- Publicidad -
lunes, abril 19, 2021

Córdova: la verdadera campaña

Mientras la autoridad electoral de Guanajuato entra en barrena con el tema imposible de regular cualquier cosa que parezca precampaña por la gubernatura, lo que después obligará a hacerlo también con las alcaldías y las diputaciones, la lucha dura por el poder entre Miguel Márquez y José Ángel Córdova prosigue implacable en las estructuras de gobierno, el verdadero terreno de esta competencia.

En vista de que el grueso de los panistas activos, con derecho a voto en la próxima elección, forman parte de las burocracias estatal, federal o municipales, la pelea de los votos se da mediante movimientos ajedrecísticos que ni siquiera aparecen en el muy artificial debate público sobre el tema de las precampañas.

En las últimas semanas, por ejemplo, el Secretario de Salud logró conectar tres bolas que pueden tener una repercusión importante en la complicada tarea de aumentar su control de sufragios panistas, terreno en el que le lleva una amplia ventaja el oficialismo representado por Márquez.

Tres relevos en dependencias federales, dos de ellas vinculadas a la aplicación de recursos públicos en programas sociales, vinieron a traer una primera línea de ataque del cordovismo sobre el territorio guanajuatense.

Ya sin preocuparse de los devaneos de sus coyunturales aliados del Pacto de la Loma, el doctor Córdova se movió con velocidad y precisión, apoyado en el respaldo de algunos de sus compañeros de gabinete.

En la delegación de la Secretaría del Trabajo, donde operaba sin pena ni gloria el acólito yunquista Marco Antonio Rodríguez, fue nombrado Jesús Antonio Zavala Villavicencio, panista activo del municipio de Celaya y, hasta antes de su traslado, alto funcionario de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico, dependencia sectorizada en Salud.

En la gerencia regional Bajío de Diconsa, la descentralizada que se encarga de distribuir alimentos básicos a grupos marginados, fue designado el ex diputado local y federal Miguel Gutiérrez Hernández, quien venía de trabajar directamente en la Secretaría de Salud como director adjunto de vinculación social, un cargo de mayor nivel, pero sin relevancia para efectos electorales, como el que ocupa ahora.

En tercer lugar, pero probablemente no en último pues esta operación seguramente continuará, José Francisco Hernández Aguilar, hasta hace poco funcionario de la dirección general de asuntos internacionales de la Secretaría de Salud, ocupó la delegación estatal de Liconsa, la distribuidora de leche de los programas contra la pobreza.

Se trata, sobre todo los dos últimos, de lugares estratégicos para el manejo de operación política, tomando en cuenta que ésta se hace a base de clientelismo. Y qué mejor manera de operar clientelas que a través del uso de recursos públicos de los programas sociales.

Desde luego, no hay que exagerar, se trata apenas de una cabeza de playa en el enorme continente de control que mantiene Juan Manuel Oliva y, con ello Miguel Márquez, en la estructura gubernamental del estado y las alcaldías panistas, incluso pese a la rebelión de algunos secretarios ultra del gabinete.

Pero esto es sólo el principio. La gran batalla por Guanajuato, en el seno del panismo, ocurrirá entre estos dos aspirantes y pasará, necesariamente, por el dominio territorial de los únicos panistas que existen hoy: los que gozan de chamba en el gobierno. Y aquí sí, no habra IEEG que valga.

Avatar
Arnoldo Cuéllar Ornelashttp://arnoldocuellar.com/
Arnoldo Cuéllar Ornelas. @arnoldocuellaro. Periodista, analista político. Reportero y columnista en medios escritos y electrónicos en Guanajuato y León desde 1981.

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img