- Publicidad -
domingo, abril 18, 2021

Depresión, evasión y negación, estragos en la sociedad a un año de pandemia

Aunque algunos ciudadanos perdieron un ser querido y tomaron terapia para sobrellevar su muerte, otros, inconscientemente, viven un proceso de evasión de la realidad y caen en conductas humanas compulsivas, señalan especialistas.

León, Gto. A un año de que la pandemia del coronavirus infectó a la población guanajuatense, las conductas humanas compulsivas y la forma evasiva de vivir la muerte de un ser querido, son parte de las secuelas en la salud mental que ha dejado el confinamiento por la COVID-19.

La pandemia tiene a la sociedad deprimida y estancada en la negación ante la realidad de muerte que se vive, afirmaron especialistas en sicología y tanatología.

El tanatólogo, Luciano Sánchez Arenas, durante entrevista exclusiva con Zona Franca, explicó que la relación que tienen las personas en su vida cotidiana con la muerte durante la contingencia sanitaria, en su opinión, es un sentimiento de depresión social debido a la pandemia.

Foto: Jorge Hernández.

“A fin de cuentas la gente está ante un hecho que no se había visto jamás, pero sobre todo aL duel(…) lo que vemos es que la gente está muy ciclada, muy detenida en lo que viene siendo la etapa de la negación y el regateo –la negociación- que es la etapa en donde las personas están tratando de SOBREllevar”, explicó el especialIsta.

Abundó que parte de la población está intentando comprender lo que sucede sin tener un resultado positivo, pues muchas personas siguen anclados en creencias mágicas y espirituales que no coinciden del todo con el resultado que les dan en el hospital.

El personal médico encargado de explicar qué fue lo que pasó y por qué murieron de esa forma los pacientes es testigo de cómo los familiares de los fallecidos no pueden creer el desceso, dado que muchos son de pacientes con síntomas graves a quienes ya no fue posible ayudarles a seguir con vida.

Foto: Cortesía.

“Para ellos causa un impacto muy fuerte y por eso ese shock, con el que viven, los lleva a estar en esa constante negación, No creen lo que pasó, creo que por eso hay mucho esa idea en la población de que los están matando en hospital, porque no pueden terminar de cuajar  la idea de qUÉ es lo que está haciendo el virus y CÓmo es que alguien fallece en días”, dijo el especialista.

Evaden la realidad

Para el tanatólogo, la sociedad no solamente tiene más presente el riesgo de muerte o prefiere alejarse de estos pensamientos, sino que muestran conductas que nos llevan a un proceso de evasión de la realidad.

Agregó  que esta conducta queda al descubierto cuando el semáforo de reactivación económica cambia un poco a favor y todos salen a playas, organizan fiestas y salen a bares y lugares públicos, como si el riesgo no existiera.

El tanatólogo, comentó que durante el último año ha aumentado la afluencia de personas los juegos de azar virtuales, además, la violencia intrafamiliar también se incrementó, señala.

“Por supuesto también ha incrementado la violencia intrafamiliar, ese es otro aspecto donde vemos que es una consecuencia de esta pandemia, de no saberla manejar emocionalmente, de que no tenemos los  recursos sociales y familiares para poder gestionar las emociones y la idea de la muerte LATENTE, pues obviamente otra vez vuelve a llevar a esta evasión”, EXPLICÓ.

 

Luciano comentó que los ciudadanos que salen de vacaciones a la playa en plena pandemia, son muestra de lo que la sociedad quiere hacer, como fiestas y reuniones, ya que estas conductas implican la posibilidad de enfermarnos y morir.

“Entonces hay evasión muy grande para poder aminorar la depresión que nos está dando socialmente el vivir en la pandemia’, refirió el tanatólogo.

Escapan con compras

Otra conducta que se ha visto en esta pandemia es la de las compras compulsivas por Internet en la cual la gente escapa de la realidad, pues desde hace años la sociedad no se preparaba y evadía el tema de la muerte, puede que desde los años noventa, cuando se volvió un tema tabú.

“Vivimos en una sociedad en el que el tema de la muerte se vuelve muy complicado porque se sobrevalora la juventud y la vida eterna, estamos en una época en la cual todo tiene que ser novedoso, placentero y todo tiene que darnos gratificación”, apuntó.

Foto: especial

“La gente no lo alcanza a aceptar y por eso también a nivel familiar y a nivel individual vemos como están recurriendo a incluso medicamentos o sustancias alternativas naturistas, etcétera, como para tratar de aminorar los efectos que puedas tener en tu cuerpo, en tu organismo pero también dan sensación de control”, opinó.

De acuerdo con el experto, a un año de la pandemia, la muerte se vive de una forma más desgarradora,  ya que nos encontramos en un punto en el que estamos tratando de controlarla y por supuesto no estamos listos para verla como un proceso natural, ya que no se lleva una vida con la idea de que la muerte tiene que ocurrir en la vida de todos.

