- Publicidad -
sábado, mayo 15, 2021

Transparencia en los dichos; opacidad en los hechos

Dos estudios muy serios que se encuentran estrechamente vinculados y que han sido publicados recientemente me llevan a hablar nuevamente de situación de la transparencia en nuestro estado.

En esta colaboración me referiré al trabajo denominado: “Métrica de la transparencia”, realizado por el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) y la Comaip (Conferencia Mexicana para el Acceso a la Información Pública), que reúne a todos los autollamados “órganos garantes de la transparencia” del país.

El estudio analiza a los 32 estado del país. En cada uno de ellos observó a 18 sujetos obligados y a 15 en el caso de la federación, con base en 2950 solicitudes de información realizadas.

Fue realizado al cabo de 10 meses y se basa en 5 indicadores principales: normatividad, portales, usuario simulado, órganos garantes y sujetos obligados.

El estudio concluye, entre otros puntos algo preocupante: la situación de la transparencia en 2014, “no difiere sustantivamente de la que existía en 2010”, que es cuando se realizó el estudio anterior.

Si bien identifica algunos avances en la calidad normativa y de portales, también reporta retrocesos importantes en materia de usuario simulado y capacidades institucionales de los órganos garantes.

El CIDE y la Comaip concluyen también que la existencia de retrocesos “confirma que mejores leyes –con más obligaciones de transparencia y plazos menores- no garantizan mejor desempeño, y que resulta crucial dar mayor importancia a las capacidades institucionales de los actores institucionales (sic) de la transparencia (órganos garantes y sujetos obligados) y a sus procesos. En otras palabras, los retos fundamentales de la transparencia en México radican menos en las leyes y más en su operación concreta.” Algo de lo que llevó a la Comaip a crear en 2007 la Subcomisión de Estudios Normativos.

La Métrica de la Transparencia deja al estado de Guanajuato a media tabla, pero algo que de manera especial me ha llamado la atención son los valores con los que aparece  la oficina del gobernador.  Tras poco más de dos años en el poder y a pesar de su supuesto compromiso con la transparencia y la rendición de cuentas tiene como calificaciones (sobre la base de 1.000, como máxima posible):  0.448 en el análisis de su portal, 0.619 respecto de la dimensión de usuario simulado y 0.619 por sujeto obligado.  Hay que recordar que cualquier calificación por debajo de 1.000 representa estar incumpliendo compromisos fundamentales en este tema.

Cuando alguien decide medir la transparencia en los hechos y no en palabras, la realidad es muy cruda.

Twitter:  @r_izaguirre

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img