- Publicidad -
sábado, noviembre 27, 2021

Una más del burro Van Rankin…

“Nos tiene mucho en la mente el presidente; ahora que le gusta poner canciones, que nos ponga la de “Siempre en mi mente” de Juan Gabriel, o que nos dedique una de esas, por que siempre nos trae en la mente”.

Diego Sinhué Rodríguez, gobernador de Guanajuato.

Para no perder la costumbre, en Palacio Nacional, en la famosa mañanera el nombre de Guanajuato relució una vez más dentro del golpeteo político con miras al 2024. El fiscal carnal Carlos Zamarripa, fue tachado por el presidente de mal funcionario dado los pésimos resultados en seguridad que existen a nivel nacional. Lo dicho no agradó a los grupos ultraconservadores de este bello estado, pero lo más interesante es que provocó que se subieran al ring mediático.

Uno de los que se lanzó a la defensa con muy desafortunadas declaraciones, fue el cuasi diputado y presidente estatal del PAN Román Cifuentes al referirse hacia los periodistas como “patiños” que asisten a palacio nacional a ventanear la realidad de nuestro estado. Una vez más se demuestra que la verdad no peca, pero incomoda. Y a todo esto, ¿Qué es un patiño? Pues ese calificativo sirve para describir a una persona a la que haces blanco de tus burlas, una especie de personaje secundario en la comedia que hace sobresalir al cómico principal. Al final del día mi apreciable lector, el apóstol de la 4T los pone y los tiene donde él quiere.

En mi humilde opinión, tenemos un gobernador que aún no cree que tiene el poder, un joven al que le ponen el cascabel como al gato y cae redondito, un gobernador que no tiene un programa social de impacto, en menos palabras estamos sin rumbo ya que la actual administración está rodeada por los mismos de siempre y peor aún bajo la sombra de MM. No existe un sello propio en la forma de ejercer el poder, lo cual se vio claramente en pasados días durante un evento en el congreso local donde el ex gobernador MM opacó con su presencia al actual mandatario, al grado tal que su lenguaje corporal imprimía una evidente inseguridad.

Sigo pensando, como lo mencioné en una de mis columnas anteriores, que para enfrentar el poder central es necesario además de ser muy inteligente, el no tener debilidades, pero, si optaste por proteger gente no grata, que ya se sabe que son el talón de Aquiles y están muy bien investigados por los órganos de seguridad nacional, seguirán siendo un problema.

El actual gobernador se desgastó antes de tiempo en su relación con el presidente morenista, tomó partido con un grupo de gobernadores que ya se van del poder. El de Jalisco que se pensaba era el mejor aliado lo traicionó, con un tema muy sensible para los leoneses “el agua del Zapotillo”. En la primera oportunidad se supo quienes son los verdaderos amigos y por lo que veo Diego se está quedando solo, cuando debió responderle al presidente no lo hizo, pero cuando debió quedarse callado imprudentemente contestó. El y su equipo cercano no han aprendido la lección, solo se limitan a aleccionar a sus funcionarios públicos de confianza para que por cualquier error que se tenga digan las palabras mágicas: “Es culpa del gobierno federal” (frase acompañada con una mirada de odio, desesperación e impotencia), para luego acabarse los argumentos.

Hay dos ejemplos claros que les pueden ayudar a entender más la realidad actual, la primera es Tamaulipas donde con golpes mediáticos y una buena investigación poco a poco se doblegó al gobernador de dicha entidad, al grado que no le sirvieron multitudinarias marchas que organizó en la capital de dicho estado. Ahora tenemos a Cabeza de Vaca en la lona con un congreso local de mayoría morenista y él con el riesgo de que al terminar su periodo pase a un encierro tras las rejas, pero eso sí, siempre fue muy machito para contestarle al presidente.

Por el contrario, en Chihuahua tenemos a un gobernador que se obligó desde el inicio de su administración con temas anticorrupción, transparencia y honestidad; comprometido con programas sociales, apoyado por la sociedad, Javier Corral dejará su estado natal a otra panista dado su buen gobierno, aunque ella esté relacionada, cuestionada y señalada en actos de corrupción con el exgobernador César Duarte. Corral supo enfrentar el poder de AMLO, no se peleó a lo tarugo, pero además no contestó ni cayó en el juego cuando lo quisieron meter al coliseo romano en el tema del agua del Río Bravo. Supo gobernar defendiendo las causas sociales, no a las camarillas y grupos políticos de su mismo partido, supo levantar la voz cuando era necesario, aún recuerdo el mensaje para las mujeres ante su rebelión nacional; vaya pues, él es un ejemplo de verdadero oficio político, no de radicalismos sectarios.

Ahora mi estimado lector acostúmbrese a las embestidas que vendrán desde palacio nacional y los trapitos al sol que les puedan sacar a nuestros gobernantes. La carrera por la gubernatura ya comenzó, los morenos saben bien que aún con la derrota en las elecciones anteriores pueden ganar, pues desgastaron al partido en el poder, provocaron que sacaran todas sus armas, además de estrategias de compra de votos, peor aún, provocaron que el gobierno estatal gastara mucho dinero, el cual ya no recuperará. Ahora se vienen recortes de personal en muchas áreas, lo cual traerá enojo y malestar pues muchas familias se verán afectadas. En política cuando necesitas entregar un gobierno del nivel que sea, se dice que debes poner un candidato débil, acaso será verdad lo que se ha rumorado en radio pasillo y es que el 2024 es la fecha límite para entregar el estado a los liberales. Al tiempo mi apreciable lector, al tiempo.

Luis Guillermo Torres Saucedo
Abogado con estudios en las Maestrías en Derecho Constitucional, Administrativo y Fiscal y profesor del SABES.

Más noticias

Comentarios

spot_img