No hay cultura de prevención

Luciano, de ocupación tanatólogo, considera que actualmente es muy poca la gente que acude a tratarse para superar una muerte, pues aseguró que no estamos en una cultura de la prevención de la salud mental.

Foto: Archivo.

“Recurrimos a los trabajadores de la salud mental cuando vemos O la familia ve, que hay un cuadro de trastorno  de ansiedad o de trastorno depresivo O algún otro trastorno ya mental que no fue diagnosticado y la pandemia lo hizo brotar”.

Dijo que era importante, sobre todo para los familiares que están preocupados por alguien que tiene un duelo demasiado triste, el mantenerse informados para consultar a un tanatólogo, pues el duelo es un proceso adaptativo, no es una enfermedad, ni un trastorno mental.

“El duelo es algo normal y perfectamente humano para aprender a adAptarnos a vivir sin esa persona, sin el ser querido, sin el familiar que estaba en tu vida”, Precisó.

Luciano cree conveniente que la familia de los afectados por un duelo, deben identificar que tan grave es el momento que están pasando para que de ahí puedan considerar recurrir a un profesional de la salud, para que pueda consultarlo, atenderlo y ver cómo va su proceso de duelo.

Con la observación del especialista se puede determinar si hay factores que están haciendo que el duelo se convierta en patológico o que incluso sea un trastorno mental que no pueda hacer que esa persona lleve bien su duelo.

El entrevistado consideró que llevar bien el duelo no significa caer en la negación de la tristeza, sino que todo se tiene que ir en un tiempo determinado, avanzar de acuerdo a un tiempo y para eso nada mejor que un psicólogo, un tanatólogo que pueda atenderlos profesionalmente.

El duelo debe tratase

Juan Carlos Ríos, psicólogo consultado por Zona Franca, coincidió en las palabras del tanatólogo y señaló que las personas que no pueden superar una pérdida humana, caen en conductas como la negación e incurren en comportamientos erróneos sobre las medidas de prevención.

El psicólogo señaló que superar una pérdida es completamente normal siempre y cuando se encuentren en algunas de las cinco etapas del duelo como lo son la negación, el enfado la depresión, aceptación y aprendizaje.

Foto: Jorge Hernández

“Este en promedio suele tener una duración de 6 meses a 2 años como máximo, si después de ese periodo aún no se completa el duelo, o se siguen viendo acciones que demuestren un impacto en la perdida, es recomendable ya la búsqueda de ayuda psicológica de forma urgente”, comentó Juan Carlos.

Agregó que no evadir la realidad en nuestras mentes forma parte de la responsabilidad social a la que todos debemos contribuir, como lo es el seguir respetando las medidas sanitarias, pues a su criterio del especialista, la persona que realiza alguna de estas actividades sabiendo las consecuencias que representan una gran falta de conciencia hacia la sociedad.

El psicólogo comentó que cuando se incurren en conductas inapropiadas como salir de vacaciones, organizar fiestas y reuniones, la sociedad cae en una cultura en donde no se afrontan los problemas o se evade nuestra propia realidad y más si hablamos de los sentimientos y emociones, por lo que este tipo de comportamientos son acciones que nos dan un escape para distraernos del duelo que debemos de vivir. 

Respecto al incremento del uso de juegos de azar en línea y de las compras por internet, Juan Carlos, explicó que la pandemia vino a digitalizar al doble de tiempo, pues si esto iba a ocurrir gradualmente, la pandemia obligó a la mayoría de la sociedad a subirnos al mundo digital.

“Al momento de confinarnos y empezar a trabajar todo a través de una computadora va a tener un impacto tanto a corto plazo, como a largo, debido a que estamos dando una interrupción a la convivencia social”.

Para el psicólogo, la digitalización a largo plazo tendrá impacto para las generaciones que hoy se encuentran estudiando desde el preescolar, hasta la preparatoria, debido a que en la escuela además de enseñarte aprendizaje teórico, te enseñan a convivir, socializar, tener contacto con los demás.

Foto: especial

“El tomar todo en línea, va a producir generaciones más individualistas, cohibidas y con poca habilidad para socializar”, enfatizó.

Mientras que el impacto a corto plazo que esto pueda representar está la aparición de trastornos en aquellas personas que de verdad les cuesta mucho trabajo el confinamiento. En este momento, explica el psicólogo, puede presentarse la perdida de sueño, síntomas de ansiedad o incluso enfermedades físicas derivadas a estos trastornos, como refirió el tanatólogo Luciano.

Juan Carlos, recomendó a los lectores de este medio, estar un poco preparados en el tema de tanatología, pues nos hace generar ideas, juicios y estereotipos erróneos acerca de esto, es por eso que se vuelve  tan complicado el transmitir o idearnos a esto.

“En caso de que presentes ansiedad, o algún síntoma psicológico derivado al estrés generado por la pandemia, no dudes en acudir con un profesional de la mente, él sabrá cómo atender tu caso para lograr tu bienestar”, finalizó el especialista.

Más noticias

Comentarios

spot_img