- Publicidad -
jueves, febrero 25, 2021

Familia irapuatense espera apoyo para terapias de Toñito en el CRIT

Irapuato, Gto.  La familia Delgado González espera una llamada del personal del Centro de Rehabilitación e Inclusión Infantil Teletón (CRIT) Guanajuato, para tener acceso a las terapias de Toñito, un menor de nueve meses con retraso psicomotor, secuelas neurológicas de asfixia perinatal.
“Él tiene dos o más tipos de convulsiones y aparte el retraso psicomotor de segundo grado, y a parte tienen dificultades para comer”, señala el padre del menor, Luis Alberto Delgado Figueroa.

Foto: Laura Villafaña.

Detalló que Toñito es su segundo hijo nación en marzo. El día dos, su esposa Marisol González entró en labor de parto y como no hubo tiempo de llegar al hospital, acudieron a una partera que estaba cerca de su casa.
“Se complicó en el parto, se quedó atorado el niño, nació, pero no estaba respirando, lo estuvieron reanimando hasta que tuvo señales de vida, duro tiempo sin oxígeno, (y eso) lo afectó”.
El menor presentó asfixia perinatal y fue trasladado de emergencia al Hospital Materno Infantil, donde permaneció siete días en terapia intensiva.
“Su situación era delicada porque cuando llegó al hospital convulsionó, los doctores lo atendieron rápido en cuanto llegó, duró siete días en terapia intensiva y once días más internado, estaba conectado a un catéter, tenía respiración artificial, si le quitaban el tuvo me decían que estaba muerto, pero se fue recuperando más rápido que un bebé prematuro porque sus pulmones estaban desarrollados, lo malo fue la asfixia al nacer y el meconio que comió”.
Una vez que el menor fue dado de alta del nosocomio, presentó dificultades para succionar, por lo que los primeros días sus papás usaban una jeringa para alimentarlo, pero también siguió con convulsiones, por lo que le recetaron medicamento para prevenirlas.
No obstante, a causa de la contingencia por COVID- 19, se reprogramaron las consultas de Toñito, cuyos padres tuvieron que enfrentarse a una difícil situación al buscar un servicio particular y costear los gastos de pediatras, neurólogos, medicamentos, terapias.

A los dos meses de nacido, Toñito comenzó sus terapias mediante servicio particular, lo que significaba un gasto de 2 mil 500 pesos por diez sesiones.
“Al principio lo llevábamos una o dos meses por semana, porque económicamente no podíamos, ya después nos empezó a decir la terapeuta que necesitaba lo lleváramos más constantemente, tres veces por semana, ahora sí que, haciendo rifas, recabando dinero con la gente conocida”.
A través de redes sociales ‘Todos Somos Toñito’, sus padres difundieron el caso para buscar el apoyo de las personas. Luis Alberto continuó su trabajo en un taller mecánico, donde no cuenta con un salario fijo y su esposa, Marisol, divide su tiempo, entre la atención especial y necesaria que requiere el pequeño y la venta en fin de semana de dulces, semillas y cacahuates, desplazándose a otros municipios. Todo ello, para solventar los gastos que mejoren la calidad de vida de su hijo, los cuales se estiman entre 50 y 60 mil pesos, pues no solo son terapias.
“El neuropediatra, estamos llevándolo con un neurólogo de León, son mil pesos de consulta, a parte viáticos, son 600 o 700 pesos de los viáticos, sin contar que ese día tengo que perder de trabajar, los medicamentos, gracias a Dios uno me lo dan en el Hospital con el que le dieron de alta”.
Aunque inicialmente, el menor fue tratado con un neurólogo de Irapuato, este le recetó un medicamento muy fuerte, lo que complicó la salud de Toñito.

Foto: Laura Villafaña.

Toñito a veces presenta decaídas en su salud, lo que también implica gastos pediátricos, estudios y otros medicamentos de patente.

Luis Alberto contó que pidieron apoyo en el DIF, pero sin tomarles datos, solo les respondieron que hasta que terminará la contingencia; y posteriormente buscaron en el CRIT, donde derivado de la pandemia no estaban aceptando a los menores de cinco años.
Fue hasta el 3 de noviembre, cuando del CRIT les dieron un número de carnet para ser puestos en lista de espera.
A través de una publicación que los padres hicieron en redes sociales, fue que gente del CRIT se contacto para apoyarlos, por lo que están en espera de una llamada, que les asegure un lugar en el centro de rehabilitación, donde las terapias podrían facilitarse de manera virtual, dado que, por su edad, es difícil por la contingencia que puedan ser presenciales.
En redes sociales, la familia mantiene al tanto a la gente que los apoya, del estado del menor.
“Mi esposa es ama de casa, ahorita sábado y domingo sale a vender sus botas, al niño le tiene que dar un cuidado más especial, ahorita hay días que va, que no va, porque el niño no quiere comer bien y ella se tiene que dar tiempo para atenderlo y cuidando, mientras yo trabajo en un taller mecánico, yo no tengo sueldo fijo, gano por lo que haga, ha bajado el trabajo y hay veces que no alcanzamos con los gastos del niño, el sostén de la casa, pagar renta, y cuando se enferma”.

Más noticias

Navarro, el poder como revancha

Hay quien entiende el poder solo como la posibilidad de ejercer todas las revanchas que quiera. Uno de ellos, sin duda es Alejandro Navarro,...

Colegio de Enfermería de León pide paciencia para priorizar vacuna

León, Gto. La presidenta del Colegio de Enfermería de León, María del Carmen García Vera, se pronunció por la paciencia de esperar las vacunas...

Matrícula de preescolares privados en León cae 35 por ciento durante la pandemia

León, Gto. Durante el ciclo escolar 2020-2021, la matrícula de estudiantes en el nivel de preescolar ha registrado una baja del 35 por ciento,...

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí