- Publicidad -
viernes, abril 16, 2021

Suplementos, ¿Realmente necesito uno siendo deportista?

En la actualidad podemos encontrar una gran variedad de suplementos con diferentes precios, sabores, presentaciones, marcas, etc.

Y los podemos encontrar también para cubrir diferentes necesidades como pueden ser: mejorar nuestra alimentación, bienestar, mejorar el rendimiento físico, estimulantes, pérdida de peso, aumento de peso, etc.

A menudo solemos tener mucha información, publicidad o comentarios de gente que suele consumirlos. Sin embargo poca información tiene una base científica que pueda avalar los beneficios que ofrecen la gran mayoría de los suplementos.

El sistema de clasificación ABCD clasifica los suplementos deportivos y los ingredientes de los suplementos en cuatro grupos de acuerdo con la evidencia científica y otras consideraciones prácticas que determinan si un producto es seguro, permitido y eficaz para mejorar el rendimiento deportivo.

El Instituto Australiano Del Deporte cataloga los suplementos en 4 grupos:

Grupo A: Fuerte evidencia científica para su uso en situaciones específicas en el deporte utilizando protocolos basados en evidencia. En este grupo podemos encontrar: bebidas deportivas, geles deportivos, barras deportivas, gomitas deportivas, proteínas de suero de leche, hierro, multivitamínicos, calcio, vitamina D, zinc, probióticos, cafeína, B-alanina, bicarbonato de sodio, creatina, jugo de betabel, glicerol.

Grupo B: Apoyo científico emergente, que merece más investigación.
Considerado para su uso por atletas bajo un protocolo de investigación o una situación de monitoreo administrada por casos. De este grupo podríamos mencionar algunos como: polifenoles derivados de frutas, vitamina C, quinina, colágeno, carnitina, cetonas, curcumina, aceites de pescado.

Grupo C: Evidencia científica que no apoye el beneficio entre los atletas o ninguna investigación realizada para guiar una opinión informada. De este grupo forman parte: Magnesio, HMB, fosfato, vitamina E, BCAA, prebióticos, tirosina.

Grupo D: Prohibido o con alto riesgo de contaminación con sustancias que podrían conducir a una prueba de dopaje positiva. De este grupo pueden formar parte toda la lista actual de sustancias prohibidas por la WADA. Algunas pueden ser: Efedrina, DHEA, Androstenediona, polvo de raíz de maca, GHRP-1 y GHRP-2, higenamina, calostro, etc.

Simon Outram y Bob Stewart en su artículo: “Doping through supplement use” dan a conocer datos interesantes:

40-70% de los atletas usan suplementos

10-15% de los suplementos contienen sustancias prohibidas

80% no contienen lo que dice la etiqueta

GRAN% no está respaldado por evidencia científica

Sin duda alguna los suplementos son responsabilidad de quién los usa y de quién los recomienda. De ahí la gran importancia de cuando consumas un suplemento sea con asesoría profesional de un nutriólogo con experiencia en nutrición deportiva.

No importa si eres un atleta amateur o profesional, acude siempre a tener asesoría profesional con un especialista de nutrición. Después de una evaluación del estado nutricio podrá determinar si realmente requieres una suplementación con algún tipo  de suplemento de los que existen actualmente.

En mi experiencia, la gran mayoría de las personas no son candidatas a un suplemento, pero dependerá de la estrategia nutricional individualizada que se realice con cada atleta, la temporada en la que se encuentre de sus entrenamientos, la periodización de ciertas estrategias nutricionales previo, durante ó después de una competencia, sus objetivos, sus requerimientos, los viajes, etc.

LUIS MANUEL MALDONADO RÍOS

Nutriólogo, miembro del Colegio De Nutriólogos De León, estudiante de maestría en nutrición clínica, Experto Universitario en nutrición deportiva (Rioja, España), Nutrición deportiva ( Tec Salud y FMND), instructor nivel ELITE para Les Mills International, consulta privada en Hospital Médica Poniente.

Más noticias

Comentarios

spot_img