- Publicidad -
lunes, abril 12, 2021

Catedrática de la UG alerta sobre crecimiento de la obesidad en la zona centro de México

León, Gto. La inseguridad y el desarrollo industrial son factores importantes que influyen en los índices de obesidad entre los adultos mayores en Guanajuato. Así lo advirtió Luz Elvia Vera Becerra, coordinadora de la Licenciatura en Nutrición de la Universidad de Guanajuato.

La catedrática señaló que la Encuesta Nacional de Nutrición reporta por zonas y luego lo divide en área rural y urbana. En el caso del centro del país se reporta una prevalencia de sobrepeso del 40.5 por ciento y de obesidad 33 por ciento.

“Estamos hablando en total de un 73.5 por ciento de sobrepeso y obesidad juntos y compararlos con un 2 por ciento de desnutrición que tenemos es el otro extremo (…) nos llamó mucho la atención el desarrollo en el área rural a un 70 por ciento de sobrepeso y obesidad”.

La especialista observó también estos cambios en el patrón de actividad social, es decir, es una de las entidades que por estar en el centro del país, está puesta a cambios en los hábitos de alimentación y los horarios de trabajo.

“Se observa un incremento importante en el riesgo del desarrollo de sobrepeso y obesidad debido a los cambios (…) en el desarrollo sobre modificación de la actividad física por cuestiones de seguridad, entonces las personas tratan de salir menos a caminar”.

Expuso que la pandemia vino a modificar muchas de las cosas que que se tenían planeadas e incrementó otros riesgos, por los cambios que se han dado en los esquemas laborales, afectando a un sector específico de la población.

“En las últimas dos encuestas Guanajuato tiene un mayor al índice al nacional con tendencia hacia arriba. Es algo que debemos enfrentar antes de llegar a ser de los primeros en México. Creo que hay que hacer cosas en toda la república pero específicamente en Guanajuato”, advirtió.

Indicó que a pesar de los esfuerzos de política pública, en productos como refrescos, no se se han reflejado en el consumo general, por lo que habría que hacer también una importante evaluación a nivel estatal de cómo perciben las personas comprar los alimentos.

“Antes era complejo y creo que sigue siendo complejo para las personas entender qué significa exceso de sodio, poder identificar cuánta energía nos proporciona cada alimento”.

Explicó que el diseño y desarrollo de política pública, que realmente tenga efectos para la población y que no responda a los intereses de la industria alimentaria, es parte de la congruencia que debe buscarse.

“Creo que este es el mejor momento para hacer cambios en los hábitos de alimentación, en el estilo de vida (…) Este es un llamado de atención muy importante por que las personas no pueden perder peso de un día para otro, pero sí creo que es muy importante cualquier esfuerzo por combatir y prevenir”.

Por lo anterior, dijo que se requiere un esfuerzo mayor en educación, además de que en los programas de desarrollo social, se considere ayuda de los nutriólogos en las políticas públicas.

Más noticias

Comentarios

spot_img