- Publicidad -
domingo, abril 18, 2021

Personal sanitario de la T1 sin condiciones dignas para atender pacientes COVID

León, Gto. Además de haber estado trabajando ya casi durante un año en atención directa a pacientes con COVID-19, sin cobrar los beneficios de llamado ‘tiempo extra COVID’, personal médico y de enfermería de la Unidad Médica de Alta Especialidad, conocida como la T1 del IMSS, no tienen siquiera un espacio digno para poder asearse al terminar sus labores.

Esta es una de las varias precariedades con las que han estado trabajando por hasta 40 horas extras por quincena, sin percibir una compensación económica que les fue otorgada por derecho, y sin contar con las condiciones mínimas necesarias para cuidar su salud y la de sus familias.

Incluso, personal consultado por Zona Franca resaltó que tuvieron que exigir ser vacunados contra la COVID-19 porque aunque habían llegado dosis, no se aplicaron de inicio a la primera línea, tal como era la indicación.

En contraparte, el área administrativa, entre ellos Joel Valencia -quien se desempeña como jefe de personal-, ha estado haciendo cobros del ‘tiempo extra covid’ registrando injustificadamente hasta 72 horas más por quincena y cobrando por ello un aproximado de 12 mil pesos.

Malas condiciones laborales

Para su seguridad personal, quienes trabajan en la primera línea de atención a pacientes con COVID-19 deben hacerlo con equipo especial como cubrebocas, traje protector y lentes; y lo recomendable es que inmediatamente después de terminar su jornada, puedan bañarse para evitar un contagio.

Sin embargo, las regaderas y vestidores para el personal de la T1 no funcionan correctamente. En algunos vestíbulos no existe una regadera como tal y en otros no hay puertas, por lo que se ha convertido en una odisea tratar de asearse al terminar la jornada.

 “Tenemos peleando más de un año. peleando porque el de mujeres sí está bien, pero el de hombres no tiene ni puertas, no tiene regaderas, no tiene nada. y a un año, es hora que todavía no se las arreglan. Los compañeros del COVID tiene que andar buscando en qué lado meterse a bañar. pero sí se gastan el dinero en poner piso de mármol en una pasada que va de la T1 a gineco”, comentó una fuente.

Pese a que el personal solicitó a los administrativos que reacondicionaran las instalaciones para facilitar su labor, esto no ha pasado. Y tanto médicos como enfermeros, tienen que irse a otras áreas del hospital en donde alguien les permita entrar a las regaderas y bañarse.

Además de que el material de protección que se les ha entregado tampoco es el adecuado para realizar sus trabajos.

Otra fuente relató que en varias ocasiones les han entregado mascarillas de uso industrial y no médico, con la que no pueden ni respirar.

“Y esa mascarilla queríaN que se las pusiera el personal que está adentro al menos siete horas seguidas, y ese es un trato inhumano e ilógico, porque no aguantaban ni la mascarilla”, relató.

Esa misma fuente contó que en aquella ocasión, se negaron a entrar al área covid, y momentos más tarde, el personal administrativo entregó mil 500 mascarillas KN95 que son las adecuadas para hacer su labor: “milagrosamente aparecieron, yo digo que ya las tenían ahí pero obviamente no nos las querían entregar a nosotros”.

Contagiados y sin incapacidad

Por lo arriesgado del trabajo y las condiciones no aptas en las que laboran, aproximadamente el 80 por ciento del personal de salud que atiende a pacientes con COVID-19 en la T1, ya resultó contagiado.

Y aunque es su derecho ausentarse de sus labores y recibir una incapacidad hasta recuperarse totalmente, sólo se les permite un permiso de 10 días y aún sintiéndose mal, deben volver a trabajar porque el Instituto les niega la posibilidad a una nueva revisión médica que justifique cuando requieren quedarse en casa.

“si alguien se contagia va a respiratorio O a urgencias y se le da su incapacidad de 10 días que hay por normativa, pero pasan los 10 días y si no se recuperó, se tiene que ir a medicina familiar y medicina familiar no los quiere ver, y los mandan a medicina del trabajo y los mandan a urgencias (…) llegan a trabajar enfermos y cómo es posible que tengan que ir enfermos y nadie los quiera atender, como si les estuvieran haciendo un favor”, relataron.

Del personal que atiende directamente COVID-19, han sido tres médicos los que han fallecido a causa del virus.

Más noticias

Comentarios

spot_img