- Publicidad -
lunes, noviembre 28, 2022

UG vive retroceso en el tratamiento de la violencia de género: Las Libres

Guanajuato. Para la directora del centro Las Libres, Verónica Cruz, la Universidad de Guanajuato (UG) vive prácticamente un retroceso en el tratamiento de los casos de acoso y abuso al interior de su institución, ya sea protegiendo a los agresores o procesando de forma incorrecta los casos.

Lo anterior luego del caso de Lizeth, alumna del noveno semestre de la carrera de Artes Visuales que denunció públicamente haber sido víctima de abuso sexual, psicológico y físico de parte del maestro Miguel Ángel “N”, quien lleva más de 15 años laborando en la casa de estudios.

El caso podría despertar más denuncias, pues se ha advertido que por lo menos ha hecho lo mismo a otras nueve personas, entre las que precisó hay dos hombres y el resto son mujeres.

Foto: Zona Franca Noticias (archivo)

En marzo del 2022, Lizeth buscó ayuda y denunció el caso ante la oficina de UGénero y el Ministerio Público con la carpeta número 50646/2022 por delito de violación sexual y violencia, además de acudir al Instituto de la Mujer Guanajuatense (IMUG). Sin embargo, en ninguna de esas instancias su denuncia prosperó.

Al respecto, Verónica Cruz advirtió que la Universidad de Guanajuato en particular, ha tenido muchísimas oportunidades de hacer su protocolo, de mejorarlo y echarlo a andar para que su programa funcione, pero parece que no hay intención de hacerlo eficiente.

“En el acoso sexual dentro de las universidades, es muy claro que debería ser la instancia la vía administrativa, la propia universidad, quien resuelva los casos, no solo en casos muy extremos o donde se amerite y donde las víctimas lo decidan para no ponerlas en situaciones más complejas o de mayores vulnerabilidades”.

Foto: Zona Franca Noticias (archivo)

Dijo que sobre todo el acoso sexual en las universidades se puede y se debe resolver por la vía más sencilla, más liviana para las víctimas. Pero eso significa aceitar toda la maquinaria institucional.

“Claramente la Universidad de Guanajuato falla una y otra y otra y otra vez. Vemos un programa de género donde cambian y cambian de titular con cero capacidad para prevenir. O sea, no ha hecho un trabajo profundo de prevención de estos casos. Cuando tiene los casos lo hace mal y las sanciones llegan muy tarde”.

Señaló que el fondo del asunto es que la universidad, a estas alturas, con todas las oportunidades que le han dado las víctimas y su propia comunidad con otra y otra manifestación, ya debería ser un programa potente de prevención y atención a la violencia de género.

“Lo que nos dice un caso y otro, es que parece que nadie sabe cómo atender esos casos, cómo resolverlos y cómo ser efectivos desde el primer momento y no hasta que ya salen los medios, no hasta que están victimizadas, no hasta que fueron a las miles de instancias”.

Indicó que de primera mano ha visto la voluntad política de la rectoría para atender el tema, pero parece que esta sólo se tiene cuando los casos están en los medios de comunicación.

“La voluntad política no se ha traducido en un programa efectivo, en personal especializado en realmente un liderazgo en la prevención. O sea, ahí están los resultados, ahí están la prevención y la atención de los casos de la violencia de género contra las mujeres y de manera particular de acoso”.

Cabe destacar que cuando Lizeth acudió al Ministerio Público, el maestro Miguel Ángel se recluyó en un centro de atención psiquiátrica en la ciudad de León. Ahí duró un mes y regresó a Guanajuato capital. Sin embargo, no se ha presentado a dar clases ya que ha renovado su incapacidad médica.

Más noticias

Comentarios

spot_img