- Publicidad -
viernes, junio 18, 2021

¿Ganó la marca o la tranza?

Las campañas electorales llegaron a su fin. Denuncias, golpes bajos, falsedades en redes sociales, fueron las noticias que como electores conocimos. Pocos candidatos con propuesta y una jornada electoral que llegó para dilucidar la realidad de los partidos políticos, sus prácticas, sus enconos entre grupos internos, su falta de visión en la selección de candidatos, mientras los ciudadanos entre dudas y zozobras queríamos ver el final, quién ganaría y quiénes serían los perdedores.

Las jornadas electorales iniciaron con una misteriosa realidad, muchas casillas en varias partes del estado abrieron tarde curiosamente. Excelente estrategia dirigida a desalentar la votación, especialmente en aquellas casillas donde algún partido contrario a los intereses del grupo en el poder tenía posibilidades reales de ganar. Sumado a eso pero más extremo fue que no llegaron muchos funcionarios de casilla, la razón fue que se les ofreció dinero por no asistir y con eso generar un caos en determinadas secciones electorales.

Pero la elección no sólo quedó en esos detalles, porque durante la jornada se vio una movilización desesperada, el tema como lo decían muchos panistas, era aplastar a MORENA y no dejarlo crecer, pero tampoco a quien se pusiera en frente y no fuera aliado de lo que popularmente ya se le conoce como la mafia del poder.

La operación política electoral se distinguió por la compra fina y no tanto, de votos. El tema sugiere no dejar rastro en las casillas para evitar una posible impugnación y posterior nulidad de casilla, por lo que entonces, en campo se desataron los demonios  aprovechando la ley seca,  al grado de generar lugares específicos donde se tenían abundantes provisiones de cervezas, para que así los votantes a los que les gusta dicha bebida espirituosa pudieran deleitar el paladar antes de asistir a su casilla y una vez ejercido el voto hacerse acreedor a una propina económica, que como lo comenta el pueblo, hubo quien lo pago en miles de pesos.

Otra versión más que se comenta es que en comunidades completas donde tenían tendencias hacia algún candidato que les estorbara, se llegó al grado de comprar a los delegados y pagarles sumas abundantes de dinero para que nadie se moviera a votar, puesto que los ciudadanos tenían que trasladarse de una comunidad a otra para ejercer su derecho cívico.

Una más que no podía faltar en colonias populares, fue la compra de credenciales de elector con el fin de inhibir el voto, todo esto a cambio de una jugosa suma de dinero. Otra anécdota electoral de la que hablan los ciudadanos es la de voto por despensa, la cual también sucedió en comunidades y como me diría un apreciable lector, en próximos días nos enteraremos cuantas urnas inflaron de común acuerdo con los funcionarios de casilla y personal del IEEG y el INE.

Definitivamente el PAN volvió a posicionarse como la primera fuerza política del estado, tendrá la mayoría en el congreso local. Al día de hoy tiene 22 presidencias municipales ganadas, con ello mantiene gobernabilidad y manda un mensaje muy claro: “tenemos una maquinaria electoral muy fuerte donde la marca pesa” o como me lo dijo un amigo lector ¿en verdad será la marca o la transa?

Lo cierto es que el uso de programas sociales en veda electoral, como los vales grandeza, la entrega de calentadores solares, estufas ecológicas, despensas, claro que influyeron en el resultado de la contienda y si le agregamos las dádivas económicas el día de la elección, el resultado es un triunfo contundente. Lo extraño pero al final parece bueno (aunque para muchos fue torpe) fue que la federación no aprovechó sus programas sociales y sus servidores de la nación no hicieron gala de movilización de beneficiarios de esos programas, si no, así se hubiera puesto la contienda.

La elección ya pasó, ahora lo que hay que observar es como gobernarán y esperar lo que suceda en los años venideros pues la guerra electoral para recuperar la presidencia de la república apenas comienza y no será fácil pues a nivel federal también se confirmó que la 4T tiene su propia estructura y todo parece indicar que ganarán 11 de las 14 gubernaturas que estaban en la contienda.

Luis Guillermo Torres Saucedo
Abogado con estudios en las Maestrías en Derecho Constitucional, Administrativo y Fiscal y profesor del SABES.

Más noticias

Comentarios

spot_img