- Publicidad -
martes, agosto 9, 2022

Mentiras, estulticia y victimismo, los rasgos distintivos del PresiMiente y su pandilla

*Rogelio García Espinosa

Desde hace más de tres años, sí, desde el anterior período de Alejandro Navarro al frente del cuerpo edilicio municipal, he venido insistiendo en que el actuar de la pasada y presente administración, estaba y está cargada de ocurrencias, caprichos y necedades. En el mes de julio del año 2020, el que esto escribe publicaba lo siguiente: 

“…Me indigna y me preocupa, la ignorancia, el cinismo y la gran cantidad de mentiras que algunos miembros del cabildo y funcionarios, (municipales, estatales y federales), han venido externando al respecto y de lo más preocupante también, es que, con todo y sus mentiras, inconsistencias y triquiñuelas, no pueden justificar la construcción del Nuevo Museo.” 

Como cuenta se darán, y me parece que ha quedado suficientemente demostrado, las mentiras estaban y están a la orden del día, ya que, por más pretextos, (que no argumentos), que desde esas fechas presentaban, no pudieron justificar la construcción del adefesio, es más, no han podido ni siquiera, presentar un proyecto integral. Entonces, si no tenían ni tienen proyecto, como carajos pensaban que alguna autoridad les podría autorizar la construcción de ese capricho. 

En el mes de agosto del 2020, un servidor de ustedes mencionaba que: “…Pareciera ser entonces que, en Guanajuato Capital, el desentendimiento de la Ley, los caprichos y las ocurrencias, son la mejor manera de sobrellevar las cosas…”. 

Posteriormente, en diciembre del mismo año, y con la intención de argumentar con mayor profundidad mi posición en cuanto a las violaciones a la normatividad vigente y que desde sus inicios han caracterizado el actuar del cuerpo edilicio señalaba en algunos medios que: “…Pruebas hay muchas y sería difícil en este momento enumerarlas todas, pero, como dice la sabiduría popular, para muestra basta un botón y desde que inició la actual administración, (para demostrar lo mucho que atienden y conservan el patrimonio), uno de los primeros botones lo encontramos en el inexplicable y abierto mingitorio público que con forma de corazón y a capricho del alcalde, se colocó y vergonzosamente se mantiene exactamente abajo del mágico, maravilloso e inigualable arco del abanico, en la única, histórica e identitaria Calle Subterránea…” 

Desde sus inicios, la administración de Navarro se ha caracterizado por el desentendimiento de las recomendaciones de las instancias internacionales y nacionales, provocando con esto, la pérdida de la autenticidad e identidad guanajuatense y el deterioro sistemático de los bienes patrimoniales. 

Esa necedad, que con mayor ahínco se ha defendido y que pomposamente llamaron Nuevo Museo de las Momias, definitivamente ya se les fue de las manos y afortunadamente, para la ciudad de Guanajuato y para el patrimonio histórico y antropológico de los guanajuatenses, la instancia responsable de su custodia, investigación y conservación, en este caso, el Instituto Nacional de Antropología e Historia, (INAH), ha logrado imponer la ley y ha logrado frenar semejante estupidez. De tal manera que al PresiMiente y a su pandilla de lambiscones, no les ha quedado más remedio que buscar otras salidas para tratar de justificar, ante la ciudadanía guanajuatense, la falta de respeto con la que se han comportado. Desde sus inicios, han demostrado una ignorancia absoluta en los temas patrimonialistas y a más no poder, pretenden ahora hacerse las víctimas. Sí, se quieren victimizar y tratan de culpar a instancias federales que nada tienen que ver con la ignorancia que les caracteriza y con el tema que nos ocupa. La estulticia fluye a flor de piel y tratan de justificar sus torpezas partidizando las cosas y culpando de todo a lo que el mismo PresiMiente llama la 4T. 

Si el PresiMiente y su pandilla de lambiscones no son capaces de entender la diferencia entre un Museo y un Mercado, entre la educación y la comercialización de los bienes patrimoniales, vamos, entre lo que es una factibilidad y una autorización, menos van a poder entender la profundidad y los alcances de la 4T. 

A principios de junio del presente, el Presimiente mencionaba en uno de los medios locales algo así como que: “Si para algo soy bueno es para decir la verdad y para hacer números”, que desvergüenza y que desfachatez, lo único que le caracteriza es la permanente mentira. Posteriormente, y con relación a los problemas hídricos que enfrenta el municipio, mencionaba que una delegación iría a Medellín, Colombia, para conocer las experiencias que en la materia los colombianos habían tenido, insistía también que, (refiriéndose al Consejo Consultivo del SIMAPAG), únicamente irían los que si saben; otra mentira más, ya que, los que si saben, no fueron considerados para la integración del Consejo y éste, fue designado a dedo por el PresiMiente, con gente sin la mínima idea de los problemas hídricos que nuestra ciudad padece, la selección de los consejeros fue definitivamente atendiendo a compromisos, favoritismos y caprichos del alcalde. 

