- Publicidad -
miércoles, abril 21, 2021

Pide Bárbara escoltas al gobierno, luego acusa de espionaje

María Bárbara Botello Santibañez pidió en el 2007 que la siguieran, que vigilaran sus actividades y que no se separaran de ella. Tan se cumplió la orden que existe constancia en la bitácora de actividades del custodio que le asignó el entonces secretario de Seguridad Pública Baltazar Vilches Hinojosa.

Hoy la abogada priista denuncia que desde el gobierno estatal se ordenó que la espiaran aunque su dirigente estatal, José Luis González Uribe, tuvo que salir para aclarar la intriga: “el seguimiento que se le hizo, fue a petición de parte”.

PIDE DIPUTADA ESCOLTAS

A más de un priista Bárbara Botello comentó su temor ante supuestas amenazas que recibió en el 2007 cuando, además de contar con una curul en el Congreso local, fungía como Secretaria General del Comité Directivo Estatal del PRI. Su compadre, Miguel Ángel Chico Herrera, era el presidente.

La anécdota que sale desde varios funcionarios de alto nivel coincide. Fue en ese año que Botello y Chico, denunciaron ante el Ministerio Público a cuatro de sus correligionarios: Wintilo Vega Murillo, Alejandro Arias Ávila, Antonino Lemus López y Felipe González Razo.

Fue a través del secretario de Gobierno Gerardo Mosqueda Martínez que se hizo la petición de seguridad quien, a su vez, pidió al secretario de Seguridad Pública asignar los vigías. Así se hizo a través del subsecretario David Sierra Sierra quien fue alto mando de las Fuerzas de Seguridad Pública estatal.

Hoy el ex secretario Mosqueda dice conocer el tema y confirma la protección a la política, pero evita hacer más comentarios.

En cambio, un ex funcionario de la Secretaría de Seguridad Pública en el tiempo de Vilches Hinojosa confirma “sí, a la ex diputada se le asignaron varios escoltas y tenían la instrucción de no dejarla sola a menos que estuviera en lugares públicos y donde ella permitiera. De hecho, por instrucciones del señor secretario (sic) se pedía una relación de actividades del día para que se tuviera de conocimiento que no hubo novedades o que no había riesgo para la licenciada. Si se encontraba algo fuera de lo normal, se tenía que reaccionar de inmediato, eran las órdenes, pero nunca ocurrió nada”.

Ex diputados que coincidieron con Botello Santibañez, sostienen que la propia ex legisladora mantenía contacto con sus guardianes, de hecho “en varias ocasiones la esperaban en la caseta de cobro de Guanajuato y de   ahí la seguían hasta su destino”.

Bárbara Botello Santibañez, ex diputada local del PRI en Guanajauto. Foto: ZonaFranca

EL INICIO DE UNA INTRIGA

El martes por la mañana fueron dados a conocer una serie de documentos que “son tarjetas informativas que se les pide a los elementos (de las Fuerzas de Seguridad Pública) para conocer de sus actividades. Deben mantener un contacto la superioridad y más porque ella era diputada y según sus dichos estaba amenazada”.

La fuente agrega “no era espionaje porque ella pidió el apoyo de los elementos y se le brindó el servicio, no puedo decir por cuánto tiempo, pero sí hubo personal de las Fuerzas que estuvieron a cargo de la seguridad de la licenciada y ella lo supo, porque ella lo pidió”.

“NO HAY QUE SER IRRESPONSABLES”

Dado que Bárbara Botello forma parte de los activos del PRI, durante la mañana su dirigente político pretendió una respuesta inmediata de las altas esferas de gobierno a fin de que se clarificara el supuesto espionaje, más porque la ex diputada formó parte de la dirigencia estatal.

El conflicto comenzó a escalar debido a que no era el supuesto espionaje a una persona, sino a un representante de la dirigencia política “por eso me llamó la atención el tema y condené por la mañana el espionaje, si es que eso hubiera ocurrido”.

Sin embargo,  al pasar las horas el propio dirigente recibió una llamada desde la Secretaría de Gobierno “y me aclararon el contexto de los escritos. Me aclararon que el seguimiento de las actividades de la licenciada Bárbara Botello fue a solicitud expresa. Que fue Miguel Ángel Chico y Bárbara Botello quienes pidieron seguridad y se les proporcionó.

“Vi detalladamente los escritos y en efecto son del 2007 cuando estuvo un asunto legal que ya es por demás comentado. No hay tal espionaje” aclara González Uribe.

Por ahora la dirigencia del PRI estatal llama a la responsabilidad pues “nosotros tenemos que ir buscando recuperar credibilidad de la ciudadanía, y necesitamos ser oposición responsable y tratar temas con delicadeza pero con objetividad. Yo invito a los militantes, a que actúen de manera seria” concluyó el dirigente priista.

DEMUESTRAN AMIGOS SOLIDARIDAD

Aunque Bárbara Botello cuenta con 5 mil seguidores en su cuenta de Facebook, ayer por la noche tres de ellos le mostraron muestras de solidaridad a la nota que ella misma recomendó en la red social y cuatro de sus seguidores dijeron que les gustó el enlace.

La abogada no mostró más actividad durante este martes cuando ella acusó de espionaje al gobierno estatal.

De 5 mil seguidores que tiene Bárbara Botello en Facebook, tres le mostraron su solidaridad. Foto: ZonaFranca

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img