- Publicidad -
viernes, septiembre 17, 2021

“Si el diablo me ofrece una entrevista, voy a los infiernos”

Esta frase la emitió uno de los hombres más destacadas en el Periodismo y en la Comunicación en nuestro país y de Iberoamérica: Don Julio Scherer García.

El mundo de la comunicación se encuentra en blanco y negro, se encuentra de luto; primero la muerte de nuestro gran maestro Scherer y más tarde los lamentables incidentes de París –pero de este suceso no trataré en esta reflexión, nos ocuparemos más delante de estos indignantes suceso; ahora hablaremos de nuestro gran periodista- que han cimbrado esta semana al mundo entero y sobre todo a la comuna periodística y comunicacional.

Don Julio Scherer, nos ha enseñado como se debe de forjar una profesión, nos mostró que desde temprana edad (18 años) trabajando en el periódico Excélsior de mandadero del área de redacción se podía consolidar una gran base que más tarde construiría al gran Director de este importante medio de Comunicación (01 de septiembre de 1968) y más tarde, construiría, derivado de la adversidad y de la represión, uno de los mas importantes semanarios de Iberoamérica: Proceso (06 de noviembre de 1976).

Este gran individuo que confrontó a grandes personajes en el poder de la política mexicana, fraguó un medio de comunicación libre y crítico, que ha buscado dar a conocer la ruda y cruda realidad de nuestro país.

El día 07 de enero murió de un choque séptico este gran hombre, fundador de la revista Proceso, se comenta que sus colaboradores lo vieron por última vez en la redacción de este importante medio de comunicación en el mes de octubre de 2014 y paradójicamente, su último reportaje publicado en Proceso, fue un mes antes de su fallecimiento y versó sobre la muerte de su gran amigo y periodista Vicente Leñero.

Carlos Monsiváis señala que Don Julio Scherer “literalmente ha dialogado con el país entero”, ya que el maestro Scherer ha entrevistado a políticos, clérigos, narcotraficantes, empresarios, intelectuales y a un sinfín de grandes personajes no solo de la historia de nuestra nación, sino del mundo entero.

El día 17 de octubre de 2014 cuando realizó la última visita a la redacción de Proceso, se ha escrito que caminaba pausado pero firme y con un sentimiento de nostalgia que presagiaba algo por venir, algo que le dolía y ese algo era, el no volver a pisar el suelo de ese gran medio de comunicación que fundó y forjó, y que ahora está muy sólido y en expansión.

Don Julio Scherer tuvo una formación jurídica y filosófica, fraguada de las aulas de la máxima casa de estudios de nuestro país: la UNAM. Pero su pasión fue el periodismo, disciplina que dominó y perfeccionó a más no poder; recibió un sin número de reconocimientos y ha rechazado otros, -como el caso del Premio Nacional de Periodismo que detestó porque provenía de manos de la Presidencia de la República, pero que más tarde, cuando este reconocimiento se ciudadanizó, aceptó de la mejor manera con gran orgullo y dignidad-; fue reconocido por diversas Instituciones educativas, fue condecorado con el Doctorado Honoris Causa por parte de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca en marzo de 2014; además, es autor de diversos libros de gran valor histórico y periodístico.

Don Julio Scherer se atrevió a escribir, se atrevió a poner en portada temas que eran inimaginables en un país totalitario y censurado; Don Julio Scherer, tuvo la osadía de realizar entrevistas polémicas, peligrosas e inesperadas: en el año 2001 entrevistó al Subcomandante Marcos, durante la caravana que realizó el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional a la ciudad de México; en el año 2008 entrevistó a la “Reina del Pacífico”, de nombre Doña Sandra Ávila Beltrán, quien era la supuesta operadora del cártel de Sinaloa; en 2010 apareció una polémica portada en Proceso, la imagen era de Don Julio Scherer abrazado por un hombre de gorra, con camisa desgastada tipo polo, con bigote y con un porte desafiante; este hombre era Ismael “el Mayo Zambada”, el segundo hombre más fuerte del Cártel de Sinaloa, a quien entrevisto ampliamente sobre temas comprometedores y osados; y en el año 2013, entrevistó al famoso icono del narcotráfico mexicano: Don Rafael Caro Quintero, entrevista estremecedora y que fue publicada en un libro especial del Maestro Scherer.

Hemos perdido a un gran hombre pero tenemos su legado el cual debemos de reconocer y conocer para que los amantes del periodismo y de la comunicación vayamos forjando unos cimientos y un legado como el maestro Scherer y para que la sociedad se acostumbre a conocer la verdad y a poder abrir los ojos y tirar la ignorancia que solo sirve para que formemos parte de un gran juego del poder y la avaricia.

Don Julio Scherer, nuestro más sincero y respetuoso reconocimiento por su gran labor; siempre estará presente en nuestra memoria.

Héctor Corona León
Doctor en Comunicación y Master en Comunicación Política e Institucional por la Universidad de Sevilla, Estudios de Maestría en Ciencias Jurídico-Penales y Licenciado en Derecho por la Universidad de Guanajuato. Profesor y funcionario de la Universidad de Guanajuato.

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img