- Publicidad -
jueves, julio 29, 2021

¡Por fin, por fin, por fin!

Todos los cambios son buenos dicen, yo opino que sí, siempre y cuando sean para bien, más aún cuando una persona decide cambiar actitudes negativas, corregirse de algún vicio, levantarse temprano para llegar a tiempo a la escuela o a su trabajo, etc., aunque esto le implique un colosal esfuerzo o hasta sacrificio de viejas costumbres.

Pero si los cambios no son una decisión personal, sino impuestos por alguien más, requieren de un doble esfuerzo, convencerse de manera personal que así va y debe ser y que no queda de otra más que aceptarlos, o sea, como diría la abuela Chavelita de un buen amigo: “ahora se aguantan”.

En el país hemos visto ajustes que creemos serán para bien, como el hecho de que la Secretaria de Hacienda por medio del SAT persiga a los evasores fiscales, se cancelen las condonaciones fiscales a empresas poderosas, se identifique y sancione a empresas vendedoras y compradoras de facturas, etc., además de la gran trascendencia e importancia que adquirió la Unidad de Inteligencia Financiera encargada de detectar entre muchas otras atribuciones, las múltiples discrepancias fiscales en cuentas bancarias de muchos políticos; o bien ¿qué me dice sobre la buena noticia de que el INFONAVIT firmó un convenio con la Asociación Mexicana de Bancos (AMB), con la finalidad de otorgar más créditos a un menor costo?

Pero, nunca falta un prietito en el arroz, y tiene que ver con la tramitología en las dependencias federales. Ahora esta semana le di seguimiento a una problemática en el municipio de Yuriria en el estado de Guanajuato.

Resulta que los pescadores de la zona quienes obtienen sustento de la Laguna de Yuriria, se quejan amargamente del lirio acuático, problema que les afecta desde hace años y que por la nula intervención de la autoridad para remediar el mismo, hoy en día, no pueden llevar el sustento económico a sus casas. El gobierno federal a través de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural decretó la veda en la laguna durante los meses de abril, mayo y junio; a cambio de ello los pescadores recibirían un apoyo llamado el “Bienpesca” (Bienestar para la Pesca). Dicho apoyo asciende a 7 mil doscientos pesos, hasta allí todo bien, pero resulta que la subdelegación de pesca en Guanajuato se quedó sin titular y sin personal, por lo tanto nadie escucha y al parecer nadie puede solucionar el problema a los pescadores. Es más, se habla de que muchos de los trámites a realizarse en esa dependencia, deberán ser gestionados en otras ciudades del país. ¿Qué tal?, como si la gente tuviera dinero para andar realizando turismo burocrático. Los pescadores desesperados dicen que no hay nadie que les responda, ni les oriente tampoco en las oficinas de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca, en Celaya.

Con esto se comprueba que los trámites burocráticos, es un área de oportunidad a corregir por la 4T, ya que eso acarrea un verdadero malestar entre los ciudadanos, los cuales son los que juzgarán al gobierno en turno. Gobernar, no es solo cortar cabezas con el pretexto de la lucha contra la corrupción, aunque un gran número de ciudadanos lo aplauda sin importar las consecuencias. Es cuestión de opiniones y percepciones.

Sin embargo, ¡Por fin, por fin, por fin! Algo que no habíamos visto: salió alguien del gobierno estatal, presto y capaz de capitalizar el error burocrático de la 4T sobre el tema de los pescadores. Me refiero a José Francisco Gutiérrez Michel, secretario de Desarrollo Agroalimentario y Rural. Por lo que investigué es veterinario de profesión, reconocido como buen técnico en su materia, burócrata de carrera, que ha pasado por diversos puestos en la Secretaría que hoy dirige. Los empleados de dicha dependencia lo tienen bien catalogado, no es arrogante ni presumido, por el contrario es humilde y es fácil platicar con él, afirman.

Lo interesante del tema es que supo olfatear el problema, se metió a fondo, comenzó el diálogo con los pescadores y a hacer gestión con diversas dependencias. Como buen veterinario, le gusta tomar al “toro por los cuernos”. Por fin salió alguien interesado en trabajar por la gente. Ojalá que no sea ¡debut y despedida! pues ya demostró que tiene “zancas de jinete”. Conociendo bien los alcances de la dependencia que dirige, le recomiendo aplicarse en las demás comunidades del Estado, que no sea uno más de los que se quejan por falta de recursos, sea creativo, demuéstreles a los demás secretarios, así como a nuestro joven y temeroso gobernador; que se puede trabajar sin tanto recurso, solo caminando al lado de la gente más necesitada de nuestras comunidades. Sé y me consta que la gestión es una de las acciones que las personas siempre reconocerán y recordarán.

Luis Guillermo Torres Saucedo
Abogado con estudios en las Maestrías en Derecho Constitucional, Administrativo y Fiscal y profesor del SABES.

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img