- Publicidad -
sábado, noviembre 27, 2021

Las momias, un negocio indebido

Rogelio García Espinosa *

Amigos guanajuatenses:

Ante la dramática y preocupante situación que desde hace algunos años nos está tocando vivir y que definitivamente se ha recrudecido con la actual administración municipal, me parece que no es posible permanecer callado, es por eso, queridos amigos, que quiero compartir con ustedes algunas reflexiones:

Sería imposible en este primer momento, abordar la problemática tan variada que aqueja a la ciudad y a la ciudadanía, por lo tanto, en esta ocasión quiero referirme a un caso muy específico y que, a todas luces, se evidencía como un caprichoso negocio para las autoridades municipales, me refiero al multimencionado y manoseado proyecto del Nuevo Museo de las Momias.

Me indigna y me preocupa, la ignorancia, el cinismo y la gran cantidad de mentiras que algunos miembros del cabildo y funcionarios, (municipales, estatales y federales), han venido externando al respecto y de lo más preocupante también, es que, con todo y sus mentiras, inconsistencias y triquiñuelas, no pueden justificar la construcción del Nuevo Museo.

Desgraciadamente esas autoridades, no han entendido que los objetos que conforman la colección “Momias de Guanajuato” son bienes patrimoniales de un alto valor histórico, antropológico e identitario para los guanajuatenses. No son, como lo han venido manejando, objetos de ornamentación con los cuales, pueden lucrar y obtener beneficios económicos. Los restos humanos, en opinión de la UNESCO y de muchos otros especialistas, sólo deberían ser expuestos con fines eminentemente científicos y educativos; sorprende entonces, el desconocimiento que de las recomendaciones nacionales e internacionales los funcionarios demuestran y el enorme desprecio a sus valores históricos e identitarios.

El Código de Deontología para los Museos, documento emitido por el Consejo Internacional de Museos, (ICOM-UNESCO), y aprobado por unanimidad en la 20a Asamblea General del ICOM, celebrada en julio de 2001 en Barcelona, España, señala en el principio 2 y que se refiere a los Materiales Culturales Delicados, lo siguiente:

“…Las colecciones de restos humanos u objetos con carácter sagrado sólo se deben adquirir si se pueden conservar con seguridad y ser tratadas con respeto. Esto debe hacerse de conformidad con las normas profesionales y los intereses y creencias de las comunidades o grupos étnicos o religiosos de donde provienen…”

Las Momias, queridos amigos, son restos humanos y antes de convertirse en cuerpos áridos, fueron seres humanos, si seres humanos como tú, como ustedes, como yo, por lo tanto, merecen ser tratados con la más alta consideración y respeto y no traerlos como piezas carnavalescas con ese trato indigno que la administración municipal actual les ha venido dispensando.

La colección “Momias de Guanajuato”, por su naturaleza, por su cantidad en cuanto a número de objetos y por haber sido rescatada toda de un mismo sitio, el majestuoso Panteón de Santa Paula en Guanajuato capital, es una de las más importantes a nivel nacional e internacional, es increíblemente sorprendente que una colección tan relevante, esté totalmente desvinculada y desatendida por las instancias gubernamentales responsables de su rescate, conservación, investigación y exhibición, (la mayoría de los restos corresponden al siglo XIX), y que toda esa enorme responsabilidad, recaiga ahora en la figura de una sola persona, si, el señor acalde, es él, quien con actitud plenipotenciaria, decide de manera personal que hacer con la colección.

A diferencia de lo que las autoridades expresan, la colección Momias de Guanajuato, se encuentra en un estado de conservación bastante delicado y por supuesto, las Momias requieren una mayor e inmediata atención, pero esa mayor atención, se les puede dar con facilidad adecuando las instalaciones en donde se encuentran, y no tratar de hacer un pingüe negocio, argumentando que se requiere la construcción de un nuevo edificio, proyecto que nadie o poca gente conoce, se conoce la idea, pero el proyecto no.

¿Será que lo que quieren hacer es un centro comercial y para atraer clientes, poner algunas vitrinas con momias de ornato? ¿Será que ya se repartieron los locales comerciales y con la mayor desfachatez, quieren que los guanajuatenses paguemos su construcción?

Guanajuato es una ciudad excepcional y es precisamente esa riqueza natural, histórica, antropológica, artística y cultural la que le ha otorgado esa calidad de excepción, es la suma de todos sus bienes patrimoniales los que le otorgan esa categoría; sus cerros, cañadas, ríos, arroyos, edificios, callejuelas, plazas, costumbres, tradiciones y por supuesto, las momias, forman parte de estos bienes patrimoniales; por lo tanto, quiero hacer un llamado a la sociedad civil y a todos los grupos organizados que luchan por la defensa y conservación de los bienes patrimoniales guanajuatenses, para que se sumen a la propuesta y rechacemos el endeudamiento millonario que el alcalde quiere hacer para construir este injustificado proyecto, es por demás evidente que hay otras necesidades, que hay otras prioridades y que la ciudadanía, justificadamente demanda.

* Dr. en Pensamiento Español e Iberoamericano por la Universidad

Autónoma de Madrid, España. Patrimonialista, Museólogo y Museógrafo

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img