- Publicidad -
domingo, junio 13, 2021

#UnDíaSinNosotras

La ola de indignación envuelve el horizonte nacional, ensombrecido por violencias incontenidas contra mujeres -e impunidad-, visibilizadas aún más por feminicidios de Ingrid y Fátima.

Último año: Diez mujeres al día privadas de su vida.  Mujeres hartas, encorajinadas, iracundas. Diversidad de colectivos convocan a lunes 9 de marzo: Ni una mujer en las calles. Ni una mujer en los trabajos. Ni una niña en las escuelas. Ni una joven en las universidades. Ni una mujer comprando. ¡EL NUEVE NINGUNA SE MUEVE! Paro nacional impulsado allende clases sociales, ideologías, partidos, religiones; apuntalado en conciencia de igual dignidad de mujeres y hombres, y de nuestras circunstancias agravadas de vulnerabilidad de niñas y mujeres-víctimas.

El maltrato empieza por padrastros, primos o tíos, incluso padres; hostigamientos o abusos extendidos en baldíos, transporte público, escuela, trabajo o sacristía; incluye secular violencia institucional y estructural, no excluye victimarias mujeres. Vergüenza nacional.

Siendo Procurador de Justicia de Guanajuato (1991-94) adquirí otra dimensión del fenómeno de violencias contra mujeres, cuando visitando a delegación del MP en Jerécuaro, recibí directo denuncia de madre contra padre que violaba a su hija preadolescente, ahí presente, ausente. Para 1993 organizamos Primera Reunión Nacional de Agencias Especializadas del Ministerio Público para la Atención de Delitos Sexuales, a propuesta del Grupo Plural Pro Víctimas, A.C; cuyo objetivo era perfeccionar modelo de Agencias del MP especializadas y promocionarlo en estados –participaron 21- donde aún no existían; recupero lo dicho: “La procuración de justicia no puede ver a ninguna como medio de nada ni de nadie, somos todos auto-fines”. Ma. de la Luz Lima y Luis Rodríguez Manzanera, relatores. (Aprecio reconocimiento recibido de Patricia Olamendi en Segunda Reunión Nacional, 1995).

Principios: toda acción consciente y libre, sea en ámbito público o privado, es finalmente una posición responsable frente al bien y al mal y es, por tanto, de índole moral. ”La acción política de la mujer tiene más claras posibilidades y logra éxitos fecundos en forma de acción metodizada que encuentra su punto de partida en emplear el influjo femenino no para apartar y retraer, sino para impulsar y lanzar a ciudadanos al cumplimiento de sus deberes…” (Antecedente: iniciativa de voto a la mujer en Cámara de Diputados, 1946, aprobada siete años después).

Emergen feminismos militantes que entiende multicausalidad y saben que mitad de la población cuenta con fortalezas y energías para contener a la otra mitad más fuerte en capacidad de expresiones violentas. Voces de “esa mitad se plantean hoy salvaguardar la vida humana, y un horizonte de vida digno para todas”, en la que las más jóvenes tienen rol más destacado. Ganamos todos con #UnDíaSinNosotras si avanza “Decálogo feminista” consensuado, alcanzable, con objetivos explícitos: estrategias de seguridad pública con enfoque de género, integral y transversal; capacidades de prevención institucional de tres órdenes de gobierno; alerta nacional de violencia de género; homologar tipo penal de feminicidios; alto a revictimización; acceso de mujeres a la justicia; fiscales especializados (ya impulsamos); policías capacitados y coordinados, entre otros.  Actitud feminista: ¿gradual, incremental, reformista? ¿revolucionaria? ¿pragmática, moderada, radical, violenta? ¿Arte de lo posible a partir de nuestra realidad? ¿Cambio democrático y pacífico de estructuras a paso de revolución?

Las reacciones del presidente López evidencian ignorancia, falta de empatía, estupidez: su “decálogo” alterno, -esposa se sumó al paro y se echó atrás, su marido no la deja-, y estigmatiza movimiento: atribuye al conservadurismo y equipara a intento golpista. Otros gobernantes, autistas . No faltan aprovechados, ni extremistas con demandas “ultra” decálogo (ir más allá: condicionar a ser proabortista a quienes respetan incondicionalmente vida humana desde su concepción, o  exhibir prejuicios sobre “intenciones” reales o imaginarias de apoyadores de paro, o feministas que las quieren sumisas y obedientes, o secuestradoras del tema que consideran tienen monopolio o exclusividad), restan eficacia. Lo fundamental hoy: evitar dolor evitable a las mujeres. Todos facilitemos: todas ausentes.

¡EL NUEVE NINGUNA SE MUEVE!

Juan Miguel Alcántara Soria
Analista político y experto en seguridad.

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img