- Publicidad -
miércoles, abril 21, 2021

Disputa de poderes, no de poder

El conflicto del PRI no es un asunto de poder, pero sí de poderes. El dirigente estatal del tricolor, José Luis González Uribe reconoce que no tiene idea cómo es que Miguel Ángel Chico tuvo el poder notarial para reabrir, a nombre de una dirigencia que ya no ostenta, el proceso judicial contra Alejandro Arias Ávila y otros ex priistas.

“Pregúntenle al procurador cómo y quién otorgó el poder para que se reabriera un procedimiento de un caso viejo y que estaba ya terminado, ahora espero que con la misma celeridad y con la misma velocidad, se concluyan los procesos actuales que involucran a funcionarios públicos”, advierte en entrevista con Zona Franca.

Mientras el diputado Miguel Ángel Chico Herrera negó promover la reapertura del caso a través de un despacho de abogados asentado en Querétaro mediante un poder que le otorgó Norma López Cano desde la ciudad de México, la mañana del miércoles el propio Alejandro Arias recibió una llamada de deslinde aunque, el yo acuso fue claro, el ex dirigente estaría detrás de la apertura del proceso.

La llamada le llegó de Bárbara Botello Santibañez, ex secretaria general del PRI y quien horas antes se habría comunicado con un alto funcionario del PRI para anunciarle que la denuncia penal de abril en 2007, sería reabierta con un ingrediente: el ejercicio de acción penal contra quien resulte responsable.

Chico Herrera insiste en entrevista que no acusó a nadie, pero que celebra que finalmente la Procuraduría de Justicia de Guanajuato reconozca que hay visos de un delito “que determinará la autoridad competente, yo no señalo a nadie”.

De hecho, uno de los remitentes originales del reabierto caso, Alejandro Arias, mencionó que nunca fue señalado ni indiciado, y que tampoco conoce del expediente porque no es si quiera presunto responsable.

“No soy parte del proceso, no tengo nada qué ver porque no conocemos del caso pues no se me ha requerido al no ser ni señalado, ni indiciado ni nada”. Chico Herrera informó que en días pasados, se pidió el ejercicio de acción penal aunque advirtió que habrá de esperar el resultado.

En ese marco, el dirigente estatal del PRI, quien habría buscado finiquitar el expediente la anterior dirigencia estatal, encontró que no tenía el poder para hacerlo, alguien se le adelantó para no dejar morir la posibilidad de revivir discordias pasadas, pero esta vez, desde diferentes trincheras.

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img