- Publicidad -
jueves, abril 15, 2021

México vs Corrupción: Rounds de sombra y decisiones divididas

Por: Ileana Catalina Arriola Sánchez

Rounds de sombra dice Sergio Flores Navarro (2016, p. 39), fueron aquellas discutidas iniciativas para legislar en México el Nuevo Sistema Anticorrupción. Arduas peleas entre grupos parlamentarios en las cámaras alta y baja mediante las cuales se esquematizan diversas autoridades, que de manera coordinada integrarán el Sistema Anticorrupción de la Nación y un mejorado procedimiento sancionador en materia administrativa. Estos rounds culminan el 18 de julio de 2016 con la expedición de las Leyes Generales del Sistema Nacional Anticorrupción y de Responsabilidades Administrativas.

Recordemos que México en el transcurso de 24 años ratificó tres importantes convenios internacionales en materia de combate a la corrupción: el primero de ellos en 1996 en Caracas, Venezuela con la denominada “Convención Interamericana Contra la Corrupción” con miembros de la Organización de los Estados Americanos (OEA). El segundo convenio ratificado en 1999 una vez realizada “La Convención para Combatir el Cohecho de Servidores Públicos Extranjeros en Transacciones Comerciales Internacionales,” también conocida como “Convención Anticohecho” con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y por último el convenio de 2005 derivado de la “Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción” llamada también “Convención de Mérida.”

Mediante estos acuerdos nuestro país ha sido retado a la pelea del siglo contra la invicta Corrupción, cuyo índice de percepción se ha posicionado en peso superwélter y su mayor contrincante aún peso ligero.

Previo al encuentro se designan nuevos árbitros a nivel nacional y en cada Entidad Federativa, los llamados Sistemas Estatales Anticorrupción, dotados de Secretarías Técnicas, Comités Coordinadores y Comités de Participación Ciudadana (CPC’s), compuestos en su mayoría por autoridades gubernamentales. El país prepara sus mejores púgiles: Órganos Internos de Control (OIC’s) dotados de autonomía técnica y de gestión, con una separación tripartita para investigar, sustanciar y sancionar, esta vez con nuevas reglas del juego.

La pelea debe seguir tres estrategias: prevención, detección y sanción. La primera y más importante requiere de instrumentar una eficiente política nacional. La segunda dotará de una plataforma digital para controlar y mantener la distancia. La tercera, solo se activará si la primera no funciona y la segunda es eficiente.

Transcurren los años 2017, 2018 y 2019, con un arduo trabajo en el quehacer para combatir la corrupción. El sparring ha sido nuestra cuarta estrategia emergente, teniendo que aplicar la tercera de ellas sin sus antecesoras. Hemos pasado de púgil a espectadores de los árbitros: CPC´s, Comités Coordinadores y Rectores, de Sistemas Nacional y Locales, que luchan por el aprendizaje, la integración y los efectos de su pronta desincorporación, dando en el camino más de una función.

Justamente la Secretaría de la Función Pública ha jugado un papel importante ganando algunas contiendas con decisión dividida. Al fin el 25 de febrero del 2020, con inmediata vigencia se publica en el Diario Oficial de la Federación la tan esperada Política Nacional Anticorrupción, misma que habíamos dicho era nuestra primera estrategia a seguir hace 3 años.

Avatar
Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción
El Comité de Participación Ciudadana (CPC) es un integrante del Sistema Estatal Anticorrupción, conformado por 5 ciudadanos cuya función es representar a la ciudadanía dentro del Sistema, siendo la instancia de vinculación de las autoridades con las organizaciones sociales y académicas relacionadas con el combate de la corrupción, colaborando con el Comité Coordinador en el diseño, promoción y evaluación de políticas públicas en esta materia.

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img