- Publicidad -
viernes, julio 19, 2024

Con un fuerte dispositivo de seguridad dan el último adiós a víctimas de la masacre en vecindad de la Industrial

León, Gto. Con un fuerte dispositivo de seguridad por parte de agentes de la Guardia Nacional, Ejército Mexicano y de la Policía Municipal, fueron despedidas las seis víctimas de la masacre cometida la noche del domingo 9 de junio, en una vecindad de la colonia Industrial.

Las autoridades permanecieron desde la mañana de ayer martes, incluso antes de la entrega de los cuerpos de una señora de 55 años, sus dos hijas y otra mujer, quien al parecer era una amiga de ellas, además de Regina, la bebé de tan solo tres meses y un niño de dos años.

Los familiares y amigos de Naomi Narayama, Aracely, Nayeli Yareck y Ana Cristina y los dos pequeños, les dieron el último adiós en el Panteón Municipal Norte, ubicado sobre la avenida Antonio de Silva, en la colonia Las Trojes.

Minutos después del mediodía de ayer, los cuerpos de las víctimas fueron entregados a sus familiares, donde los velaron en una casa de la calle Honduras esquina con la avenida Campeche.

Hasta el lugar se dieron cita cientos de personas que conocieron a la familia para darle el último adiós.

Los asistentes inconsolables de haber perdido a sus seres queridos sin alcanzar a comprender del todo los hechos por la temprana edad de los dos bebés.

La tarde de este miércoles, poco antes de las 14:00 horas, se llevó a cabo una misa de cuerpos presentes en dicho domicilio, donde el sacerdote deseó pronta resignación a la familia y les pidió comprender los designios divinos y rezar por su descanso eterno.

Durante la ceremonia, todos mostraban una mirada perdida que reflejaba tristeza y al mismo tiempo impotencia.

Al terminar la ceremonia litúrgica, las carrozas rodeadas y adornadas con coronas y arreglos florales partieron con los seis féretros de madera; cuatro de ellos color caoba donde reposaban los cuerpos de Naomi, Aracely, Nayeli y Ana; mientras que los ataúdes los pequeños del mismo acabado, pero en color blanco hacia la que sería su última morada en el panteón de Las Trojes.

Detrás de ellos, circularon decenas de autos y camiones que se unieron al cortejo fúnebre para su despedida, formando una extensa caravana.

Al llegar al cementerio, la familia más cercana rodeó el ataúd para brindar un dolido “hasta luego”, mientras más de 200 personas, vecinos y amigos rodeaban la triste escena.

Unos troqueros ya los esperaban y al son de “Un puño de tierra”, “Nadie es eterno en el mundo”, seguido de “Hermoso cariño”, los cuerpos de las víctimas fueron llevados a las gavetas.

Las lágrimas comenzaron a rodar por los rostros de los presentes, algunos hombres que portaban gorras se las quitaron en señal de respeto.

Otros se quitaron los lentes oscuros sin ocultar la tristeza y lágrimas de perder a un ser querido que sin duda les ha dejado un gran vacío en sus corazones.

Mientras la música seguía sonando, entre los presentes se escuchó “Mi niña, te vamos a extrañar” mientras que otros gritaban “Te echaremos de menos hermana chula”.

ÚLTIMAS NOTICIAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

LO MÁS LEÍDO