- Publicidad -
miércoles, abril 14, 2021

Consejeros panistas, primeras lecturas

La elección del domingo pasado, donde se determinaron las ciento once propuestas de las que se seleccionarán los ochenta integrantes del nuevo consejo estatal del PAN, deja algunas primeras lecturas sobre el reparto del poder dentro de la fuerza gobernante, que, en realidad, es un no reparto.

Tras fuertes escaramuzas mediáticas y un asedio formulado sobre todo desde la lógica del desprestigio, al que no son ajenos sus adversarios políticos internos, el gobernador Juan Manuel Oliva, ducho en la operación política controlada, ha vuelto a mostrar que es el dueño de las canicas en el PAN de Guanajuato.

Entre un 60 y un 70 por ciento de los electos el pasado domingo, de acuerdo a los diferentes conteos, pertenecerían de una u otra manera a grupos que son sensibles a los dictados del poder olivista y sus lugartenientes, sobre todo el dirigente del PAN que termina su encargo en dos meses más, Fernando Torres Graciano.

Juntos, opositores y disidentes a la corriente hegemónica, no podrían contrarrestarla, por lo que en la asamblea del próximo 10 de abril no sólo se ratificarán estos números sino que incluso puede ser que la brecha aumente.

En consecuencia, la decisión sobre el nuevo presidente estatal panista está en un solo lado de la cancha y se dará en una mesa donde los principales opinantes serán Oliva, Torres Graciano y, si apuran, quizás Miguel Márquez.

El mayor pecado de Arturo Navarro, quien aún encuentra respaldo en el secretario de Desarrollo Social, habrá sido su innecesario coqueteo con algunos de los integrantes del Pacto de la Loma, hoy más debilitados que nunca. El afán de mostrar una pluralidad que finalmente resultó artificial, puede haber sido su perdición.

Quedan vivos en la liza Gerardo Trujillo, el candidato de Fernando Torres; y Alejandra Reynoso, dependiente de los viejos compromisos de Oliva con la ultraderecha panista y de la posibilidad de un pacto con Ricardo Torres Origel que, aunque alentó a Navarro, in pectore está en el bando de la diputada federal.

Y, en tal tesitura, a la legisladora federal le afectaría la tensión en las relaciones entre Oliva y el Yunque, evidente en los últimos tiempos, así como su bajo perfil político, pues no obstante su basta experiencia en la dirigencia estatal y en el CEN nacional, su figura pública es demasiado discreta como para confiarle los complicados tiempos que se vienen.

Por otra parte, la permanencia de Reynoso en la ciudad de México, pues es improbable que pida licencia, no ayudará mucho a fortalecer su proyecto.

Trujillo, por su parte, debe emplear los casi dos meses que tiene por delante en acrecentar su presencia en el estado, adquirir personalidad propia y dejar de depender de la figura del líder saliente. El espacio que ocupa es inmejorable; la agenda de las próximas semanas en el Congreso le dará oportunidades, empezando por la glosa del informe, que debería poder aprovechar.

Así, muy temprano en el proceso, empiezan a prefigurarse los escenarios del futuro próximo. Pero no debe olvidarse que se trata de política y naturalezas humanas, dos recursos plenos de volubilidades, por lo que no habrá que perderles la pista.

 

Avatar
Arnoldo Cuéllar Ornelashttp://arnoldocuellar.com/
Arnoldo Cuéllar Ornelas. @arnoldocuellaro. Periodista, analista político. Reportero y columnista en medios escritos y electrónicos en Guanajuato y León desde 1981.

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img