- Publicidad -
viernes, julio 23, 2021

Los momios en Guanajuato

Los cadáveres del panteón municipal de la ciudad capital del estado son una minita a la que le apuestan los ayuntamientos desde 1969.

De entonces hasta acá, las arcas municipales se sirven de las ganancias que recaudan a los morbosos por ver esos despojos humanos. Esa entrada se ha constituido en la segunda fuente de ingresos municipales usados para distintas tareas oficiales –y para mucho más. El incremento de visitantes y la ambición juegan con los insepultos. El ayuntamiento 2006-2009 firmó un contrato con un malandrín que se las jugó bien y bonito por una millonada, dándoles cheques de hule, dizque para una gira por Estados Unidos. Y los siguientes ayuntamientos, hasta el actual no pudieron (oficialmente) hacer nada y los cadáveres regresaron sin ganancias y maltratados.

Las irresponsabilidades de todos los ayuntantes (panistas, priistas, perredistas y demás) en esa trata es evidente, por omisión o por comisión, porque la tranza sí deja cuando de dar permisos y votos se trata.

En estos tiempos de otra administración panista, su presidente ha visto la oportunidad de apostarle a los muertitos. Los ha traído del tingo al tango en cuanta ocurrencia viajera le sobreviene. Sabe del morbo y quiere sacarle todo el jugo. Por eso, con todo su empeño quiere construir otras instalaciones que él llama “museo internacional” para ganar toda la apuesta; el problema es que quiere deuda pública para jugar ese delirio.

Los cuerpos insepultos lo están porque en principio nadie pagó su entierro permanente; ahora, porque dejan una millonada a quienes se hacen de sus servicios post mortem.

Arturo Miranda Montero
Profesor y gestor asiduo de la política como celebración de la vida juntos.

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img