- Publicidad -
jueves, junio 13, 2024

Suspenden celebración eucarística oficiada por obispo, en Irapuato

Irapuato, Gto.  Autoridades municipales intervinieron en la misa que encabezaba el obispo de la Diócesis de Irapuato, Enrique Díaz en el templo del Sagrado Corazón de Jesús, dónde se encontraban cerca de 80 feligreses.

Esto, luego de que el Municipio mantiene la suspensión de las celebraciones religiosas debido la contingencia sanitaria por COVID-19,  que ya ha cobrado la vida de 24 personas.

El titular de Fiscalización, Javier Ortega Salas dijo que no habría sanción para los sacerdotes, y solo se levantó un acta de suspensión por no acatar los protocolos.

Poco después de la una de la tarde, arribaron los elementos de la Policía Municipal y personal de Fiscalización al templo, ubicado en la colonia Independencia mejor conocida como ‘ El Ranchito’.

Aproximadamente 50 feligreses escuchaban misa en sillas colocadas al exterior de la parroquia, mientras que otras 30 se concentraban al interior.

Los policías pidieron a los feligreses retirarse de la zona.

Al sitio arribó Ortega Salas, quien ingresó al recinto, dónde se entrevistó con el obispo, por lo que de inmediato se procedió al cierre de más puertas de la parroquia.

Mientras esto ocurría, el párroco de la iglesia declaró que se trata de una fiesta patronal y aunque se había anunciado que ma eucaristía se transmitía en redes sociales, decidió abrir para que la gente viera la imagen del Sagrado Corazón de Jesús

“Yo en la mañana les dije que me permitieran tener por lo menos la puerta abierta con las cintas”.

Detalló que su propuesta era permitir el ingreso de pocas personas, pero al abrir atrajó a los creyentes.

“Ese fue el problema que en el atrio había ancianitos y niños”.

Lo anterior, causó enojo entre los feligreses quienes lanzaron críticas no solo a las autoridades sino a los representantes de medios de comunicación.

Al salir de la parroquia, Javier Ortega dijo que la misa estaba por terminar y no querían crear un conflicto mayor en el lugar.

Detalló que aunque siguen suspendidas las actividades religiosas, y por ello se levantó un acta, pero no una sanción.

El funcionario expuso que el obispo defendió las medidas que se tomaron dentro y fuera de la iglesia, pues se respetaba sana distancia y además de colocaba gel y sanitizante.

Finalmente el clérigo habría añadido que se entrevistaría por la tarde con el alcalde, Ricardo Ortiz Gutiérrez para tratar el asunto.

Las autoridades finalmente colocaron la cinta amarilla en los accesos de la parroquia y el atrio.

 

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

LO MÁS LEÍDO