- Publicidad -
viernes, septiembre 30, 2022

Economista sugiere una forma de hacer frente a crisis económica

Celaya, Gto. Bartola necesitaba de dos pesos para pagar la renta, el teléfono y la luz, todavía le sobraban para el gasto y tenía que guardar para el alipús de su marido.

Ahora los tiempos cambiaron, incluso en una familia mexicana promedio de cuatro integrantes: papá, mamá y dos hijos, no basta que el matrimonio trabaje, con su salario mínimo mensual no alcanza para comprar la canasta básica.

Sin embargo, hay una fórmula que podría funcionar para que las familias, puedan pagar la renta, el teléfono, la luz, el gasto y quizá no el alipús, pero sí un momento de esparcimiento.

“Págate a ti primero”, recomendación de Mauricio Hernández Mendoza, doctorado en ciencias administrativas, quien aconseja separar el 10 por ciento del salario al mes como un ahorro para contingencias y evitar el endeudamiento.

Después elaborar una lista de los gastos básicos y necesarios en el hogar, es decir, aquellos que la familia no puede dejar de realizar como: renta, agua, luz, gas, educación y distinguirlos de otros gastos a prescindir como recreación y entretenimiento.

“Elaborar el presupuesto es una herramienta útil y potente para tener control en los ingresos y gastos de la familia, pero no existe el hábito para controlar el ingreso familiar que se diluye”.

El especialista Hernández Mendoza apunta que estudios establecen que en México, entre el 10 y 15 por ciento “son gastos hormiga” y no son identificados, que al final del mes, acumula una bolsa impactante para cumplir con gastos que si son de primera necesidad en el hogar.

“Hay que registrar los gastos y comparar con el presupuesto familiar para generar los menores desfases y asegurar cumplir con las necesidades básicas del hogar”. 

Caso contrario, existe un riesgo de recurrir al endeudamiento o excederse en el uso de la tarjeta de crédito, donde se crea una manera artificial de hacer crecer el ingreso, sobre todo en épocas de inflación cuando el ingreso pierde poder de compra para satisfacer las necesidades.

“es un grave error en finanzas personales, porque solo se satisface necesidades presentes con recursos que en un futuro debería de ser para primeras necesidades, de ahí que al endeudarse las familias comprometen la capacidad que el mediano y largo plazo cumpla con sus necesidades”.

De tal forma que al conjugar los intereses desorbitados de la tarjeta de crédito y el crecimiento descontrolado de los precios, las familias no podrán cumplir con sus gastos.

Foto: especial

“No existe cultura y hábito de cuidar las finanzas personales, que es muy importante la disciplina satisfacer las necesidades antes de caer en gastos no necesarios, además de no planear gastos y ahorros en tiempos prolongados, porque la inflación hace inoperante el presupuesto y no alcanzará a comprarse con lo establecido en un inicio”. 

Ahora que se anuncia el incremento del salario mínimo un 22 por ciento, podría ser el inicio alentador para reducir la “línea de la pobreza” al 31 por ciento, porque el salario mínimo está desfasado para satisfacer necesidades básicas.

“El objetivo que se plantea con este aumento al salario mínimo es, que para el 2024, esta brecha queda superada y el salario mínimo sea suficiente para satisfacer la canasta básica al mes, porque ahora esta brecha se abre y provoca familias más pobres”.

Mauricio Hernández Mendoza, expuso que: “Es un Derecho Humano satisfacer las necesidades básicas inherentes a la persona”.

Más noticias

Comentarios

spot_img