- Publicidad -
lunes, septiembre 27, 2021

En mercados de León, el pollo es el rey y el pavo va en picada

León, Gto. Dinero va, dinero viene y señoras armadas con bolsas de tela abundan en el Mercado Aldama; el objetivo: sortear la Noche Buena, cena en la que el pollo estará presente en varios hogares de León.

Ríos de adultos y niños abarrotan los mercados públicos de León, hoy socorridos lugares donde se ofrecen todos los productos necesarios y los no tan necesarios para satisfacer el paladar de los comensales, desde el pollo hasta las pasas, desde las hojas para tamal hasta las cañas de azúcar.

En el Mercado Aldama, tradicional comercio donde el aroma de la carne cruda se mezcla con el de las flores, se vive una guerra sin tregua entre polleros y carniceros por dar la mejor oferta, jalar al mayor número de clientes. “Pásele, ¿qué le damos? Sí tenemos, ¡eh!”, gritan a las potenciales clientes que deambulan por los pasillos.

Los puestos están tapizados con ofertas plasmadas en cartulinas fosforescentes, y sí, logran atraer a varios: “Kilo de pollo con menudencias 33 x kilo”, “Pierna, 54 pesos” y “Lomo, 68 pesos”.  En otra cartulina se lee: “Pierna y muslo, 31.90”.

La demanda del pollo ha incrementado respecto a la del año pasado, sale de 20 a 30 pesos más barato que el pavo, ave generalmente omnipresente en estas fechas. Esto ha implicado en algunas familias un cambio gastronómico: la aparición del pollo relleno, en sustitución del pavo relleno. “A algunos de mis hijos les gusta más que el pavo”, confiesa una señora que ya lleva en su bolsa tres kilos de pollo sin menudencia; y repite la frase “es que ya no alcanza para más”. Otra causa de la disminución de la compra de pavo, es que es menos comercial, según dice “Don Charly”, comerciante cuyas canas reflejan su experiencia en las cuestiones de las finanzas populares.

No obstante, los comerciantes aseguran que las ventas han disminuido un poco respecto al 2011, ya que el calendario no les favoreció esta vez; la cena de lunes para martes es menos productiva que si fuera de sábado a domingo, como fue la del año pasado.

Los comerciantes de frutas y verduras coinciden, aunque también entran a la batalla de los precios: el kilo de ciruela 60 pesos, el de mandarina a 6, 25 piezas de naranja por 15 pesos, el cuarto de tamarindo está en 10 pesos, el de pasas a 12.50; mientras que la uva, la fruta más cotizada para finales de año, está entre 60 y 70 pesos el kilo, la semilla es lo de menos, el precio no cambia.

La nuez ronda los 50 pesos por 250 gramos, la Jamaica está en 20 pesos por cuarto y la misma cantidad de coco rallado en 10 pesos.

Mientras afueran venden figuras de cerámica del “niño dios” y novenarios para “arrullar y cargarlo”; adentro del mercado confían -si dios quiere- terminar temprano para cenar con la familia o con los amigos.

Fernando Velázquez
Reportero en Zona Franca. Egresado de Periodismo Digital. Excolaborador de Radio Fórmula Bajío, Ciudad y Poder, y Revista 012. Twitter: @FernandoV_mx Correo: fernando@zonafranca.mx

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img