Me parece entonces que, considerando principalmente y en buena medida estas inconsistencias, (que nunca han querido reconocer pero que ahí siguen y son las que los identifican), la actual administración municipal ha demostrado que su actuar, únicamente se conduce a través de mentiras, engaños y triquiñuelas. Vamos, la caquistocracia en su máxima expresión y que, con las mismas falsedades, tratan a toda costa de justificar. 

. A partir de que el INAH le cancela sus caprichos y empieza a ordenar el cuidado, la protección y la función social que los bienes patrimoniales deben cumplir, el Presimiente ha reaccionado haciendo gala de una enorme capacidad para seguir proponiendo estupideces y puede resultar evidente que su capacidad no le da para más, ya que, en lugar de poner orden en su administración, se disfraza de policía, bombero, rey mago y una buena cantidad de personajes. Triste figura la del Presimiente, en lugar de dedicarse a coordinar con responsabilidad y entrega la administración municipal, su ignorancia y capacidades sólo le permiten payasear. 

Al inicio de las presentes reflexiones mencionaba que: Mentiras, Estulticia y Victimismo, han sido los rasgos que han identificado y caracterizan ya al Presimiente y su sequito de lambiscones, me parece que me estoy quedando corto ya que, definitivamente y por lo anteriormente expuesto, tenemos que agregar ahora, Las Payasadas y la Falta de Respeto para los guanajuatenses y sus instituciones. 

Corrijo entonces y los rasgos distintivos del PresiMiente y su pandilla quedarían así: Mentiras, Estulticia, Victimismo, Payasadas y Falta de Respeto. 

Muchos se preguntarán el porqué de mis afirmaciones y con cabalidad les puedo asegurar que atendiendo a la costumbre del PresiMiente; en lo obscurito y a escondidas, como niño malcriado, travieso y haciendo a un lado todos los procedimientos, se le ocurrió instalar una Rueda de la Fortuna en el corazón de nuestra emblemática ciudad. Traten de dimensionar el tamaño de su estupidez y se darán cuenta de lo que señalando estoy, la costumbre del alcalde es: primero violentar la ley y después, enviar a uno de sus agachones achichincles a tratar de regularizar la situación. Así las cosas, creen ustedes que se justifique ese ente extraño que le llaman: Unidad de Gestión del Centro Histórico. Que desfachatez, ¿que gestiona esa unidad?, pareciera ser que lo único que gestiona es la degradación y deterioro de la Ciudad Histórica de Guanajuato y sus Minas Adyacentes. 

No puedo terminar estas reflexiones sin mencionar el comportamiento vulgar y grosero del PresiMiente, ya que, aprovechando los recurso e instalaciones que para la celebración de las tradicionales “Fiestas de San Juan y de la Presa de la Olla”. (Que ya de la Presa de la Olla, no tiene más que el nombre, el mismo PresiMiente, que presume de ser defensor de las costumbres y tradiciones, ha roto la tradición que dice defender). En lugar de invitar a los asistentes a que se comporten con plena observancia de la ley y de las instituciones, de la manera más payasa, vulgar y grotesca, se plantó frente a los asistentes y orgullosamente les invitó a que les mandaran unos silbidos, (mentadas de madre), a las personas e instituciones que nos oponíamos a la colocación de la Rueda de la Fortuna y que nos oponemos a todos sus caprichos y estupideces. 

En cualquier ciudad del mundo, bueno, en cualquier ciudad que se presuma y reconozca como culta, por menos que eso, ya le hubieran obligado a dimitir. Con preocupación debo reconocer que la Ciudad de Guanajuato, Patrimonio Cultural de la Humanidad y que presuntuosamente se asume como culta, en lugar de señalar y protestar por tantos agravios e insultos cometidos por el Presimiente y su Pandilla, la comunidad, fingiendo no darse cuenta, se agacha y se va de lado. Hasta cuando queridos amigos guanajuatenses, hasta cunado permitiremos que ese hatajo de mequetrefes se siga burlando de la ciudad y su ciudadanía. 

Me parece que es momento de levantar la voz. ¿O No? 

*Dr. Pensamiento Español e Iberoamericano Universidad Autónoma de Madrid, España. 

Más noticias

Comentarios

spot_img