- Publicidad -
sábado, mayo 15, 2021

El gobierno en el ayer

Dicen que Salvador Dalí alguna vez dijo que no le gustaba México, pues no soportaba un país más surrealista que sus obras.

Es cierto, somos el país en el que la realidad está por encima de todos, especialmente de nuestros gobernantes.

Quienes nos gobiernan –que tendrían que ser los que nos guiaran en esa nueva realidad a la que hechos como la desaparición de los 43 estudiantes normalistas nos enfrentan- se muestran incapaces de entenderla, y sólo atinan a buscar en el formulario de la vieja manera de hacer política las maneras de conducir al país, sin darse cuenta que ese México ya no existe.

Ofrecer como una de las soluciones para enfrentar lo que estamos viviendo, que la policía se ejerza desde un mando único estatal, es insuficiente. No sólo sobran testimonios que hablan de policías estatales infiltradas por el crimen organizado, sino que la propuesta atenta contra el principal pilar del federalismo: el municipio, al que lejos de fortalecerlo, se le hiere gravemente.

La conducción es errática en todos los niveles, si acaso pocos se salvan. Los gobiernos federal y de la Ciudad de México, un día deciden acusar –incluso de tentativa de homicidio- a 11 estudiantes que participaron en la marcha del 20 de noviembre y mandarlos a cárceles federales de máxima seguridad, para luego liberarlos por falta de pruebas, ante la presión nacional e internacional.

Unos días después, con lujo de violencia y fuera de todo procedimiento legal, detuvieron a otro estudiante de la UNAM, en lo que todos los que vimos el video que circuló en las redes sociales, supusimos que se trataba de un secuestro, para que luego apareciera en las oficinas de la SEIDO y unas horas más tarde fuera liberado.

La única manera de atender lo que sucede en las manifestaciones, ha sido reprimiendo y encarcelando, pero no escuchando.

Modificar la ley de adquisiciones y contratación de obra pública, también es insuficiente si sigue sin haber voluntad de cumplirla.

Pongo un ejemplo: en Guanajuato se implementó un proyecto multimillonario para garantizarnos seguridad. Ni la transparencia de la contratación, ni los resultados operativos han sido claros.

Hoy se cuestionan los gastos excesivos de la Secretaría de Turismo en el parque Bicentenario, donde a pesar de las evidencias de que las exposiciones que se presentan en ese recinto son por demás incosteables y de dudosa trascendencia cultural, la secretaría encargada de su vigilancia ha declarado que no auditará.

Así, mientras los gobiernos insisten en no asumir esta nueva realidad, los estudiantes desaparecidos y sus familias –como lo ha dicho la dirigencia del Ejército Zapatista de Liberación Nacional- “se han convertido en los mejores profesores que han visto los cielos de este país en los últimos años”, a pesar de que haya quienes no quieran aprender sus lecciones.

Twitter:  @r_izaguirre

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img