- Publicidad -
martes, octubre 26, 2021

“Huaraches de ante azul” de Federico Arana (2002)

De Federico Arana, escribí hace pocas semanas el análisis del libro “Las jiras”, de su autoría; así que tenía el deseo de realizar el análisis o crónica de esta obra que hoy presento, la cual me parece muy interesante, sobre todo para los que nos dedicamos al ámbito musical rockanrolero.

“Huaraches de Ante Azul”, nos presenta una excelente retrospectiva, extremadamente analítica, además de divertida, con respecto a múltiples aspectos de la cultura mexicana en varios ámbitos, pero con énfasis en lo musical, iniciando desde finales de la década de los 50, del S XX, y concluye hasta los inicios del S XXI. El título nos evoca una de los grandes éxitos de los 50´s, “Blue suede shoes” de Elvis Presley, pero obviamente, enfocado en la realidad mexicana y la trascendencia de ese ritmo en nuestro siempre imitador México.

La primera edición de este extraordinario libro se publicó en 1985, constando de tres tomos, en formato de media carta (los cuales presento en la siguiente imagen). Tuve la oportunidad de tener los tres tomos y leerlos, pero en alguna mudanza, ya no llegaron conmigo a mi destino.

En 2002, salió la segunda edición, en formato tamaño carta que compilaba los tres tomos y añadía una lista de casi todas las producciones que se hicieron por cada año desde 1962. Así que eso la convierte en la mejor enciclopedia del rock mexicano, pero sobre todo, es importante mencionar que el contexto social, político e histórico, está presente en todo el libro que contiene quinientas cincuenta y cuatro páginas. Tuve la oportunidad de conseguirla con el propio Arana en el Tianguis del Chopo, y que lo autografiara. La volví a leer y encontré muchas sorpresas.

Además, él como actor principal de mucho de la parte histórica, lo convierte en algo irónico, mordaz y en ocasiones, astuto; ya que se atreve a menospreciar a los “héroes musicales” que nos dieron “patria rockanrolera” (según ellos), que es algo que él critica severamente, a pesar de haber sido parte de esa generación de jóvenes que se dedicaron a “fusilar” (copiar) indiscriminadamente (y de forma mediocre, la mayoría de la veces), cualquier cosa que fuera éxito en Estado Unidos o Inglaterra, o de donde fuera (Italia, Brasil, Francia, etc).

Muy pocos grupos tuvieron la atinada fortuna de crear música propia (entre ellos el grupo de Federico Arana, los Sinners), ya que para las empresas lo que no era comercial, no les interesaba. Y lo que las disqueras querían era, precisamente, vender. Al grado, que lanzaron bodrios irreverentes, tanto en discos como en películas. Uno de los casos, ee una película que tal vez el titulo no estaba del todo mal para ese entonces: “Los chiflados del Rock&Roll”. El asunto aquí es, que los actores principales de la película eran nada más y nada menos que Agustín Lara, Pedro Vargas y Luis Aguilar, acompañados de la vedette, Gloria Ríos. No es que ellos fueran malos en lo que respecta a su trascendencia artística. Al contrario. El problema es que eran ya muy adultos y, en definitiva, no eran rockanroleros. Y así se llenó la escena que debería ser para los jóvenes (aunque su música dejara mucho que desear), con orquestas de la época: Pablo Beltrán Ruíz y Luis Arcaráz, fueron algunos de los principales.

La obra de Arana que en esta ocasión estamos tratando, se divide en cuarenta y cuatro capítulos, a cual más de buenos y sobre todo, perfectamente investigados. Una de las mejores partes de esta obra es la cantidad de material gráfico, en color y en blanco y negro que se incluyó, lo cual me hace pensar en una investigación muy profunda.

Entre los capítulos más interesantes, me parece que es el que dedica a un comentario de Elvis, en el que expresó que prefería besar a tres negras que a una mexicana. La clase política, los empresarios de la radio, la tv y de los discos y mucha gente, se puso en plan de defender la “soberanía” mexicana y fue todo un suceso. Quemaron discos del mencionado, dejaron de programar su música y entre otras cosas. ¿Qué sucedió? La clase conservadora se dio vuelo y las respuestas fueron patéticas. Las Hermanas Julián y Las Hermanas Velázquez haciendo rock&roll, fueron el principio de este movimiento “anti Elvis”. Y lo que sucedió a continuación, es que encumbraron de tal forma a Elvis con sus críticas, que no hubo grupo que no tocará canciones de él. Les salió el tiro por la culata, pero también lo aprovechó la voraz industria de la artisteada.

El capítulo que le dedica al “68”, el de “Méndigo Avándaro” y el de “Tianguis del Chopo”, guardan cosas muy interesantes, que Usted lector, deberá descubrir. Valen la pena.

Y bueno, cada capítulo va dejando huella y mostrando que todo lo que nos habían dicho de la “Época de Oro del Rock” en México, es una mera fantasía.

Después de analizar la obra de Arana, solo puedo recordar dos melodías ORIGINALES de esa mencionada y vapuleada época: “Tus ojos” que interpretaban Los Locos del Ritmo, compuesta por Rafael Acosta, y “Yo no soy un rebelde sin causa” de Jesús González; ambas cantadas por la extraordinaria voz de Toño de la Villa.

Y para terminar, estimado lector, puedo sentirme orgulloso de pertenecer a la lista de grupos que menciona Arana en el año 1991. El grupo en el que milité varios años, La Negra Rosa, quedó en esos anales, con la producción “Eclipse”, que en ese tiempo tuvo que ser un casete.

Estimado lector(a), espero su comentario al correo que viene al final del artículo. Después que tenga oportunidad de leer esta pequeña crónica, o mejor, si lee la obra, le solicito me haga favor de honrarme con su opinión, y de esa forma podamos compartir las sensaciones que le provocó esta recomendación.

La siguiente aportación será “Sopita de fideo” de Cristina Pacheco. Una colección de cuentos como solo ella sabe hacerlo. Una experta cronista de la vida en la CDMX, que ha sabido plasmar esas historias reales y convertirlas en una narrativa muy precisa.

#LEERparaCrEcERarqlgocarlín     #NosVemosEnUnLibro

Facebook:

https://www.facebook.com/Leer-para-Crecer-Arqlgo-Carlín-107826847259778

Correo: arqueolobocarlin@gmail.com

 

 

Luis Humberto Carlín Vargas
Arqueólogo egresado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH). Coordinador General del Proyecto Cultural León Prehispánico (PCPAC). Coordinador Académico de los Diplomados de Arqueología e Historia de México (DAeHM). Ingeniero en Sistemas. Músico. Correo electrónico: luishumberto.carlin@pcleonprehispanico.com

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img