- Publicidad -
lunes, marzo 8, 2021

«Ningún fornicador tendrá contacto conmigo»

Era la primera hora de la clase de portugués cuando un hombre entró en un salón de una escuela pública de la periferia de Río de Janeiro y disparó a sangre fría contra 40 niños y adolescentes indefensos. Sin ningún remordimiento, Wellington Menezes de Oliveira recargó varias veces los dos revólveres que llevaba y disparó más de cien veces hacia las cabezas y los corazones, principalmente de niñas, con la clara intención de matarlas.

Salió de ese salón y subía las escaleras hacia otra clase, cuando fue interceptado por la Policía. Fueron cinco minutos interminables que les quitaron la vida a doce niños y han dejado a otros 18 luchando en hospitales contra la muerte. Herido por un policía en una de las piernas, Oliveira se mató con un tiro en la cabeza.

El hombre de 23 años, definido como introvertido por sus conocidos, era ex alumno de la escuela municipal Tasso da Silveira, ubicada en el barrio Realengo, en la zona oeste de la ciudad, y por eso entró sin levantar sospechas, diciéndole a una de sus profesoras que daría una charla. La escuela primaria da clases a unos mil alumnos en edades de entre 9 y 14 años, de los cuales 400 llegan por la mañana.

Una carta en manos de la policía da las primeras pistas de la tragedia que ha conmocionado al país. De acuerdo con el teniente coronel Ibis Pereira, de la Policía Militar, el documento es bastante confuso pero prueba que Oliveira premeditó la matanza y entró en la escuela decidido a ejecutarla.

El documento muestra que Oliveira era un fanático religioso, obsesionado por estar infectado de sida y que veía «impureza en los niños», declaró el portavoz a la radio Estadão ESPN. «Era un fanático religioso, tenía un cuadro de demencia religiosa», declaró Pereira. «Sólo un desvío de personalidad explica un comportamiento sociópata de esa naturaleza y tanta estupidez», afirmó el coronel.

En la carta, difundida en medios brasileños, el asesino pide perdón por el crimen, describe cómo deberá ser su entierro y dona su casa a personas que cuidan animales abandonados. «En primer lugar, deben saber que los impuros no podrán tocarme con sus guantes, sólo los castos o los que perdieron la castidad después del matrimonio», escribió Oliveira, dejando clara su demencia. «Ningún fornicador o adultero podrá tener contacto conmigo», enfatizó. «Deberán retirar toda mi vestimenta y cubrirme con una sábana blanca que está en este edificio (en la escuela)», prosiguió el texto del asesino. Según la prensa local, Oliveira era adoptado y perdió a su madre recientemente. Aún no han surgido informaciones sobre si Oliveira fue víctima de abuso sexual.

El coronel Evandro Bezerra, portavoz del Cuerpo de Bomberos, declaró que Oliveira iba bien vestido y llevaba una bolsa. El gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, elogió a los profesores, que corrieron a trabar las puertas de los salones, y la acción rápida de la policía, que se encontraba en las inmediaciones, y que evitó que la tragedia se agravase. El sargento Márcio Alves que disparó contra Oliveira fue declarado héroe por el gobernador. «Si hubiera llegado cinco minutos antes…», se lamentó el sargento que tiene hijos adolescentes.

Emocionada, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, decretó luto oficial de tres días y llegó a llorar durante una ceremonia oficial al referirse a la tragedia. «Un crimen como este no es característico del país. Por eso, considero que todos aquí, hombres y mujeres, estamos unidos en el repudio a ese acto de violencia, sobre todo contra niños indefensos», declaró la presidenta.

Por ser ex alumno de la escuela, algunos noticieros también especularon que puede tratarse de un caso de acoso escolar. Casos parecidos detonaron tragedias similares, como la matanza de escuela Columbine, en EE.UU., con la que la masacre de Realengo viene siendo comparada. Según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), el 31% de los estudiantes brasileños ya fueron víctimas de agresiones en las escuelas, un dato que preocupa al gobierno y a los brasileños, que en los últimos meses vienen organizando campañas contra ese tipo de comportamiento.

Esta triste tragedia en Río de Janeiro empaña una vez más la imagen de una ciudad que lucha contra la violencia y que quiere cambiar esa percepción que el mundo tiene sobre ella. Río se prepara para ser sede del próximo Mundial de Fútbol y de las Olimpiadas.

Más noticias

Domingo violento en León; asesinan a tres personas

León, Gto. Durante el transcurso del domingo, tres hombres fueron asesinados en diferentes acontecimientos donde los agresores utilizaron armas de fuego. Los asesinatos fueron registrados...

Mientras administrativo cobraba, personal de primera línea de la T1 no percibía el ‘tiempo extra COVID’

León, Gto. Personal administrativo denominado ‘de confianza’ de la Unidad Médica de Alta Especialidad, mejor conocida como IMSS T1, fue el único que recibió...

En solo año y dos meses suman más de 150 mujeres y adolescentes desaparecidas en Guanajuato

Irapuato, Gto. En Guanajuato desde el 2020 a la fecha, se encuentran desaparecidas 98 mujeres y 52 adolescentes. Sus familias, este 8 de marzo...

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí