- Publicidad -
miércoles, abril 14, 2021

Represalias

Después del sainete de la semana antepasada en la Sala de Cabildo, los regidores panistas de León tendrán que estar atentos a la próxima sesión de la Comisión de Contraloría, pues podría venir alguna réplica de parte de los ofendidos priistas.

Tras las acusaciones contra el regidor José Arturo Sánchez Castellanos y el contralor municipal, José Cruz Hernández Moreno, por presunta filtración de información a un medio de comunicación, los panistas tienen que estar preparados para que estallen bombas en las sesiones de las comisiones del Ayuntamiento, que son públicas, incluyendo la de Contraloría.

Pese a quien le pese, las comisiones del Ayuntamiento siempre fueron públicas y en esta administración, en un afán de transparencia, el alcalde Ricardo Sheffield incluso lo firmó como compromiso.

Así, sin necesidad de filtrar la información y exponerse a regaños, tanto el regidor Sánchez Castellanos, como el contralor Hernández Moreno, podrán exponer las irregularidades que vayan detectando, durante las sesiones de la Comisión de Contraloría, sabiendo que de pasada quedan expuestas ante los medios de comunicación.

Juego que tiene desquite, ni quien se pique, dirán los vapuleados tricolores.

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img