- Publicidad -
viernes, mayo 20, 2022

LA TREGUA DE MARIO BENEDETTI (1960)

¡Ah, el amor! Cuando menos lo esperas, llega. No importa la edad. Se presenta y ya. No hay vuelta atrás. Te atrapa. Te sublima. Te hace realizar cosas que no pensabas poder hacer, o que ya no querías hacer.  “La Tregua” de Benedetti (1959-1960), es una obra que tuve oportunidad de leer en mi época de bachillerato, y obviamente la entendí con la madurez y la experiencia que tenía en esa época. Lo he leído al menos cinco veces a lo largo de mi vida, y en cada una, a pesar de saber el desenlace, desborda mis sentimientos, pero siempre me gustaría leer otro final que el original. He leído muchas de las obras de Benedetti, pero en verdad, ésta removió muchas cosas.

Dejo la liga de su biografía para que quien así lo quiera, la revise.

http://www.cervantesvirtual.com/portales/mario_benedetti/autor_apunte/

Una obra maestra que seduce desde el inicio, a pesar de la apatía del personaje principal. Narrativa escrita en primera persona en forma de diario en donde Martín Santomé, cercano a los cincuenta años de edad, nos va describiendo su día a día; su andar por esta vida de una forma displicente. Solo vivir por vivir. Esperando el retiro para simplemente, dedicarse a lo que sea, sin ninguna esperanza de ir más adelante.

El recuerdo de su finada esposa, madre de sus tres hijos, es algo que no le permite pensar que la vida tiene más oportunidades, no solo en el amor.

La relación con sus hijos, y la falta de comunicación y confianza de ellos hacia su padre, provoca algunos sin sabores en su solitaria vida.

Es una obra que he regalado muchas veces, a muchas personas. Me dejó un mensaje muy profundo: que nadie tiene comprada la existencia. Que no importa lo que uno quiera.  Cuando es el momento, es el momento. Que en el instante más inoportuno, sucede. Si hay algo que admiro de la cosmovisión mesoamericana es ese gran conocimiento con respecto a la muerte; ese preciso instante de concebir una vida, el momento en que el espermatozoide y el óvulo hacen contacto para otorgar la vida, pero así también, concederán la muerte. Así que, ya sea un segundo después del encuentro de la dualidad dadora de vida o cien años más adelante, vamos a traspasar esa frontera para transformarnos en algo más. Así lo piensan los antiguos mexicanos: dualidad. No hay vida sin muerte, y visceversa.

Continuando con la historia, Laura Avellaneda, una mujer a mediados de sus veinte, logra ser interés principal para Santomé. Y así, ambos van logrando relacionarse más, hasta que consiguen tener un lugar propio para sus encuentros amorosos.

Los problemas familiares se hacen presentes y un incidente revela la relación de Santomé con una mujer de la mitad de la edad de él. Blanca, la hija del personaje principal, insiste en conocer a la mujer, un poco menor que ella y que mantiene una relación amorosa con su padre.

Las cosas transcurren sin mayor incidente, hasta que se presenta una situación inesperada para la pareja de Santomé y Avellaneda, que por obvias razones no voy a contar.

Entre los temas que se abordan en la historia, tenemos el machismo y la homosexualidad que los hijos de Santomé evidencian. El más importante de los temas es la relación de un hombre mayor y una mujer joven, algo que sucede muy a menudo, aunque la sociedad no esté de acuerdo en ese asunto. No hay nada, ni nadie, que sea capaz de atajar lo que se supone como problemática. Es evidente la atracción que ejerce un hombre mayor en una mujer joven. ¿Las razones? Muchas, pero no son tema para esta reflexión.

Espero su correo, estimado lector(a), después que tenga oportunidad de leer esta obra. De esa forma podremos compartir las sensaciones que le provocó la recomendación. El correo donde puede escribirme es: arqueolobocarlin@gmail.com

¡Así que, a LEER para CrEcER!

La siguiente entrega será LA MÚSICA DEL AZAR de Paul Auster, autor de varias obras “La intervención de la soledad” y “El palacio de la luna”, entre otras.

Luis Humberto Carlín Vargas
Luis Humberto Carlín Vargas
Arqueólogo egresado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH). Coordinador General del Proyecto Cultural León Prehispánico (PCPAC). Coordinador Académico de los Diplomados de Arqueología e Historia de México (DAeHM). Ingeniero en Sistemas. Músico. Correo electrónico: luishumberto.carlin@pcleonprehispanico.com


Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img