- Publicidad -
sábado, julio 2, 2022

No sólo Monterrey vive desabasto, en Hermosillo las personas tampoco tienen agua

Por Dulce Olvera

Ciudad de México, 20 de junio (SinEmbargo).– El norte enfrenta los estragos de la sequía. En la zona metropolitana de Monterrey llevan tres meses con tandeo de agua porque las presas “Cerro Prieto” y “La Boca” están al menos del 10 por ciento de capacidad, escasez que ha escalado a estimulación de lluvias en nubes, desabasto de garrafones y hallazgos de tomas clandestinas de ranchos.

Pero en el norte de Hermosillo también claman por este derecho humano tras semanas de baja presión y desabasto durante el día.

A la par de la sequía en el norte del país, no sólo habitantes del área metropolitana de Monterrey llevan semanas con tandeos de agua, también en Hermosillo, donde acusan una mala distribución entre uso doméstico, agrícola e industrial y rechazan la “simplista” propuesta gubernamental de una desaladora.

El Monitor de Sequía de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) registra al 31 de mayo, de Baja California a Tamaulipas, zonas con sequía severa, extrema e incluso excepcional. Pero los ciudadanos ven algo peor: una mala distribución del recurso.

“Todos los días estamos arriba de los 40 o 45 grados en el verano y sin agua. Es una situación bien difícil, bien complicada”, dijo Ignacio Peinado Luna, representante de la Unión de Usuarios de Hermosillo. “Hace unas semanas llegaba a las seis de la mañana y se iba a las ocho hasta el siguiente día o llegaba a las nueve y al mediodía ya no había agua. Nada más nos manifestamos y por arte de magia ya tenemos más presión, aunque aun así hay sectores donde el agua llega en la noche o con baja presión”.

En el norte la Conagua reporta incluso zonas con sequía severa. Foto: Conagua, 31 mayo.

La Comisión Estatal del Agua (CEA) invertirá 31 millones de pesos en obras de agua potable en Hermosillo y el Gobernador Alfonso Durazo les ha propuesto la construcción de una desaladora en Bahía de Kino o una ampliación de la de Empalme que abastezca la capital, cuyos detalles técnicos y de inversión se informarán después.

Pero entre cacerolazos y gritos de “¡Queremos agua!” y “el agua vale más que todo”, miles de ciudadanos marcharon en el centro de Hermosillo hace unos días para exigir al Gobierno local que les traigan agua mediante el Acueducto Independencia.

Además exigieron control a los ejidos agrícolas, agro-industrias e inmobiliarias que acaparan más de 500 mil m3/año con concesiones desde los noventa, entre ellos, Cemex, E-pura, Minera Roca Rodando, Agropecuario San Alberto, Castor Fields, entre otros, de acuerdo con el Registro Público de Conagua.

“Se comprende que cualquier industria y consorcio necesita agua. El punto es que el agua primero debe ser de consumo humano y luego para la agricultura y la industria. Si realmente hubiera una crisis de agua en Sonora, las autoridades harían desaladoras para el sector agrícola e industrial, pero comprometen el agua para el consumo humano; al pueblo le quieren dar el agua procesada”, acusó Ignacio.

En Ciudad Obregón se instaló la cervecera Constellation Brands. “¿Por qué tanta resistencia de que venga el agua del Acueducto Independencia de la presa Novillo a Hermosillo? Le vemos las orejas al lobo: probablemente el cliente principal de este distrito de riego es la cervecera. Intentó expandirse en Mexicalli, Baja California, donde se opusieron porque se iba a beber 20 millones de metros cúbicos anuales y la lograron parar”, dijo el habitante de la capital sonorense.

En la marcha exigieron un ramal del norte y mejor distribución de agua hacia la capital de Sonora. Foto: Especial para SinEmbargo.

En vísperas de verano, en el 68 por ciento del territorio sonorense hay sequía severa y en el 27 restante, ya es extrema. A nivel nacional, en Sonora se presenta la mayor vulnerabilidad de 82 mil 905 hectáreas de cultivo por la disponibilidad de agua: como en ningún otro estado, dos presas de uso agrícola,”Abelardo Rodríguez” e “Ignacio Ramírez”, están en cero por ciento de almacenamiento y otra, “Adolfo Ruiz Cortínez”, está en 1.1 por ciento, reportó el Servicio de Información Agropecuaria y Pesquera.

Las otras presas monitoreadas por la Conagua muestran un panorama parecido: la presa “Hermosillo” reporta cero por ciento de llenado; “Punta de Agua”, un 0.01 por ciento y “Mocuzari”, un 1.1 por ciento.

A la falta de precipitación suficiente para su llenado, se suma que “se tiene una muy mala distribución hacia el norte de la ciudad y por falta de mantenimiento en la red se pierde el 40 por ciento del agua [por fugas]; eso es un pecado porque nosotros la necesitamos”, recriminó el representante de Unión de Usuarios de Hermosillo.

“Los cacicazgos se creen propietarios y dueños del agua, creen que pueden distribuir a diestra y siniestra los recursos naturales”, aseveró.

AGUA PARA EL NORTE DE HERMOSILLO

A finales de mayo el Gobernador de Sonora Alfonso Durazo planteó la desaladora y resaltó que se invertirán 31 millones de pesos, de los cuales ocho millones se destinarán para la adquisición de dos equipos utilizados en el mantenimiento preventivo de la presa Novillo; cinco millones de pesos para paneles solares en la planta potabilizadora del sur de Hermosillo; y ocho millones 500 mil pesos para la adquisición de un depurador utilizado en el manejo de cloro; un millón 900 mil pesos para la reparación de bomba en El Colorado y otros ocho millones de pesos en apoyo al reservorio.

