- Publicidad -
jueves, mayo 19, 2022

Nutrición y ángulo de fase (impedancia a nivel celular)

Mario Arellano López*

La nutrición juega un papel fundamental en la vida, pero ¿conoces la diferencia entre la nutrición y de alimentación? A continuación, presento la definición oficial de cada una:
La nutrición se define al conjunto de procesos involucrados en la obtención, asimilación y metabolismo de los nutrimentos por el organismo (1).

Por otra parte, la alimentación se define como el conjunto de procesos biológicos, psicológicos y sociológicos relacionados con la ingestión de alimentos mediante el cual el organismo obtiene del medio los nutrimentos que necesita, así como las satisfacciones intelectuales, emocionales, estéticas y socioculturales que son indispensables para la vida humana plena (1).

Las enfermedades agudas y crónicas en la mayoría de los humanos tienen efectos pronunciados sobre la ingestión de alimentos y en su respectivo metabolismo, lo que conduce a afecciones relacionadas con la nutrición asociadas con una mayor morbilidad o incluso la muerte. Por lo tanto, la dieta es un determinante importante de la salud próxima, es decir, puede influir en la ausencia o el aplazamiento de trastornos como enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer y enfermedades cognitivas (2).

La evaluación del estado de nutrición no solamente se sugiere tomar en cuenta el peso corporal y talla, sino su composición corporal (se refiere a la masa grasa, masa muscular y agua corporal).

El análisis de impedancia bioeléctrica es un método ampliamente utilizado, método no invasivo para evaluar la composición corporal, que mide las características eléctricas del cuerpo humano en varias frecuencias en el rango de 1 a 1000 kHz. Ésta impedancia se obtiene a través de los fundamentos físicos de la resistencia y reactancia (3).

Además de la impedancia, aun a un nivel más profundo de evaluación se puedo obtener; el ángulo de fase (AF), el cual es una variable que ha estado ganando atención en los últimos años porque se supone que es un índice de la relación entre el agua extracelular e intracelular, la masa celular corporal y la integridad celular (3).

El AF tiene diversas aplicaciones dependiendo de la edad, estado de salud, población aparentemente sana, deportistas, o personas con algún tipo de padecimiento crónico (3,4)
Creciente cuerpo de evidencia científica indica que el AF podría usarse como un pronóstico notable marcador para predecir el estado nutricio deteriorado, el pronóstico de una enfermedad, y el riesgo de mortalidad. Se ha demostrado que el AF disminuye con el envejecimiento y se correlaciona positivamente con la fuerza muscular (se incrementa el AF en deportistas), sarcopenia (es la pérdida de masa muscular), fragilidad (es un estado de vulnerabilidad) y finalmente la muerte (4,5).

Por lo tanto, la impedancia se puede aplicar en las diferentes fases del proceso de atención nutricional, por ejemplo, en el diagnóstico y el manejo clínico (5).

Al ser prometedores y recientes los hallazgos del AF; se requiere aún más información científica, para así la derivación de puntos de corte de diagnóstico con respecto tanto a las diferencias entre poblaciones y enfermedades, como a la estandarización de las condiciones y dispositivos de medición (5).

En conclusión, por todo lo anterior es importante dejar de lado la idea de la que la nutrición o los hábitos alimentarios saludables, solo aplican para el control de peso. La nutrición es un proceso complejo en todas las etapas de la vida que podemos optimizar con un estilo de vida saludable; dieta correcta, ejercicio y cuidado de nuestra salud en todas sus esferas.

Finalmente, para cuidar tu estado de nutrición, es importante acudir a servicios profesionales de la nutrición con cédula profesional y con experiencia a sus necesidades.

*Nutriólogo. Egresado de la Universidad de Guanajuato. Ced. Prof: 8265338.
Consulta privada y docencia. Experiencia en control de peso y enfermedades crónicas.
Maestría en nutrición clínica UIA León .

1. Norma Oficial Mexicana NOM-043-SSA2-2012, Servicios básicos de salud. Promoción y educación para la salud en materia alimentaria. Criterios para brindar orientación
2. Cederholm, T., Barazzoni, R., Austin, P., Ballmer, P., Biolo, G., Bischoff, S. C., Compher, C., Correia, I., Higashiguchi, T., Holst, M., Jensen, G. L., Malone, A., Muscaritoli, M., Nyulasi, I., Pirlich, M., Rothenberg, E., Schindler, K., Schneider, S. M., de van der Schueren, M. A., Sieber, C., … Singer, P. (2017). ESPEN guidelines on definitions and terminology of clinical nutrition. Clinical nutrition (Edinburgh, Scotland), 36(1), 49–64. https://doi.org/10.1016/j.clnu.2016.09.004
3. Di Vincenzo, O., Marra, M., & Scalfi, L. (2019). Bioelectrical impedance phase angle in sport: a systematic review. Journal of the International Society of Sports Nutrition, 16(1), 49. https://doi.org/10.1186/s12970-019-0319-2
4. Uemura, K., Doi, T., Tsutsumimoto, K., Nakakubo, S., Kim, M. J., Kurita, S., Ishii, H., & Shimada, H. (2020). Predictivity of bioimpedance phase angle for incident disability in older adults. Journal of cachexia, sarcopenia and muscle, 11(1), 46–54. https://doi.org/10.1002/jcsm.12492
5. Di Vincenzo, O., Marra, M., Di Gregorio, A., Pasanisi, F., & Scalfi, L. (2021). Bioelectrical impedance analysis (BIA) -derived phase angle in sarcopenia: A systematic review. Clinical nutrition (Edinburgh, Scotland), 40(5), 3052–3061. https://doi.org/10.1016/j.clnu.2020.10.048



Más noticias

Comentarios

spot_img