- Publicidad -
jueves, abril 15, 2021

“Halconazo”, asignatura pendiente

A 40 años de distancia, la masacre del Jueves de Corpus del 10 de junio de 1971 está sepultada en el olvido. Sin castigo a los responsables, es una asignatura pendiente de los gobiernos del Partido Acción Nacional, que a pesar de iniciar investigaciones para dar con los culpables, éstas fracasaron.

Este 10 de junio no habrá homenajes, ni debates sobre los hechos en los que murieron decenas de estudiantes, acaso la tradicional marcha en el sitio donde se llevó a cabo el enfrentamiento y la presentación de libros, como el de Joél Ortega Juárez, cuya tésis central es que ese día “ganamos la calle”.

“Sentíamos el paso de las balas silbantes, que por fortuna no me tocaron, pero vi a compañeros que fueron alcanzados por los disparos. Uno de ellos, Francisco Treviño Tavares, de la Preparatoria Popular Tacuba, murió a un lado mío”, relató en 2001 Leonardo Figueiras académico de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, quien en junio de 1971 era activista estudiantil de la Preparatoria número 9.

Más de 10 mil estudiantes de distintos planteles de educación superior que partieron del Instituto Politécnico Nacional (IPN) fueron disgregados a balazos, garrotazos y pedradas, en las inmediaciones de la Escuela Nacional de Maestros, por el grupo paramilitar Los Halcones. Durante más de cinco horas fue tierra de nadie una vasta zona de ese sector populoso de la ciudad de México. Francotiradores respondían el fuego, relató EL UNIVERSAL el viernes 11 de junio de 1971.

Joel Ortega precisa hoy que el 10 de junio de 1971 hubo 42 muertos en la manifestación. “Prevalece la impunidad” en el caso del Jueves de Corpus, sostiene. Según Ignacio Carrillo Prieto, quien llevó el caso en la fiscalía especial creada por Vicente Fox en el año 2002, derivado de las indagatorias fueron 22 los muertos y no hubo responsabilidad del Ejército.

El Comité Coordinador de Comités de Lucha, el Coco, fue la base de organización de la marcha del 10 de junio de 1971. En él estaba la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el IPN, la Universidad de Chapingo, la Universidad Iberoamericana y El Colegio de México. Los hechos del 1968 dejaron como secuela unos cuantos activistas.

En 1969, los universitarios de Nuevo León hicieron un movimiento que conquistó la autonomía universitaria. Pero el éxito fue parcial y se pensó en que había que apoyar a los universitarios regios con mítines, reuniones y movilizaciones. Así surgió la idea de la manifestación del 10 de junio.

La marcha se hizo en una atmósfera de tensión. La zona estaba cercada por la policía y los estudiantes ignoraban que ahí estaban Los Halcones para reprimir. Joel Ortega y Salvador Martínez Della Roca entonces debatían si hacer o no la marcha.

El encuentro con los paramilitares

Según el relato hecho por Ortega Juárez hace una década los hechos sucedieron así:

“Salimos de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas, pero antes, el comité discutió la posibilidad de no salir. Yo hablé en el techito que está ahí y les dije que no podíamos ceder la calle a esta gente y renunciar a nuestros derechos, pensando ingenuamente que sólo habría un enfrentamiento a madrazos y sólo veríamos de a cómo nos tocaba.

“Partimos de la calle de Carpio y casi llegando a la Avenida de Los Maestros. Nos pusieron una valla de granaderos. Les dijimos que teníamos derecho de manifestarnos y ellos dijeron que tenían instrucciones de explicarnos que era muy peligroso, pues había rumores de grupos armados que iban a actuar contra la marcha. Hablamos con los jefes de policía y abrieron la barrera.

“Más adelante había otra barrera, volvimos a discutir y se retiraron. Casi al llegar a la Calzada México-Tacuba topamos con otra valla, otra vez gestionamos, pasamos. Ahí nació el grito de ‘no que no, sí que sí, ya volvimos a salir’, y pensamos ‘ya chingamos’”.

“Cuando llegamos a Tacuba vinieron corriendo un grupo de gente gritando ‘Che’, ‘Che’ Guevara y muchos pensaron que se incorporaban más jóvenes. No era cierto: eran los primeros armados con kendos, pero se resistió aunque cayó gente.

“La velocidad del tiempo es complicada porque esos momentos se viven… luego vinieron los disparos y empezó a caer gente.

“A los primeros disparos la gente se asustó mucho, había algunos armados que eran el embrión de la Liga 23 de Septiembre y probablemente dispararon, cayeron también halcones, pero no éramos cristianos para poner la otra mejilla. Estábamos en completa desventaja, no íbamos preparados para ello”.

Hoy, a cuatro décadas de de distancia, Joel Ortega sostiene que un logro del 10 de junio fue ganar las calles, pues en la actualidad en otros países se asesina a quienes salen a las calles a manifestarse y eso en México, con sus excepciones como en Oaxaca de 2006, ya no ocurre. Pero la impunidad todavía está ahí.

Con información de agencias.

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img