Pero la marcha de unos ocho mil ciudadanos de Hermosillo fue para presionar a las autoridades estatales para la construcción de un Ramal Norte para trasladar agua al norte de la ciudad a través del Acueducto Independencia desde la presa el Novillo. En 2010, el pueblo yaqui se opuso contra la construcción del Acueducto para defender el agua de la cuenca Yaqui, pero la obra fue consolidada.

“Entró en operación en 2013 el Acueducto, pero el agua que viene únicamente surte al sur de la ciudad de Hermosillo y el norte-norponiente se abastece por pozos. No se hizo la obra complementaria al acueducto que es el Ramal Norte que pedimos a las autoridades en la manifestación”, expuso Ignacio Peinado, representante de la Unión de Usuarios de Hermosillo.

La Comisión de Hacienda del Congreso de Sonora frenó el presupuesto para la obra que, según la Unión de Usuarios, les garantizaría agua las 24 horas o al menos más que actualmente. “Le dio palo, simplemente no lo pasó dándole la espalda a los usuarios de este sector que ya estamos cansados”, lamentó el sonorense.

El Gobierno de Sonora ofrece como solución una desaladora. Foto: Marco Tulio Castro, Zeta/Imagen ilustrativa.

A su vez, durante la marcha rechazaron la propuesta del Gobernador Alfonso Durazo de construir una desaladora para abastecer a la ciudadanía, porque las tarifas de este derecho humano se encarecerían y, creen, sólo beneficiarán a la empresa que obtenga el contrato.

“Nos oponemos a la desaladora por el costo del metro cúbico que se dispararía a dimensiones muy desproporcionadas. En este momento, aún con la falta del agua, nos llegan recibos de 400 hasta 800 pesos. Imaginen ahora por la desaladora que su única ventaja es que usa mar (recurso casi inagotable), pero emplea mucha electricidad; no habría manera de pagar el recibo del agua”, estimó Ignacio.

En el Cochori, se instaló una desaladora para el puerto de Guaymas y Empalme, a unos 20 kilómetros. “Entrará en operaciones en julio de este año y el precio del metro cúbico estará en 22 pesos, es decir, traerla a Hermosillo a cuesta arriba a 130 kilómetros sería un impacto muy fuerte en la economía”, previó.

“Si quieren una desaladora, háganla donde gusten y llévenle agua a las grandes industrias que demandan mucha agua, a los agricultores, pero denos agua dulce a nosotros porque la de desaladora a la larga impacta en la salud si no se tiene un purificador”, aseguró Ignacio.

DESABASTO EN NUEVO LEÓN

Desde finales de marzo, Aguas y Drenaje de Monterrey ha realizado tandeo de agua en casas y escuelas de la zona metropolitana de Monterrey por el bajo almacenamiento de la presa “Cerro Prieto” (2.06 por ciento) y “La Boca” (8.22 por ciento), a la par que ha escarbado nuevos pozos, reparado fugas y apoyado en el hallazgo de huachicoleo: 160 mil tomas clandestinas domésticas y presentó tres denuncias ante la fiscalía local por tomas en el acueducto “El Cuchillo-Monterrey” para estanques de ranchos.

Asimismo, el Gobernador Samuel García informó esta semana sobre la detección, junto con la Conagua, de huachicoleo en Los Ramones, Linares, Hualahuises, Santiago y Allende para ranchos, huertas o ganados, incluso de “un prestanombres de un exgobernador”, un expolítico de San Pedro, exgobernadores, exalcaldes y un restaurantero, lo que subirá el abasto de 11.2 a 12.7 mil litros por segundo que permitió extender una hora el abasto hasta las 11 de la mañana. Los nombres, aclaró García, no podrá revelarlos hasta que la Fiscalía local tenga las carpetas de investigación para evitar amparos.

“Si es su dinero y quieren comprar ranchos, muy su problema, pero no nos pueden robar el agua. Compraban miles de hectáreas justo donde pasan los ríos y, alegando propiedad privada, le daban mordidas brutales”, dijo el mandatario local.

Ciudadanos exigiendo agua en Monterrey. Foto. Gabriela Pérez Montiel, Cuartoscuro

En Linares, hallaron tres represas con bombas de agua en un rancho. Aunque los propietarios mostraron el permiso, Conagua detectó que sólo era de cuatro años mientras se terminaba la presa “Cerro Prieto”, pero nunca dejó de bombear 600 litros de agua diarios, lo equivalente a lo consumido por todo el municipio de García con 350 mil habitantes, dimensionó el Gobernador.

“Vamos ir por los ductos clandestinos, hay mucha ilegalidad de muchos años con pozos ilegales, caducos o que sacan más; ductos y mangueras de los ríos, de ojos de agua, de ranchos pegados a presas que sacan agua de manera ilegal y eso es lo que nos consume gran parte del agua que debería estar en la red de distribución”, afirmó.

Sobre el desabasto de agua embotellada y de refrescos visto en anaqueles de comercios en Monterrey estos días, el director de Agua y Drenaje, Juan Ignacio Barragán, llamó a la población a que tengan confianza de que el agua que distribuyen es potable.

“El agua embotellada les cuesta cien veces más cara que la nuestra que potable, es una decisión personal, pero nosotros no lo recomendamos”, afirmó en rueda de prensa.



Más noticias

Comentarios

spot_img