- Publicidad -
sábado, noviembre 27, 2021

El rebuzno…

“Ecologistas que están en contra de todo no son ecologistas, son anarquistas”.

Alejandro Navarro, alcalde de Guanajuato.

 

Las autoridades federales en materia educativa ya advirtieron que en próximos días presentarán el plan de regreso a clases presenciales, toda vez que no han existido rebrotes importantes de Covid-19 y se podrá regresar a las aulas en su totalidad. Dicho argumento es completamente debatible, puesto que, en nuestro país no se hacen pruebas biológicas para detectar contagios. Lo que yo he observado es que algunos niños y jóvenes quieren ir a la escuela porque no les gusta estar bajo la supervisión de sus mayores o de plano en su casa tampoco los aguantan, por lo que es mejor que estén en la escuela para que allí los cuiden. En realidad el regreso semipresencial ha sido un soberano desorden puesto que los padres de familia en la mayoría de los casos mandan a sus hijos sin percatarse de su estado de salud, sobre todo lo he visto en el caso de los adolescentes y jóvenes, que no son cuidadosos puesto que a su edad tienen una mayor resistencia a las enfermedades. Sólo cuando realmente se sienten mal deciden ir al doctor o cuando ya hay un contagiado en su casa, se asustan y avisan que no asistirán.

Debemos además considerar el cambio de temperatura a frío que se da en el mes de noviembre, mes en el que se pretende el regreso total a clases. Así que mi apreciable lector, prepárese con sus propias medidas para su cuidado.

El día de hoy como cada tres años, inician funciones los nuevos ayuntamientos. Los retos son muchos, empezando por mejorar el trato hacia el ciudadano, la seguridad pública, los servicios públicos, etc. Dada la realidad económica en nuestro país que exige una verdadera austeridad y una lucha frontal contra la corrupción, espero que se acostumbren a los cuestionamientos sociales y a las críticas que iniciarán con el arranque de su labor diaria. Recuerden que cuando se cuestione su actuar no son temas personales, son temas netamente políticos por la responsabilidad que asumen.

Es cierto que en la política hay diversas corrientes de pensamiento, plasmadas en formas de ver la vida pública, además de distintas formas de gobierno. Una corriente interesante es el anarquismo. Dicho concepto se ha utilizado para señalar a los ciudadanos que todo cuestionan y pareciese que nada les convence y todo critican. La gran pregunta es: ¿Es correcto calificar a los ciudadanos con ese término?

Para iniciar me di a la tarea de investigar su significado, encontrando que  etimológicamente  el anarquismo se forma por a y an, que son partículas negativas, y cracia y arquía, indicadores de autoridad, poder y gobierno, con lo que se forman los vocablos acracia y anarquía, que significan ausencia de autoridad, de poder y de gobierno.

Dicen algunos autores que el anarquismo está constituido de ideas, hechos y gestas que han permitido al historiador y al sociólogo anti-autoritario descubrir que el ser humano tiende siempre a una mayor dosis de libertad, igualdad y solidaridad.

Por lo que el anarquismo narran los que coinciden con esa ideología, es un sistema que dadas sus bases científicas: como el apoyo mutuo, sin autoridad, sin religión, sin patrones, sin gobierno, sin ejércitos, sin fronteras, solidaridad, sin leyes, con auto organización, una vida comunal; la economía subiría, no habría guerras, ni muchas más aberraciones en las cuales vivimos.

Existe una definición técnica que nos dice que el anarquismo es un modelo sociopolítico que se basa en la inexistencia de una forma de estado o gobierno impuesto. Así, se prioriza el papel del individuo en la organización de un territorio en particular y su capacidad para asociarse.

Partiendo de lo anterior podemos concluir que en el caso de Guanajuato, Capital, la gente que protesta por las acciones del gobierno municipal no entran en este calificativo, porque lo que se exige es transparencia, congruencia, legalidad y responsabilidad en el actuar del munícipe, más no piden la desaparición de poderes para crear una comunidad sin gobierno y que todo se tome bajo acuerdos de la comunidad.

Así que, el hecho de que los vecinos de la calle Paseo de la Presa se quejaran porque se talaron 5 árboles ficus para beneficiar el estacionamiento y mejor vista de lo que pareciera, dice la gente, será un hotel de un poderoso del pueblo y el que, se sumen los ecologistas para brindar apoyo a los vecinos afectados no implica anarquismo, más bien es oposición ciudadana que poco a poco está despertando para denunciar el actuar del gobierno cuando toma decisiones donde se advierten influyentismo e irresponsabilidad.

Luis Guillermo Torres Saucedo
Abogado con estudios en las Maestrías en Derecho Constitucional, Administrativo y Fiscal y profesor del SABES.

Más noticias

Comentarios

spot_img