- Publicidad -
sábado, abril 10, 2021

Niñas y niños viven pandemia con miedo a la crisis económica y al contagio: NIMA

León, Gto. Las niñas, niños y adolescentes de Guanajuato están conscientes de los efectos de la pandemia de COVID-19. Sus efectos indirectos como la crisis económica, así como la falta de conciencia social ante la emergencia sanitaria se revela como las principales preocupaciones y enojos experimentados por este sector poblacional.

Así lo mostró el estudio de la percepción de niñas, niños y adolescentes de los efectos de la pandemia por la COVID-19 desde el enfoque de Derechos Humanos, realizado por Centro de Promoción de los Derechos Humanos NIMA.

Foto: especial

La directora de NIMA, Alma Padilla García, la coordinadora de investigación de NIMA, María de Lourdes Patiño Barba y Fernando Cuevas de la Garza, investigador de la Universidad de LaSalle Bajío, presentaron la investigación realizada mediante una muestra obtenida de 3 mil 797 encuestas válidas con un nivel de confianza del 98 por ciento.

Entre los encuestados mayoritariamente se encuentran los menores entre 16 y 17 años con 48 por ciento, seguido de los de 13 a 15 años de edad con el 43.1 por ciento; los niños de 6 a 12 años representan el 7.9 por ciento de los encuestados. El 58.7 por ciento eran mujeres y el 38.1 hombres.

Alma Padilla expuso que más de la mitad de niñas, niños y adolescentes refirieron sentirse alegres casi siempre con el confinamiento. Algunas veces en el 54.3 y 49.3 por ciento de los encuestados. Igualmente se sienten tranquilos el 49.3 por ciento, aburridos el 69 por ciento y con sentimiento de soledad en el 28 por ciento de los casos.

“Niñas y niños de 6 a 12 años refirieron en proporción muy baja sentirse alegres casi todos los días, con 4.8 por ciento, muy seguido el 5.6 por ciento a diferencia de los adolescentes de 16 y 17 años.

Foto: especial

“Quienes expresaron más preocupación con el 15 por ciento fueron los varones quienes dijeron sentirse más alegres todos los días en un 26.7 por ciento, en contraste con las mujeres con el 19.6 por ciento. Además de más aburridas con 41.4 por ciento, menos tranquilas, más tristes, enojadas, preocupadas, solas y con miedo”.

Indicaron que algo a resaltar es que a mayor edad, hay más conocimiento de la naturaleza de la COVID-19 y las medidas preventivas. La mayoría de los niños, niñas y adolescentes está de acuerdo con el confinamiento, incluso más acentuados en Guanajuato respecto al resto del país.

Las principales preocupaciones de niñas, niños y adolescentes son el contagio de coronavirus con un 79 por ciento; que su mamá o papá pierda en el trabajo en 79 por ciento, no tener dinero para comer o comprar lo necesario con un 76.7 por ciento. A las niñas y a los niños de 6 a 12 años les preocupa que muera mucha gente con un 67.5 por ciento de los encuestados.

Mientras tanto, los principales motivos de tristeza en los menores de edad son el encierro, la no convivencia y los problemas sociales. Niñas y niños de 6 a 12 años refirieron en mayor proporción el encierro como tristeza en un 34.6 por ciento, mientras la violencia es referida como motivo de tristeza por las mujeres casi el doble que en los hombres con el 9 y 4.8 por ciento.

“Entre las principales actividades que los niñas niños y adolescentes expresaron que han realizado durante la pandemia casi todos los días, en el 93.6 por ciento está tomar clases y hacer tareas de la escuela por televisión o celular seguido de charlar con amigas o amigos. Con el 68.8 por ciento escuchar música y bailar con el 61.2 por ciento y ver videos películas o series con el 54.3 por ciento de los casos”.

Foto: especial

Dentro de las conclusiones resaltan que el miedo a enfermar y morir, es lo que más pesa para los niñas niños y adolescentes, como una preocupación constante expresaron insistentemente en el enojo con las personas que no acatan las medidas preventivas para evitar más muertes y volver a la normalidad.

“También hay una intensa preocupación por la situación económica, tanto a niveles familiar como social, que van desde el miedo a no poder tener lo básico en casa o dejar la escuela por dificultades económicas, hasta la pérdida masiva de empleos antes de la precarización económica”.

Por ello, advirtieron que el deseo de trabajar para apoyar la economía familiar podría generar deserción escolar, en tanto la violencia en casa es el cuarto lugar de los motivos que generan tristeza.

Más noticias

Comentarios

spot_img