- Publicidad -
miércoles, julio 24, 2024

Como en gran parte de México, en Guanajuato canadienses acaparan explotación de minas, sin respeto ambiental

Guanajuato, Gto. En el viejo distrito minero de Guanajuato, como en gran parte del país, las mineras canadienses se han encargado de explotar las minas y como en otras partes de México, han provocado graves problemas ambientales y de convivencia en las comunidades circunvecinas.

De acuerdo con el informe del Instituto Fraser reportado por el portal SinEmbargo, el 74 por ciento de las concesiones para exploración minera en México son canadienses. Mientras, el Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina ha registrado, de norte a sur del país, que 17 mineras canadienses han dañado a comunidades mexicanas, algunas de ellas con usos y costumbres propias.

El Observatorio de Conflictos Mineros ha detectado 37 casos, de los cuales la hoja de maple destaca en varios.

Estas son las mineras señaladas por dañar comunidades:

Metallica Resources en San Luis Potosí; Minefinders en Chihuahua; Great Panther en Guanajuato; BlackFire en Chiapas; Torex Gold en Guerrero; Alamos Gold en Sonora; Vista Gold en Baja California Sur; Continnum Resosurces en Oaxaca, Linea Gold Corp en Chiapas y Oaxaca; Gold Group en Veracruz; Almaden Minerals en Puebla; Fortuna Silver en Oaxaca; Araganout Gold en Baja California; Excellon en Durango; First Majestic Silver Corp en Coahuila y Zacatecas; Gabfer en Colima y Samalayuca en Chihuahua.

Presa de jales cercana a la comunidad de La Luz. Foto: Alfonso Ochoa

La Great Panther Silver y la Endeavour Silver, son las mineras canadienses que explotan las viejas minas guanajuatenses, a las que se ha señalado en repetidas ocasiones de crear, desde problemas ecológicos, sociales y daños en las estructuras de viviendas y edificios, algunos de estos catalogadas como inmuebles protegidos por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), como los templos religiosos de La Luz y la de Mellado.

A pesar de que las autoridades han declarado en repetidas ocasiones, que se vigila la actividad de las empresas canadienses, eso ha quedado en declaraciones. En los hechos está demostrado que no ha sido así.

Un tribunal federal, ordenó al gobierno municipal, a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), la Coordinación Estatal de Protección Civil y al INAH, la atención inmediata a una denuncia de los vecinos de la comunidad de La Luz, quienes señalaron que la empresa que explota la mina de Bolañitos, ha estado causando daños a sus viviendas por los trabajos que realiza bajo el subsuelo del pueblo.

Así, tuvo que intervenir un juzgado federal, para que instancias de los tres niveles de gobierno, hagan el trabajo que les corresponde, como realizar los estudios correspondientes para determinar si efectivamente la minera, en este caso Endeavour Silver, está causando los daños que se le atribuyen.

Mineras canadienses se reparten Guanajuato

En Guanajuato como desde sus inicios, en el siglo XVI, la actividad minera sigue siendo intensa, aunque es algo que no es tan visible como en épocas anteriores, pues por los avances tecnológicos la minería no genera tantos empleos como antaño.

Se calcula que la minería en el distrito de Guanajuato, genera cerca de dos mil 500 empleos, la mayoría de ellos a través de contratistas, no son empleados que contratan directamente las mineras canadienses, lo que les permitiría evadir responsabilidades. Incluso muchos de los obreros son de otros estados del país.

La minera Endeavour Silver, además de la mina de Bolañitos, trabaja la mina de El Cubo, que es en la única mina del distrito en la que laboran obreros afiliados al Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana.

La minera Great Panther Silver, explota las minas que pertenecieron a la Cooperativa Minera Santa Fe de Guanajuato, como son las minas de Rayas, Cata, la Valenciana, la Guanajuatita y Rampa San Ignacio.

Por la explotación minera enormes presas de jales, han estado creciendo, una de ellas en una cañada cercana al poblado de La Luz y otro sobre el barrio de Cata, y aunque parece evidente el daño ecológico, las autoridades a las que les toca vigilar la actividad minera no encuentran nada anormal.

Acceso a la presa de jales de Cata. Foto: Alfonso Ochoa

Las inspecciones a la actividad minera son, si no nulas, muy escasas; así el delegado de la Profepa, José Isaac González Calderón, es frecuente que alegue que no tiene inspectores.

Por su parte, el delegado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Israel Cabrera Barrón, no es raro que haga declaraciones como la que hizo a principios del 2016, cuando afirmó que no se tenía permiso para seguir acumulando desechos en la presa de jales de Cata y luego se desdijo.

El mismo alcalde Edgar Castro Cerrillo, ha caído en hacer declaraciones que luego no sustenta, como lo que afirmó a unos días de que asumió el poder, en noviembre del 2015, al señalar en entrevista que se comprometía a atender quejas contra mineras, lo que por la resolución del juez federal, se demostró que no fue así.

Crecerán los problemas

Gente de las comunidades mineras que conocen del tema, no ven que el futuro sea promisorio; en varias de esas comunidades es palpable la división que hay, pues quienes son beneficiados con un trabajo no quieren que se critique a las mineras.

Hay reservas para que las mineras canadienses sigan explotando la famosa veta madre; el gerente de recursos humanos de la minera Endeavour Silver, Jesús Ordorica, así lo señaló, en diciembre del 2015, aunque dijo que no podría decir hasta cuándo estarán en Guanajuato.

Y sí, explotar las minas mexicanas a las mineras canadienses resulta una actividad muy rentable, pues además de que el salario a los obreros es mucho menor que al que se paga en el Canadá, también leyes como las ambientales son más laxas.

Con el tiempo van a crecer los problemas, es lo que aseguran gente como Agustín Mares, vecino de la comunidad de La Luz, uno de lo que recurrió a la justicia federal para que atendieran su demanda.

La presa de jales de Cata es enorme. Foto: Alfonso Ochoa

Mares asegura que las mineras son causantes que en las comunidades se sequen los veneros y pozos, y que han causado más daños que beneficios, lo que también afirma gente de las comunidades de El Cubo y de Mexiamora.

Contra los daños, lo que dejan las mineras es la creación de empleos, los que evidentemente terminarán cuando se agote el mineral, no los daños, pues por ejemplo habría que continuar dándole mantenimiento a las presas de jales.

Algunos números

  • La minera Great Panther Silver, reporta que en 2016 su producción de onzas de oro fue de cinco mil 71 onzas y de plata de 347 mil 415.  En 2015 la producción de onzas de oro fue de cinco mil 496 onzas y de plata de 349 mil 655.
  • Por su parte la minera Endeavour Silver, informa que en la mina de Bolañitos, en el 2016, la producción de onzas de plata fue de un millón y de oro de 30 mil 720.
  • En la mina de El Cubo, en el 2016, la producción de onzas de plata fue de dos millones 18 mil 745 y de oro de 21 mil 327 onzas.

Con un intercambio comercial bilateral que en 2015 alcanzó los 34 mil millones de dólares, Canadá y México se mantienen como el tercer socio comercial uno del otro. El país de la hoja de maple es el cuarto mayor inversionista de aquí. Entre el 200 y el 2014 inyectó más de 22 mil 780 millones de dólares, según cifras oficiales.

Pero no toda la inversión canadiense ha dejado a México un buen sabor de boca: el Observatorio de Conflictos Mineros ha detectado 37 disputas en territorio nacional, de las cuales, 17 empresas de Canadá destacan en 19 de ellos.

-SinEmbargo.mx

ÚLTIMAS NOTICIAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

LO MÁS LEÍDO