- Publicidad -
lunes, julio 15, 2024

Habitantes de Alfaro carecen de agua y piden que se agilice escrituración para regular el predio

León, Gto. La comunidad de Alfaro, que se encuentra en una zona irregular en el catastro de la ciudad, está sufriendo de estiaje y carece de un pozo en funcionamiento. Actualmente, pagan hasta mil 400 pesos para llenar sus tambos de agua a través de particulares.

Con una población de más de 3 mil personas, la escasez de agua es una realidad total en toda la comunidad. En la actualidad, se ven obligados a limitar el agua destinada al uso humano, lo que provoca que las plantas estén secas por el calor y la falta de agua tanto en el pozo como en la presa de la zona.

Foto: Luis Rivera.

Según la información proporcionada por el delegado Nazario Lezama y la comunidad, el pozo fue cedido a SAPAL hace más de un año, pero se informa que el cuerpo de agua sigue perteneciendo a los habitantes. Aunque en la actualidad el pozo se encuentra descompuesto, es información que la paramunicipal tiene para los habitantes de esta comunidad alejada de la mancha urbana, donde también se enfrentan a la escasez de agua.

El delegado de la comunidad responsabiliza de la mala gestión y de la entrega del pozo al comité local de la administración pasada, lo que ha generado problemas con el suministro de agua vital para sus hogares.

Foto: Luis Rivera.

“El problema principal es que estamos en una situación irregular, y la mala gestión del comité anterior resultó en la entrega del pozo de la comunidad. El pozo nos brindó servicio durante 36 años, y fue cedido en septiembre de 2022 (…). Desde que entregamos el pozo, no hemos tenido agua, ya que se cedió a SAPAL y ya no podemos hacer uso de él. Lo único que esperamos es una respuesta del ingeniero Enrique de Haro Maldonado”, indicó el delegado.

Agregó que la administración anterior de la comunidad desechó el proyecto argumentando una falla técnica en la bomba.

Foto: Luis Rivera.

“Solicitaría que se agilice la escrituración para que podamos tener los servicios, principalmente el agua, que es lo básico, y luego continuar con otros servicios que podamos tener. El hecho de que la colonia sea irregular ha obstaculizado mucho el tema del agua. Nuestra comunidad ha funcionado muy mal”, señaló el delegado de Alfaro.

Cada semana, sin un día específico, las pipas de SAPAL llevan agua de manera gratuita a los habitantes de la comunidad, pero solo les dejan de 2 a 3 barriles por familia, donde cada barril tiene capacidad para 200 litros. Esta cantidad es insuficiente para los hogares que necesitan agua para lavar la ropa, bañarse, limpiar la casa y realizar otras actividades que requieren su consumo.

Foto: Luis Rivera.

Natalia, una vecina de la calle principal de la comunidad de Alfaro, llena sus cubetas con agua de los tambos que llenó durante la semana para poder sobrevivir. La pipa de SAPAL solo pudo llenar un poco más de tres barriles de agua.

Foto: Luis Rivera.

“Estamos batallando bastante con el agua, no hay en el pozo, ni en la presa, la de los trastes la reunamos para el baño, cuando nos bañamos también para el baño o las plantas, porque no nos alcanza; habido días que nos quedamos sin agua en los tambos”, indico

Natalia desde el interior de su hogar. Por el hecho de vivir tan alejados, la pipa de SAPAL solo pasa una vez a la semana, y cuando se acaba el agua tienen que hacer uso de los carros cisterna particulares.

Pero estos llegan a dejar hasta 10 mil litros en más de  mil 400 pesos para la parte alta de la comunidad y hasta en 600 pesos dónde los accesos no son tan complicados para la pesada unidad cargada de agua.

ÚLTIMAS NOTICIAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

LO MÁS LEÍDO