- Publicidad -
martes, abril 16, 2024

El mexicano Isaac Cruz le da una paliza a “Rolly” Romero y se corona campeón mundial

Por Ricardo López Juárez

Los Ángeles, (LaOpinión).- El reinado de Isaac “Pitbull” Cruz ha comenzado. El popular peleador mexicano se coronó la noche del sábado con una impresionante demostración de poder para poner de pie a los fanáticos en Las Vegas y darle al boxeo mexicano un nuevo campeón mundial.

El mexicano Isaac “Pitbull” Cruz noquea a Rolando Romero, a quien le hace comerse sus palabras para alzar por primera vez un campeonato del mundo y hacer enloquecer a los aficionados en Las Vegas.

“Pitbull” Cruz venció por nocaut técnico a Rolando “Rolly” Romero en el octavo round para arrebatarle el cetro de peso superligero versión Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y de paso darle al peleador estadounidense una lección en una función realizada en la arena T-Mobile.

“Rolly” Romero habló demasiado antes de la pelea, a veces burlándose de Cruz diciéndole que no era Pitbull, sino un “Chihuahua”. El originario de la Ciudad de México había advertido que iba a hablar con sus golpes. Y así fue en su primera pelea en las 140 libras.

“Le hice que se comiera toda la basura que estaba diciendo”, dijo el hombre de 25 años que ha sido descrito por algunos como un pequeño Mike Tyson por su estilo de pelea.

El impresionante poder de Isaac Cruz puso mal a “Rolly” Romero varias veces hasta que lo terminó en el octavo round. Foto: Esther Lin/PBC, Cortesía

“ROLLY” ROMERO SE SALVÓ DEL NOCAUT DOS VECES

“Pitbull” Cruz (26-2-1, 18 KOs) puso mal a Romero (15-2) desde el primer round con un gancho de izquierda que lo hizo tambalear. El peleador de Las Vegas sobrevivió ayudado por abrazos y de hecho el campeón metió buenas derechas a la cabeza de Cruz en los siguientes tres o cuatro rounds. Solo que el mexicano ni se inmutaba.

“Le pegaste en la panza y bajó los brazos”, le decía su padre y entrenador a Cruz en la esquina luego del round 4 para que atacara al cuerpo de un hombre más alto. No quería que se obsesionara con los golpes volados. “Pitbull” le hizo caso, maltratando el costado izquierdo de su oponente, que acabó color morado, pero siendo bastante efectivo con la derecha arriba.

Romero sujetaba el brazo de Cruz una y otra vez. Lo hacía como recurso para tratar de frenar las embestidas de un hombre con más poder de puños e intentaba usar sus largos brazos y su movilidad de piernas para boxearlo.

Todo empezó a cambiar cuando el réferi Tom Taylor, tras un par de advertencias, le quitó un punto a Romero en el quinto round por no dejar de sujetar el brazo de su rival. “Estás agarrando demasiado”, le explicaba Taylor al peleador.

Cruz se volvió todavía más agresivo a partir de entonces y estuvo a punto de noquear en el séptimo asalto, cuando Romero recibió duro castigo de cuerda en cuerda, sin encontrar escape a la furia del retador. Un uppercut de derecha fue uno de los golpes más brutales. Romero estaba prácticamente noqueado e incluso caminó a la esquina equivocada al sonar la campana.

El doctor de ring revisó a Romero antes del round 8 por petición del réferi. La pelea siguió, pero a los 56 segundos del asalto detuvo la paliza luego de que Cruz conectó una izquierda demoledora y siguió con una certera combinación de golpes que obligaron a parar la “masacre”, palabra utilizada por Cruz minutos después.

Cruz, que conectó 129 de 354 golpes lanzados según estadísticas, agradeció a su familia y a los fans. “Les venimos a desquitar cada dólar”, dijo el nuevo campeón, siempre ovacionado por la mayoría de los fans en la arena.

El impresionante poder de Isaac Cruz puso mal a “Rolly” Romero varias veces hasta que lo terminó en el octavo round. Foto: Esther Lin/PBC | Cortesía

“REY” MARTÍNEZ Y ERISLANDY LARA RETIENEN CAMPEONATOS

En otras peleas de campeonato de la función en Las Vegas, el mexicano Julio César “Rey” Martínez retuvo su corona de peso mosca del CMB al ganar por decisión mayoritaria (114-112, 114-112, 113-113) al duro venezolano Angelino Córdova, a quien derribó dos veces en el round 3. Mientras que el cubano Erislandy Lara noqueó al australiano Michael Zerafa en el segundo asalto para defender su corona de peso mediano de la AMB.

En la pelea estelar de la velada, el gigante estadounidense Sebastian Fundora obtuvo una decisión dividida sobre el australiano Tim Tszyu en sangriento combate que incluyó una extraña y grotesca cortada en la cabeza de Tszyu. El hombre de 6-6 pies de estatura se coronó campeón mundial superwelter versiones CMB y OMB.

ÚLTIMAS NOTICIAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

LO MÁS LEÍDO