- Publicidad -
sábado, mayo 15, 2021

Ostracismo social

Iniciamos esta 4ª Disquisición definiendo una de las palabras incuidas en del título: Ostracismo.

Consultando el diccionario de significados, El ostracismo social es el alejamiento (impuesto o voluntario) de un individuo del medio social o de la participación en actividades que antes eran habituales. En la Antigua Grecia, el ostracismo era el típico caso de destierro.

Parecería que una gran parte de la sociedad opta por mantener, (muchos por ignorancia, otros por arrogancia), un tipo de actitud de cerrarse ante problemas graves que padezca nuestro ámbito social, en varios rubros. Esta última frase que expreso, me atrevo a nombrar ese fenómeno como ostracismo cultural. Definiendo el término resaltado en negritas, es una suerte de empecinamiento, de no abrir la mente, e ir en contra de los dictados que emanan de la misma sociedad, en donde esos dictados, procuran mantener a salvo a nuestra especie.

El ostracismo cultural, según mí concepción, es vivir dentro de una concha (literal y figurada): es NO percatarse de la seriedad de los problemas sociales y hacer mutis ante ellos; puede llegar a causar graves daños a la gente que lo practica; esos individuos reclamarán, sin el menor prejuicio, en el momento que se vean afectados por su desacato a las medidas impuestas por la otra parte de la sociedad, esa otra sociedad que trata de vivir dentro de los parámetros congruentes para seguir sobreviviendo.

El ostracismo social puede concebir ideas disparatadas y ridículas, con tal de no estimar la importancia del problema social principal que se vive. Pueden llegar a paranoias increíbles, y las irán dispersando como verdades lógicas, gracias a la ignorancia de quienes la reciben, y que viven también, dentro de esa concha que no permite dar paso a las ideas claras.

En muchas ocasiones, ese ostracismo cultural, tiende a desequilibrar muchos de los rubros en los que la sociedad se mueve (económico, salud, intelectual, etc.), y muchos de los individuos que viven en esta condición, JAMÁS podrán aceptar ninguno de los lineamientos convenientes para una sociedad.

Negarán la existencia de cosas que se perciben reales, pero siempre estarán apegándose a creencias que no tiene bases científicas para creerlas.

Así que, estimado lector, hay que erradicar el OSTARCISMO CULTURAL de nuestras vidas, en todos los rubros. Todos.

 

 

Luis Humberto Carlín Vargas
Luis Humberto Carlín Vargas
Arqueólogo egresado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH). Coordinador General del Proyecto Cultural León Prehispánico (PCPAC). Coordinador Académico de los Diplomados de Arqueología e Historia de México (DAeHM). Ingeniero en Sistemas. Músico. Correo electrónico: [email protected]prehispanico.com

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img