- Publicidad -
sábado, noviembre 27, 2021

La historia del PAN en Guanajuato…

 

…“es una historia de claro a oscurísimo, oscuro, tenebroso”

Ricardo Sheffield Padilla, expanista.

La intención por desprestigiar al fiscal carnal de Guanajuato continúa. Los conservadores lo defienden a capa y espada al igual que los empleados de la Fiscalía General del Estado, los jefes de zona, ministerios públicos, secretarias y secretarios, quienes en semanas pasadas posaron para la foto muy bien portados con mantas de apoyo al tan controvertido jefe.

Los diputados no se quedan atrás también ellos de manera disciplinada mandan mensajes de apoyo, inclusive el nuevo coordinador de Morena se vio tibio cuando los medios le preguntaron su opinión y él pareciera que está de acuerdo con su actuar, al no atreverse a cuestionarle ¿Será por mutuo propio? Al final en el medio político se sabe que Zamarripa cuenta con un software capaz de saber las conversaciones de llamadas y de WhatsApp de cualquier ciudadano que se requiera investigar incluyendo políticos incómodos, periodistas, columnistas, etc.

Al inicio de la semana el diputado local reelecto Rolando Alcantar propuso simplificar el proceso para que cualquier ciudadano levante una denuncia por algún posible delito que haya padecido, dicha propuesta se lee interesante pero pudiera ser más amplia e incluir el revisar todos los procesos internos de trato al usuario.

Les contaré lo que me pasó el lunes de esta semana. Muy gustoso pero además emocionado acepté ayudar a una familia que defraudaron con la promesa de una gestión para un permiso de alcoholes en el municipio de Guanajuato. Esta familia vive en una comunidad lejana, que más bien colinda con Silao y dado que en promedio para llegar a la cabecera municipal tienen que abordar dos camiones haciendo en promedio hora y media para llegar a su destino, me ofrecí a entregar un oficio con las pruebas en original y copia de los recibos de dinero de tan ruin supuesto gestor municipal. Primero ingresé a las oficinas donde dos ministeriales muy amables me recibieron indicándome dónde me tenía que registrar para poder entrar a las agencias. Ingresé y una señorita igual de amable me pidió registrara mis datos en su libro de control de acceso, puse mi nombre y hora de ingreso, luego me orientó indicándome donde se encontraba la agencia número 2. Subí las escaleras siguiendo las instrucciones, encontrándome con la cruda realidad en una sala de espera, pues había varias personas que parecía tenían rato allí (sus caras de fastidio lo decían todo). Me acerqué a la barra de madera (que conste que no era un bar llamado “La Fiscalía”). Casi de inmediato un joven me cuestionó el motivo de mi visita, señalándome otra persona que me recibiría el documento. Seguidamente ésta se levantó de su lugar y se acercó a la barra. Ella, una fémina (como dicen los penalistas) con lentes, de estatura media baja, robusta de entre 40 y 50 años de edad, muy seria me preguntó -¿qué se le ofrece?- le respondí -vengo a entregar estos documentos, son los oficios y sus anexos, vienen unos documentos originales y sus copias ¿sería tan amable de recibirme?-. Procedió a revisar el folder y me dijo -en un momento se los recibo-, pensando que sería un trámite rápido me quedé allí unos minutos de pie. Pasaron los primeros 10 minutos y nada así que decidí sentarme. Otros 10 minutos y nada, me dije entonces “bueno tengo que ser considerado deben tener algo de trabajo”, por lo que decidí ponerme a leer la síntesis informativa del día para ir preparando mi próxima columna semanal. Terminé de leer y me dediqué a observar a los presentes, dándome cuenta que en repetidas ocasiones salió un joven anunciando -¿Alguien que venga a la agencia 3?- preguntaba, pasaron los minutos y de mi oficio nada, me dije “Zamarripa, son muy buenos para tomarse la foto de apoyo, pero muy malos para atender”. Seguían transcurriendo los minutos y me tocó ver como llegaban con pollos rostizados introduciéndolos al interior de las oficinas, que conste que no soy perito especializado pero el aroma, y las latas de chiles en vinagre delataron al “Godin” (término utilizado para nombrar al burócrata arregladito y de corbata que espera su cheque quincenal). Luego de casi una hora salió la señorita que me recibió los documentos y en su camino hacia afuera del lugar pasó frente a mí y un tanto burlona me dijo “en 15 minutos mi compañera le recibirá el documento porque está ocupada con el Licenciado” me limité a responder “muchas gracias”. Pasaron entonces 45 minutos y dije ya basta después de casi dos horas, cuestioné – ¿A qué hora me recibirán mi documento pues ya tengo casi dos horas esperando un simple acuse? – y agregué -la verdad me voy a quejar, esto no se vale-. Entonces otra mujer se acercó a la barra y me preguntó -¿cuáles documentos son?- le expliqué que la otra los tenía, justo cuando ésta regresaba a su lugar. Los empezaron a buscar y no daban con bola por el susto, así que procedí a bajar la escalera para ir con el jefe de zona y hablar con él. Entré a su oficina, para entonces advierto que iba muy enojado, así que le dije a la señorita -disculpe el jefe de zona-, me respondió -está de vacaciones, ¿en qué le puedo servir?- (Con tal respuesta y dado que gracias a que escribo cada semana he desarrollado mi imaginación a niveles nunca antes explorados, lo vi en una playa paradisiaca observando el mar y con una cerveza en la mano). Entonces le expuse la espera interminable de casi dos horas para que me recibieran un documento que se quería agregar a una denuncia por fraude. Inmediatamente me respondió -pase a sentarse a la sala que está afuera de la oficina y veré su asunto- le respondí -mejor me subo a la agencia capaz de que usted me la aplica igual y me deja otras dos horas sentado allí-. Luego entonces me subí a la agencia y ya la joven abogada entregó el acuse y yo solo le dije a la secretaria del jefe de zona, que subió corriendo tras de mí -¿Cómo es posible que cuando ven que uno se molesta y se queja hasta entonces se ponen a trabajar?- Sin más comentarios…luego me dije “AMLO creo que tus reclamos contra el fiscal Zama son más que ciertos”.

Ya han pasado treinta años de que el PAN accedió al poder, debería ser un momento de reflexión profunda y no de festejos. Un partido gobernante extraviado de la realidad que se vive día con día, panistas que solo se preocupan por la chamba y los negocios, muchos corruptos, algunos acosadores y más de algún violador, etc. A los principios de doctrina y al humanismo político los mandaron de vacaciones e instituyeron la santa inquisición para expulsar a los militantes críticos como Carlos Arce Macias, en un proceso a todas luces violatorio de sus derechos humanos. Ahora inician una nueva aventura de supuesta apertura doble moralina anunciando que aceptarán el matrimonio igualitario, pronunciamiento que huele más a contrarrestar a los amenazantes movimientos de izquierda.

Termino aludiendo las palabras que en una entrevista dijo Carlos Medina, el primer gobernador panista, donde advirtió que el chambismo, el amiguismo y el compadrazgo “van a terminar con la confianza de la sociedad”.

Luis Guillermo Torres Saucedo
Abogado con estudios en las Maestrías en Derecho Constitucional, Administrativo y Fiscal y profesor del SABES.

Más noticias

Comentarios

spot_img