- Publicidad -
lunes, noviembre 28, 2022

Atrocidades en el Bajío

Por. Luis Carlos Sánchez Díaz

Como cada bimestre, Causa en Común, publica los resultados del informe “Galería del horror: atrocidades y eventos de alto impacto registrados en medios periodísticos”. En el informe se presentan y analizan hechos considerados como atroces, definiendo éstos: “como el uso intencional de la fuerza física para causar muerte, laceración o maltrato extremo; para causar la muerte de un alto número de personas; para causar la muerte de personas vulnerables o de interés político, y/o para provocar terror entre la población”.

Visibilizar este tipo de hechos violentos es de vital importancia, ya que nos permite generar narrativas contrarias a la supuesta pacificación que se declara por parte de los gobiernos. En esta ocasión se presentan algunos resultados de la región Bajío conformada por los estados de Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas, a fin de dar cuenta del incremento de las violencias, en donde de acuerdo al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de enero a octubre de 2022, en el Bajío ocurrieron 8,452 homicidios dolosos.

Más allá de la estadística de homicidios dolosos, resulta indispensable cualificar el grado de violencia con el que ocurren estos asesinatos. De enero a octubre, se han presentado en el Bajío 1,494 hechos que pueden ser catalogados como atrocidades, de los cuales se desprenden al menos 2,162 víctimas. Guanajuato, Michoacán, Jalisco y Michoacán se encuentran a nivel nacional, entre las principales entidades en donde ocurren este tipo de actos. Cabe puntualizar que habrá un número indeterminado de atrocidades que no fueron registradas por los medios, y que permanecen aún sin ser conocidas.

Explorando el tipo de atrocidades que ocurrieron en el Bajío, 73% se concentra en casos de tortura (al menos 392); mutilación, descuartizamiento y destrucción de cadáveres (al menos 230); masacres (al menos 181); asesinato de mujeres con crueldad extrema (al menos 177); y el asesinato de niñas, niños y adolescentes son las que se presentan con mayor frecuencia (al menos 118).

De igual forma, es la región es donde más masacres se han registrado, siendo Guanajuato el estado que encabeza el número de masacres, con al menos 53, seguido de Michoacán con 51 casos y Zacatecas con al menos 41.  Un ejemplo de lo anterior es la masacre ocurrida el pasado lunes, en Tarimoro, Guanajuato, en donde sujetos armados masacraron a la familia de un comandante de policía, dejando el saldo dos hombres, una mujer y una bebé de siete meses de nacida asesinados.

Es destacable el recrudecimiento de la violencia en contra de la población, incluyendo aquella que ocurre en contra de los miembros de las corporaciones de seguridad. Hasta el 20 de noviembre de 2022, en México han asesinado a 369 policías, siendo el Bajío, la región con más casos, al acumular casi el 40% de los registros.

 

Conteo de policías asesinados en 2022

Estado Número Porcentaje a nivel nacional
Zacatecas 49 13.3%
Guanajuato 46 12.5%
Michoacán 24 6.5%
Jalisco 22 6%
San Luis Potosí 5 1.4%

FUENTE: ELABORADO POR CAUSA EN COMÚN, CON BASE EN NOTAS PERIODÍSTICAS.

De igual forma, es indispensable poner atención en el aumento de asesinatos de mujeres con crueldad extrema. De los 662 casos registrados por Causa en Común, el 23% ocurrieron en cuatro entidades del Bajío, en Michoacán al menos 50 casos; Guanajuato 49; Zacatecas 30; y Jalisco al menos 28.

Las atrocidades son un fenómeno que se ha profundizado y desgraciadamente normalizado entre sectores de la sociedad. Cada día encontramos que los medios de comunicación se encuentran saturados de actos violentos, sin que estos hechos generen una sensibilidad en la población y mucho menos que las autoridades implementen verdaderas estrategias de seguridad. Al contrario, se minimiza la violencia y se declara constantemente que se está reduciendo, lo que ha generado que la impunidad siga incrementándose y que en ciudades del Bajío cada vez las personas se sientan más inseguras. Ejemplo de lo anterior son Fresnillo e Irapuato, en donde más del 90% de su población se siente insegura y no confía en sus autoridades, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del INEGI.

Pese a que la constante es la indiferencia, no podemos acostumbrarnos al terror y la angustia que genera vivir en un país colmado de violencias.

[1] Causa en Común, (2022) Disponible en:

Atrocidades 2022

Más noticias

Comentarios

spot_img