- Publicidad -
sábado, julio 2, 2022

Pistola de Francisco Villa se exhibirá en la exposición “La Grandeza de México”

Ciudad de México, 18 de mayo (SinEmbargo).- La pistola que Francisco I. Madero mandó a hacer a Francisco Villa durante la Revolución Mexicana, la cual fue devuelta por el Presidente Miguel Díaz-Canel a su homólogo mexicano Andrés Manuel López Obrador durante su visita a Cuba, fue integrada a la exposición “La Grandeza de México”.

Mediante un comunicado, la Secretaría de Cultura de México dio a conocer que la pieza histórica se incorporó al acervo de la exposición temporal ubicada en el Museo Nacional de Antropología (MNA), del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), donde se exhibirá hasta el 14 de agosto.

La Secretaría de Cultura detalló que el revólver fue elaborado por instrucciones del líder revolucionario Francisco I. Madero y, a su vez, entregado al caudillo José Doroteo Arango, mejor conocido como Francisco Villa.

La colocación de la pistola antigua en la Sala Revolución de la muestra fue encabezada por la titular de la Secretaría de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero, y por el director general del INAH, Diego Prieto Hernández.

En este marco, Frausto destacó que se trata de “un gesto extraordinario de colaboración, amistad y hermandad de Cuba hacia México, con el deseo de que otros países tomen el ejemplo”, por lo que externó su deseo para que otras naciones tengan la misma voluntad de devolver piezas históricas extraídas del país.

El Gobierno de México, subrayó Frausto Guerrero, “como nunca antes, tiene entre sus prioridades la protección y conservación de la diversidad, la memoria y el patrimonio cultural del país”.

Además, reconoció a los especialistas del INAH, adscritos al MNA y a la Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones, quienes hicieron posible dar cumplimiento a la instrucción del Presidente López Obrador, relativa a que todo el pueblo de México y los visitantes extranjeros del emblemático museo conozcan este objeto patrimonial repatriado.

En su boletín, la Secretaría de Cultura detalló que el revólver fue elaborado por instrucciones del líder revolucionario Francisco I. Madero y, a su vez, entregado al caudillo José Doroteo Arango, mejor conocido como Francisco Villa.

El revólver, de 38 milímetros, fue fabricado en Éibar, España, hacia 1910 por la firma Irióndo y Guisasola. Sus materiales consisten en acero y oro, y está ataviado con figuras en color amarillo y detalles en azul, además de una “U” con doble corona real como inscripción.

La pieza histórica se incorporó al acervo de la exposición temporal “La Grandeza de México”. Foto: Secretaría de Cultura.

Acompañan a la pieza dos cartuchos de bala percutidos y una caja elaborada en madera, nácar y plata, que suma una breve placa con la dedicatoria del entonces Presidente Provisional de México, don Francisco I. Madero (1873–1913), que obsequió en 1910 —año en que fue promulgado el Plan de San Luis— a Francisco Villa (1878–1923) “por su valor a la Patria”.

“Esta es una pieza histórica y artística, pero también un objeto que guarda una diversidad de significados: primero, la relación entre el líder que se ocupa de iniciar la Revolución Mexicana, y el caudillo cuyo papel fue vital en el desarrollo de este episodio histórico”, declaró por su parte el antropólogo Diego Prieto Hernández.

De acuerdo con el titular del INAH, la segunda línea que subyace en la pieza es la añeja y leal amistad de los pueblos cubano y mexicano, ya que, dijo, en los días inmediatos al golpe de Estado por medio del cual Victoriano Huerta depuso a Francisco I. Madero, se sabe que el Embajador cubano en nuestro país, Manuel Márquez Sterling, ofreció a Madero y al Vicepresidente José María Pino Suárez asilo político en su Nación.

La Secretaria Frausto Guerrero y el director general del INAH señalaron su reconocimiento al historiador cubano Eusebio Leal Spengler (1942–2020), quien adquirió la pistola luego de que ésta, según se especula, fuera llevada a la isla quizá por algún veterano revolucionario.

El revólver, de 38 milímetros, fue fabricado en Éibar, España, hacia 1910 por la firma Irióndo y Guisasola. Foto: Secretaría de Cultura.

La dependencia explicó que el hijo de Leal, Javier Spengler Estébanez, entregó la pieza en abril pasado a la Oficina del Historiador, en La Habana, solicitando la expresa voluntad de su padre: “que se restituyera al patrimonio cultural de la gran Nación mexicana”.

Ambos funcionarios invitaron al público a conocer la exposición “La Grandeza de México”, muestra gratuita y dual que, tanto en el MNA como en la sede histórica de la Secretaría de Educación Pública, exhibe piezas emblemáticas de la historia, la identidad y la memoria de nuestro país, hasta el próximo 14 de agosto.

La Secretaría de Cultura aseguró que el Gobierno de México da seguimiento a los esfuerzos para la repatriación de piezas que son patrimonio nacional y paralelamente, combate al tráfico ilícito de bienes culturales, además de promover la repatriación de objetos que son patrimonio mexicano y que se encuentran de manera ilegal en el extranjero.



Más noticias

Comentarios

spot_img