- Publicidad -
miércoles, julio 24, 2024

La emergencia internacional de salud pública por COVID-19 ha terminado, declara OMS

Por María Cheng y Jamey Keaten

Ginebra, 5 de mayo (AP) — La Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló el viernes que la COVID-19 ya no califica como una emergencia global, marcando un final simbólico a la devastadora pandemia de coronavirus que desencadenó confinamientos que alguna vez fueron impensables, trastornó economías en todo el mundo y cobró la vida de al menos siete millones de personas.

La OMS indicó que a pesar de que la fase de emergencia había terminado, la pandemia no ha llegado a su fin y destacó picos recientes en contagios en el sureste asiático y Medio Oriente. La agencia de salud de Naciones Unidas afirma que miles de personas siguen muriendo por el virus cada semana.

Con el anuncio de la OMS, la pandemia de COVID-19 fue “degradada” al considerar que ya no es una emergencia sanitaria mundial.

La OMS declaró por primera vez que la COVID-19 era una emergencia hace más de tres años. Los funcionarios de la agencia de salud de la ONU dijeron que a pesar de que la fase de emergencia había terminado, la pandemia no ha llegado a su fin, y señalaron picos recientes en los casos en el sudeste asiático y Medio Oriente. La OMS dice que miles de personas siguen muriendo por el virus cada semana.

“Es con gran esperanza que declaro el fin de la COVID-19 como una emergencia sanitaria mundial”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

“Eso no significa que la COVID-19 haya terminado como una amenaza para la salud mundial”, dijo, y agregó que no dudaría en volver a convocar a expertos para reevaluar la situación en caso de que la COVID-19 “ponga en peligro a nuestro mundo”.

Tedros dijo que la pandemia ha tenido una tendencia a la baja durante más de un año y reconoció que la mayoría de los países ya han vuelto a la vida antes de la COVID-19.

Lamentó el daño que la COVID-19 le había causado a la comunidad mundial y dijo que el virus había destrozado negocios, exacerbado las divisiones políticas y sumido a millones en la pobreza. Tedros también señaló que probablemente hubo al menos 20 millones de muertes por COVID-19, mucho más que los 7 millones informados oficialmente.

“COVID ha cambiado nuestro mundo y nos ha cambiado a nosotros”, dijo, advirtiendo que aún persistía el riesgo de nuevas variantes.

El Dr. Michael Ryan, jefe de emergencias de la OMS, dijo que corresponde a los jefes de estado y otros líderes decidir cómo se deben enfrentar las futuras amenazas para la salud, dados los numerosos problemas que paralizan la respuesta mundial al COVID-19. Los países están negociando un tratado pandémico que, con alguna esperanza, puede explicar cómo se enfrentarán las futuras amenazas de enfermedades, pero es poco probable que dicho tratado sea legalmente vinculante.

Cuando la agencia de salud de la ONU declaró por primera vez que el coronavirus era una crisis internacional el 30 de enero de 2020, aún no se había llamado COVID-19 y no hubo brotes importantes más allá de China.

Más de tres años después, el virus ha causado unos 764 millones de casos en todo el mundo y unos 5.000 millones de personas han recibido al menos una dosis de la vacuna.

En los EU, la declaración de emergencia de salud pública hecha con respecto a COVID-19 expirará el 11 de mayo, cuando terminarán las medidas de amplio alcance para apoyar la respuesta a la pandemia, incluidos los mandatos de vacunación. Muchos otros países, incluidos Alemania, Francia y Gran Bretaña, abandonaron muchas de sus disposiciones contra la pandemia el año pasado.

Cuando Tedros declaró que COVID-19 era una emergencia en 2020, dijo que su mayor temor era el potencial del virus para propagarse en países con sistemas de salud débiles que describió como “mal preparados”.

De hecho, algunos de los países que sufrieron el peor número de muertes por COVID-19 fueron considerados previamente como los mejor preparados para una pandemia, incluidos EU y Gran Bretaña. Según datos de la OMS, el número de muertes reportadas en África representa solo el 3 por ciento del total mundial.

La OMS no “declara” pandemias, pero utilizó el término por primera vez para describir el brote en marzo de 2020 , cuando el virus se había extendido a todos los continentes excepto a la Antártida, mucho después de que muchos otros científicos hubieran dicho que ya había una pandemia en curso.

La OMS es la única agencia encargada de coordinar la respuesta mundial a las amenazas agudas para la salud, pero la organización vaciló repetidamente a medida que se desarrollaba el coronavirus.

En enero de 2020, la OMS aplaudió públicamente a China por su supuesta respuesta rápida y transparente, a pesar de que las grabaciones de reuniones privadas obtenidas por The Associated Press mostraron que los altos funcionarios estaban frustrados por la falta de cooperación del país.

La OMS también recomendó que los miembros del público no usen máscaras para protegerse contra la COVID-19 durante meses, un error que muchos funcionarios de salud dicen que cuesta vidas.

Numerosos científicos también criticaron la renuencia de la OMS a reconocer que la COVID-19 se propagaba con frecuencia en el aire y por personas sin síntomas, y criticaron la falta de orientación sólida de la agencia para prevenir dicha exposición.

Tedros fue un crítico vociferante de los países ricos que atesoraban los suministros limitados de vacunas contra la COVID-19, y advirtió que el mundo estaba al borde de un “fracaso moral catastrófico” al no compartir las vacunas con los países pobres.

Más recientemente, la OMS ha estado luchando para investigar los orígenes del coronavirus, un esfuerzo científico desafiante que también se ha vuelto políticamente tenso.

Después de una visita de una semana a China, la OMS publicó un informe en 2021 que concluye que lo más probable es que la COVID-19 salte de los animales a los humanos, descartando la posibilidad de que se haya originado en un laboratorio como “extremadamente improbable”.

Pero la agencia de la ONU dio marcha atrás al año siguiente, diciendo que aún faltaban “datos clave” y que era prematuro descartar que la COVID-19 pudiera tener vínculos con un laboratorio.

Un panel encargado por la OMS para revisar su desempeño criticó a China y otros países por no moverse más rápido para detener el virus y dijo que la organización estaba limitada tanto por sus finanzas limitadas como por su incapacidad para obligar a los países a actuar.

- Publicidad -

ÚLTIMAS NOTICIAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

LO MÁS LEÍDO