual ya se puede hacer un análisis inicial porque aún no se cumple ni siquiera un año.

El análisis debe ser objetivo e imparcial y dejando claro que algunas medidas tomadas tardarán algún tiempo para ver si fueron adecuadas o no, y que en general todos aprobamos la lucha contra la corrupción, procedemos a la revisión de algunos puntos tanto económicos como sociales o de estilo de gobierno:

 

  • Crecimiento del PIB.-

 

Todo indica que el crecimiento del PIB difícilmente llegará al 1 % a diferencia de lo afirmado por el presidente de que sería del 4 % lo cual no es buena noticia para México.

 

  • Certidumbre en las inversiones.-

 

Sin certidumbre no hay inversión, sin inversión no hay crecimiento, y sin éste, no hay creación de empleos, así de sencilla la fórmula, y este gobierno parece ir exactamente en sentido contrario. (cancelación del nuevo aeropuerto, de licitaciones y subastas en la CFE y en PEMEX, del tren interurbano en la laguna, pleito con las constructoras de gasoductos, etc.), otra mala noticia para México.

 

  • Creación empleos.-

 

Las cifras triunfalistas del gobierno federal no coinciden con las cifras reales y serias del propio IMSS y del INEGI, simplemente no se están creando los empleos necesarios, así de simple, aunque digan lo contrario.

 

  • Tipo de cambio.-

 

El precio del dólar se ha mantenido estable, sube y baja algunos centavos, esto es cierto, pero se debe a las altas tasas de interés que paga el país y a las reservas internacionales, que se generaron desde hace más de quince años, y mientras las tasas de interés pagadas sean así de altas, el dinero internacional seguirá en México, lo que le da soporte al tipo de cambio.

 

  • Centralismo.-

 

Al presidente le gusta el centralismo, él toma todas las decisiones, él decide si algo está bien o mal, él maneja todo el dinero por desconfiado, dice que “gobernar no tiene ciencia”, que “basta con que el presidente se porte bien para que se acabe la corrupción”, él es quien ofrece las conferencias mañaneras, etc., es decir, es el hombre-gobierno.

Lo anterior ha provocado que este gobierno federal carezca de un verdadero gabinete, lo que a su vez, provoca serios problemas en todo el país, ya que los funcionarios están paralizados y no camina ningún trámite.

 

  • Organismos autónomos.-

 

Derivado de lo anterior, al presidente no le gustan los organismos autónomos, ya que si no piensan como él, entonces hay problema, y en estos meses de gobierno hemos visto como estos organismos han recibido ataques, ninguneos y demás groserías por parte del presidente, incluso está haciendo lo que antes criticaba, es decir, está integrando a estos organismos a personajes afines a él para de esta manera, sin quitarles constitucionalmente su autonomía, se conviertan en simples aplaudidores de las decisiones del presidente.

 

  • Congreso obediente.-

 

Los votos le dieron al partido del presidente la mayoría en ambas cámaras, y apoyado por otros partidos, en Diputados tiene mayoría absoluta, y en la de Senadores le faltan algo así como ocho legisladores, con lo cual tendrá una poderosa herramienta para poder seguir tomando “sus” decisiones, mismas que serán aprobadas sin siquiera ser analizadas por el congreso, pésima noticia para México.

Y claro que hay cosas positivas como lo mencionamos al principio, por ejemplo el ataque a la corrupción, y en particular el apoyo a los más necesitados, sólo que los métodos no han sido los más adecuados, y se asemejan más a la búsqueda de control electoral que a búsqueda real de soluciones sociales.

Vamos a ver qué pasa en los siguientes meses, pero al menos en lo económico la película está muy clara, vamos a ver en lo social y político.

Gerardo Padilla Navarro
Gerardo Padilla Navarro
Contador público por la Universidad de Guanajuato, con maestría en fiscal en la misma institución. Académico universitario, fue presidente del Colegio de Contadores de Irapuato, así como presidente regional del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP). Ex alcalde y ex tesorero municipal de Irapuato, fue delegado de la Prodecon en Guanajuato. Fue presidente de algunas organizaciones de servicio social como el Club Rotario local y la Fundación Irapuato. Correo electrónico: [email protected]

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img