- Publicidad -
viernes, junio 18, 2021

Requiere Lerma tratamiento previo para que cascarones de huevo funcionen

Guanajuato, Gto. La remoción de contaminantes utilizando cascarón de huevo que se pretende hacer en el Río Lerma es viable siempre y cuando se extraiga el agua y se le de tratamiento.

Esto sugiere Carlos Eduardo Molina Guerrero, profesor de la División de Ciencias e Ingenierías, Campus León de la Universidad de Guanajuato (UG), quien explicó que el cascarón de huevo tiene capacidad de adsorción debido a que es un material naturalmente poroso.

Consideró que para el saneamiento se requiere la extracción del agua y colocarla en una planta de tratamiento, remover la materia orgánica, sedimentar y al final colocar una columna empacada con la cáscara de huevo, para que el efluente pase por esta barrera y se filtre.

De esta manera, se recupera el cascarón y los metales pesados para, posteriormente, verter el agua limpia en el río.

Y es que desde hace varias semanas, se ha visto principalmente en redes sociales que se pretende limpiar el agua que corre por el Río Lerma a base de los cascarones de huevo, por lo que el académico explicó que uno de los principales problemas del río, es su seria contaminación de residuos tóxicos provenientes principalmente de aguas municipales, situación que se reportó antes.

La campaña de limpieza del río, tiene el objetivo de utilizar el carbonato de calcio, principal componente del cascarón de huevo, para realizar un proceso de adsorción de contaminantes como metales pesados que utilizan las industrias y terminan siendo desechados en ríos, provocando un problema de contaminación que afecta el ecosistema y la salud de la población mexicana.

“Uno de los principales problemas del Río Lerma es su seria contaminación de residuos tóxicos, se ha reportado la contaminación por metales pesados en algunas zonas del río, entre los que se encuentran el plomo y el cadmio, este grupo de elementos químicos, de acuerdo con la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (International Agency for Research on Cancer), están clasificados como elementos altamente cancerígenos”, detalló.

Indicó que la importancia del cascarón de huevo en el proceso de remoción de metales pesados del agua se debe a su capacidad de adsorción debido a que es un material naturalmente poroso, por lo tanto, solo se necesita un pretratamiento como la molienda para su utilización. Sin embargo, en opinión del profesor, la metodología que debe aplicarse no consiste únicamente en colocar el cascarón al río, pues si se hiciera eso, se estaría agregando un componente contaminante el cual después deberá recuperarse.

Finalmente, el académico advirtió que tendría posibles desventajas el proyecto, como el de los gastos adicionales por el transporte y recolección de los cascarones, además de la tecnología aplicada en el trabajo.

Carlos Eduardo Molina Guerrero se especializa en la revalorización de residuos para dar un valor agregado, principalmente, biocombustibles. Actualmente, desarrolla proyectos en comunidades para la utilización de residuos y la transformación de estos en bioenergía. En el laboratorio trabaja principalmente con biomasa vegetal de hortalizas y otros residuos lignocelulósicos.

Más noticias

Comentarios

spot_img