- Publicidad -
viernes, septiembre 30, 2022

A más de un año de masacre en anexo de Irapuato, reabren sus puertas sin permisos; ya fue clausurado

Irapuato, Gto. El Municipio clausuró el anexo ‘Buscando el camino a mi recuperación’ de la
comunidad Arandas, pues ya operaba nuevamente sin permiso, luego de haber permanecido cerrado durante más de un año a causa de un ataque armado, donde fueron asesinados 27 internos.

Foto: Especial.

Esto fue confirmado por el titular de Proximidad Ciudadana de la Secretaría de Seguridad
Ciudadana de Irapuato (SCI), Julio Borja.

“Se cerró donde fueron las ejecuciones lamentablemente hace un año, nos llegó la
denuncia, activamos los protocolos; abrieron en el mismo lugar e inmediatamente por parte
de la Secretaría y dependencias del Municipio se activó el protocolo”.

Detalló que la denuncia llegó, luego de lo ocurrido en el anexo, ubicado en La Calera, donde cabe recordar que un hombre fue asesinado a golpes, durante una riña.

“Inmediatamente empezamos a buscar, se fue se hizo una indagación y sí efectivamente.
Tenía poco (abierto) una semana, pero ya tenía jóvenes con adicciones y lógicamente que
no se iba a permitir”.

El funcionario municipal precisó que de este anexo de la comunidad Arandas, se desalojó sólo a cuatro internos, a quienes se les canalizó a otros centros, para darle continuidad a las terapias.

Apuntó que tendría que haber repercusiones para la persona que decidió abrir en el mismo
domicilio, de la calle Cerrada Guanajuato.

“Nosotros como Seguridad, pasamos los reportes a las áreas correspondientes para su seguimiento; reabrió, sin tener ningún documento, es por eso que tenemos que tener comunicación directa con estos lugares”.

A finales de julio, Zona Franca realizó un recorrido, y se podía observar que la fachada del inmueble se pintó de amarillo, pero con estructuras de rejas, ventanas y escaleras en color café, algunas personas precisaron que ahí habita uno de los familiares del dueño del anexo, pero no había certeza de ello.

De acuerdo con Julio Borja, actualmente 36 anexos operan con permiso y/ o en trámite,
pero hubo otros que aunque pasaron las primeras revisiones, ya no dieron continuidad al tema.

Explicó que hay coordinación entre autoridades municipales para dar seguimiento a los trámites de cada uno de los centros, y es que subrayó que preocupa que haya malas prácticas dentro de anexos, que de detectarse, se interviene para proceder al cierre.

Por último añadió que del centro de rehabilitación de La Calera, se desalojó a 36 jóvenes que también fueron canalizados a asociaciones regularizadas, donde el Municipio tiene relación para dar seguimiento a los casos de los internos, cuyas familias aceptaron el apoyo.

Más noticias

Comentarios

spot_img