- Publicidad -
lunes, abril 19, 2021

El control de daños de Luis Ernesto Ayala

Ni con la purga staliniana operada en la Secretaría de Salud se quita el sabor de boca de que lo que viene haciendo la Secretaría de la Gestión Pública de Guanajuato es sólo una operación para restaurar la credibilidad de la propia dependencia y del gobierno al que pertenece.

Si esa instancia tuviera una eficacia real, no serían necesarias estas comaladas de sancionados, sino que se operaría preventiva y cotidianamente.

En cambio, parece que las cosas brincan cuando están a punto de salirse de control y convertirse en nuevos escándalos mediáticos para provecho de los detractores de la administración Oliva.

Después de lo visto, Luis Ernesto Ayala se ha colocado a sí mismo la vara muy alta: ¿en verdad quiere poner orden ante la dejadez vista hasta ahora?

Pues terreno para correr, sobra. Y allí están para empezar los funcionarios suspendidos de Obra Pública, el caso Iagrocen de la SDA de José María Anaya, las liberaciones de terrenos del tren interurbano. Más lo que se acumule.

¿Alcanzará el fuelle?

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img