- Publicidad -
viernes, julio 1, 2022

Esta mano viva

Por: Aleqs Garrigóz

Para introducir este breve pero sobrecogedor poema, desharía permitirme reproducir, traducido del inglés, dos fragmentos de un excelente comentario de Edward Hirsch, publicado en la página web de la Poetry Society of America:

“El poeta sueña a través de su mano, signo de destreza, el movimiento capaz de una imaginación capaz. La persona que escribió “Esta mano viva” sabía, en el momento mismo de escribir, que la mano “cálida” con la que todavía podía tocarte pronto estaría “fría” y no podría agarrar a nadie ni a nada. Está angustiado, realmente aterrorizado, y busca el contacto. Está enfurecido y muestra su mano para demostrarte que existe: “Mira aquí está”. Convierte al oyente, al lector, de un “tú” formal a un “tú” más íntimo. La oración pasa del futuro condicional al tiempo presente. Él algún día te estará atrapando desde más allá de la tumba, pero solo puede representar físicamente ese gesto mientras todavía está vivo.

Keats entendió que probablemente estaría muerto para cuando encuentres este fragmento. Sugiere que le gustaría engañar a la muerte acechando los días y las noches del lector, perturbando sus sueños, devastándolo tanto que estaría dispuesto a sacrificarse y calmar su conciencia intercambiando lugares con él. Este chantaje imposible —”Para que en mis venas la vida roja corra de nuevo”— es un último gesto desesperado. Una vez levantó una mano viva. Todavía nos alcanza, pero ahora a través de las palabras. Aquí está: esta obra hecha, esta cosa viva. Mira, él está extendiendo su mano. Él te desafía, quienquiera que seas, a que lo captes.”

No resta más que dejarlos ante la recreación de esta semana y la versión original del poema del romántico John Keats (1795 -1821) para apreciar su belleza.

ESTA MANO VIVA
John Keats

Esta mano viva, ahora cálida y capaz
de fervoroso asimiento, podría, si estuviese fría
y en el gélido silencio de la tumba,
tanto perseguir tus días y helar tus noches de sueño
que desearías que tu propio corazón se seque de sangre
para que en mis venas la roja vida pueda fluir de nuevo,
y estés tranquila de conciencia. Mira, aquí, está:
la sostengo hacia ti.

THIS LIVING HAND

John Keats 

This living hand, now warm and capable
Of earnest grasping, would, if it were cold
And in the icy silence of the tomb,
So haunt thy days and chill thy dreaming nights
That thou would wish thine own heart dry of blood
So in my veins red life might stream again,
And thou be conscience-calmed – see here it is –
I hold it towards you.



Más noticias

Comentarios

spot_img